Foto: Pedro Monteverde / DeChalaca.comGracias a un cabezazo de Aldair Fuentes, Alianza Lima venció a Sporting Cristal en la agonía de la primera semifinal de la Liga 1. El cuadro blanquiazul, una vez más, supo sufrir un partido y gracias a su eficacia castigó con el 1-0 la ineficacia de su rival, que dominó la mayor parte del encuentro.
Diego Urbina | @diegourbina1495
Redactor

El Capo: El menos esperado

Contra todo pronóstico, Jorge Cazulo fue el hombre más claro del partido. El volante uruguayo fue también el jugador más participativo del encuentro y el que -para sorpresa de muchos- dio inicio a los ataques celestes. Pese a no ser uno de sus fuertes, el aguerrido mediocampista se animó a lanzar pases largos que casi siempre llegaron a su destino. El 'Piqui' pisó mucho el campo contrario y no se hizo problemas para neutralizar a Aldair Fuentes y Wilder Cartagena en la labor de contención. Todo esto, sumado a su espíritu batallador, lo colocaron como el valor más alto de un cotejo que no se caracterizó por el buen trato de balón.

La Pizarra: Cambios y más cambios

Alianza Lima y Sporting Cristal saltaron al campo con dos propuestas muy distintas y eso se notó durante todo el encuentro. En tienda blanquiazul, Pablo Bengoechea regresó a la línea defensiva de cuatro hombres; el sacrificado fue Kluiverth Aguilar, mientras que el resto de defensores se mantuvo en la oncena titular. Por lo demás, el equipo fue el mismo, salvo las titularidades de Wilder Cartagena y Adrián Balboa. Para la segunda etapa, el técnico uruguayo decidió enfocarse en mantener su valla en cero; por esa razón pasó a jugar con un solo centrodelantero -retiró a Federico Rodríguez y dejó solo a Adrián Balboa-, metió a Luis Ramírez para manejar el esférico y pasó a jugar con un 4-3-3 en el que Joazhiño Arroé jugó por el sector derecho en sustitución de Felipe Rodríguez.

Por el lado cervecero, Manuel Barreto murió en su ley y se mantuvo con el 4-2-3-1 con el que inició el partido. Esta vez su dupla de centrales (Gianfranco Chávez y Omar Merlo) se mostró bastante segura e hizo olvidar el papelón de la zaga celeste que jugó ante Deportivo Binacional el domingo previo. Además, respaldó a Cristian Palacios como único punta y colocó un tridente detrás del uruguayo. Luego, ante la lesión de Gerald Távara, Barreto solo ejecutó movimientos de nombres: Christofer Gonzales pasó a jugar al lado izquierdo dejado por el '25' bajopontino, mientras que el ingresante Kevin Sandoval cubrió el puesto de 'Canchita'. De entonces en adelante, el DT cervecero solo ejecutó variantes sin mover su esquema inicial.

El Extraviado: Solo hizo Horacio

Horacio Calcaterra no tuvo un buen rendimiento en la primera semifinal y eso lo sintió mucho su equipo. El volante celeste estuvo muy impreciso en los pases y su labor tuvo que ser cubierta por Jorge Cazulo. Si bien en la marca no tuvo problemas, la performance del argentino nacionalizado peruano al momento de atacar dejó mucho que desear. En sus pies se diluyeron claras chances ofensivas cerveceras y, para colmo de males, falló una inmejorable ocasión de gol sobre el final del primer tiempo. Pese a ser intrascendente durante los 90', Barreto lo mantuvo en el campo; como consecuencia de ello, quedó muy mal parado en la jugada del gol tras el amague de Carlos Beltrán.

El Jugadón: Era un 'Chorrito' nomás

Sin duda alguna, la mejor ocasión de gol de Cristal fue la que erró Cristian Palacios. Una excelente jugada personal de Cristian Ortiz dentro del área blanquiazul, en la que el argentino hizo lo que quiso con Aldair Fuentes y Hansell Riojas, fue seguida de un perfecto pase en callejón para el delantero uruguayo. El 'Chorri' recibió con mucha prisa y, casi sin ángulo, definió ante el achique de Pedro Gallese. Si bien el '30' definió como debía -fuerte y al lado opuesto de donde estaba Gallese- su potente remate se estrelló en el larguero y remeció el arco blanquiazul.

El Duelo: Análisis de los medios

El duelo más atractivo del encuentro se dio en la mitad de la cancha. Dos volantes con mucha vocación de marca se enfrascaron en una lucha -casi- sin cuartel. Por un lado Aldair Fuentes y Wilder Cartagena, y por el otro Jorge Cazulo y Horacio Calcaterra. Si bien los celestes fueron ganadores con lo justo, esto se debió principalmente gracias a la labor que cumplió el '23' rimense, pues a diferencia de los demás involucrados en este pleito también participó del juego ofensivo.

La del VAR: ¿No pasó nada?

A los 72' se produjo una de las jugadas más polémicas del partido. Un balón largo de Joazhiño Arroé encontró solo por el sector derecho a Kevin Quevedo. El '27' blanquiazul ingresó al área celeste y, cuando se disponía a contactar el balón, fue derribado por Jair Céspedes. El árbitro Diego Haro optó solo por señalar saque de meta, pues consideró que no hubo infracción y así dio pie a otra polémica más. Si el réferi no sancionó penal, se entiende que interpretó que Quevedo intentó engañarlo; por ende, debió castigarlo con amarilla, lo cual habría generado su expulsión pues el aliancista ya estaba amonestado. Haro no hizo esto y tampoco pitó un claro penal, pues el lateral cervecero empujó con el hombro la espalda del blanquiazul.

La Clave: Uno se arma, el otro se desarma

El factor diferencial del encuentro estuvo en la banca de suplentes. Mientras que Bengoechea recurrió a sus reservistas como armas para ganar el encuentro, Barreto sacó del campo a sus principales armas y, sin querer, resignó un encuentro que siempre estuvo a su alcance. El uruguayo hizo ingresar a Joazhiño Arroé y Luis Ramírez, quienes aportaron posesión de balón y claridad en los pases; en tanto, la 'Muñeca' sacó a Cristian Palacios y Cristian Ortiz, justamente quienes generaron mayor peligro en la defensa íntima. En reemplazo de estos últimos entraron Carlos Lobatón -quien no fue determinante como en otras ocasiones- y Emanuel Herrera, este último muy falto de fútbol tras siete meses de ausencia.

Kazuki Ito: Quedó con resaca

Tras unos cuantos buenos rendimientos a nivel local, Diego Haro volvió a estar involucrado en polémicas. Al parecer, al réferi todavía le pasó factura su abrupta destitución como encargado del VAR en la final de la Libertadores. Dejó pegar en exceso a los jugadores de ambos equipos y castigó con mucha benevolencia algunas claras agresiones y jugadas muy fuertes. No expulsó a Johan Madrid por un claro codazo sobre Adrián Balboa a los 12'; tampoco castigó con expulsión una entrada con fuerza desmedida de Jorge Cazulo en la que le propinó una brutal patada a Aldair Fuentes. Tampoco le sacó la roja a Kevin Quevedo tras un evidente pisotón sobre Jair Céspedes, acción en la que el mediapunta íntimo incluso permaneció encima de la pierna del defensor por algunos segundos. Para colmo de males, Haro estuvo demasiado cerca de las jugadas, hasta llegar al punto de estorbar a los jugadores.

Los Goles

Fotos: Pedro Monteverde / DeChalaca.com


Leer más...

La ficha del Alianza Lima 1 - Cristal 0

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy