Y ese ganador hizo respetar la casa. En el Centenario Manuel Rivera Sánchez y gracias a un cabezazo del 'Kaiser' Chacón, José Gálvez se cobró algunas cuentas pendientes con Sport Áncash y le ganó 1-0. El triunfo permite a los chimbotanos ponerse en la mitad superior de la tabla cuando solo quedan dos fechas por jugar en el Apertura.

Fotos: Diario de Chimbote

Para nadie es un secreto que entre chimbotanos y huaracinos los términos de conversación no son precisamente coloquiales. Para nadie es un secreto que entre Gálvez y Áncash, luego de los incidentes de la temporada 2006 -con un descenso forzado para los de la franja y una vergonzosa amnistía para la 'Amenaza' de por medio-, la rivalidad regional ha alcanzado límites extremos. Para nadie era un secreto que este clásico de fecha 24 sacaba roncha, como suele decirse.  

Para los más de seis mil espectadores que llegaron al Centenario chimbotano -a la misma hora en que Matute asistía al otro clásico-, pues, no fue sorpresa que el sexto clásico del departamento de Áncash en el fútbol profesional deviniera, de acuerdo con la excelente transmisión de Radio Televisión Chimbote, en un cotejo intenso y jugado con los dientes apretados. Víctor Oviedo se interna en campo ancashino. El volante jugó por derecha en el rombo planteado por 'Rafo' Castillo (Foto: Diario de Chimbote)Definido apenas por uno de esos toques fortuitos como fue el cabezazo de Chacón, ese veterano de 36 años que reclama, con apariciones fantasmales como la que tuvo para ganarle en el salto al colombiano Martínez a la salida de un tiro libre cobrado por Iriarte, que el apodo de 'Kaiser' no es fruto solo de la generosidad verbal que abunda en la prensa deportiva local.

 
PURA AMENAZA

La previa del partido tuvo sus matices. Durante la semana, desde Huaraz llegaron noticias en el sentido de que los pagos incumplidos a los jugadores de Sport Áncash -fina cortesía de José Mallqui- harían que el plantel se declarara en huelga, por lo que el cuadro verde se presentaría en el clásico con un plantel Sub-20. Asimismo, en tienda galvista corrió el rumor de que el cotejo de la última fecha ante San Martín, programado para el 20 de julio, no se podría jugar en el Centenario debido a que este había sido alquilado a una congregación religiosa por la Municipalidad del Santa.

Al final, no ocurrió ni lo uno ni lo otro. Alzamendi lanzó al campo a casi toda su oncena titular, con la excepción de Johnny Vegas, aún lesionado y nuevamente reemplazado por César Carrero. Y la Municipalidad pudo concretar gestiones para adelantar el evento religioso al próximo domingo 13. Lo que nadie le pudo resolver a Gálvez, en cambio, fue la partida de dos de sus hombres claves: Johan Sotil, al KVC Westerlo de Bélgica, y el golero boliviano José Carlo Fernández, quien decidió rescindir su contrato y volver a su país por problemas personales.

Carrero contiene una carga galvista. El moreno golero cumplió una aceptable actuación en reemplazo de Vegas (Foto: Diario de Chimbote)Nadie pudo resolverlo fuera del campo, valga la aclaración. Porque Jaime Muro no hizo extrañar al 'Gato'  -de hecho, el boliviano jamás cuajó del todo en el puerto- con sus atajadas claves, sobre todo en el rush final del partido, cuando Áncash estaba volcado por el empate y con el inquieto Allende asustando de modo permanente. Y porque en el medio, la opción de 'Rafo' de apelar al rombo y dejar a Iriarte como único conductor -con Oviedo y Yotún flotando a los lados- no restó fuerza ofensiva al equipo, más allá de que en las tribunas chimbotanas se diga que "el espectáculo lo ponía Sotil". Por si las dudas, la dirigencia de la franja ya aseguró un reemplazante para el Clausura: Cristián Muñoz, chileno de 25 años procedente del Deportes Melipilla.  

 
INFALTABLES POLÉMICAS

Como todo clásico, no faltó la acción que dará que hablar hasta la siguiente vez que ambos rivales se vean las caras. Fue a los 66', cuando Martínez, proyectado al ataque, sirvió hacia adelante a Allende para que este, con suave toque, dejara el balón dentro del pórtico galvista. El juez Carlos Gonzales validó en un primer momento el tanto, pero el árbitro asistente Víctor Tello agitó el banderín y señaló fuera de juego. Que tendría, por lo visto en televisión, que haber sido de Martínez. Que estallen los dimes y diretes.

Pero más allá de ello, lo cierto es que Áncash tuvo ocasiones de real riesgo solo en la comentada parte final, pues Meza Cuadra y Velázquez anduvieron movedizos y tuvieron el peligro concentrado en el arco de Carrero. Mano a mano de Velázquez con la zaga ancashina. El argentino llevó peligro (Foto: Diario de Chimbote)Y cuando fueron sustituidos por Cruzado y Portilla, estos mantuvieron la presencia en el área de la visita.

Quizá el quiebre para el dominio del juego se dio cuando Alzamendi mandó al campo al juvenil Jairo Cárdenas como tercer zaguero y pasó a jugar con cinco hombres en el medio, con lo que copó el juego en esa zona del campo. Pero si Allende estuvo incisivo y veloz, cual es su costumbre, el 'Avestruz' Carty apenas si tuvo una clara en el primer tiempo, bien barajada por Muro. Luego desapareció e incluso en el estribo, el cabezazo al palo derecho que pudo decretar el empate vino por parte del menudo lateral Carlos Sotelo, quien había ingresado por el lesionado Masías.

En esa jugada Gálvez terminó de ganarlo, y Áncash de perderlo. El primero está en el mágico puesto 7 con 30 puntos y tiene claro qué quiere jugarse en los dos partidos que le restan en el Apertura. El segundo no está muy lejos: tiene 27, aunque yace cinco ubicaciones debajo (puesto 12) y no tiene claro siquiera dónde jugará de local ante el Ñublense de Chile -que acaba de reforzarse con Fernando Martel- por la Copa Sudamericana. A veces son esas las secuelas que dejan los clásicos.

 
Leer más...

La ficha del partido

¿Qué mal recuerdo le trajo Chimbote a Antonio Alzamendi?

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy