Jorge Frisancho | @wolfs_venom15
    Redactor

A diferencia de los torneos anteriores, en 2018 el sistema del campeonato de la Segunda División se modificó con el objetivo de incrementar la competitividad y motivar a los equipos a pelear hasta el final para poder obtener el ansiado ascenso a través del famoso Reducido. Esta medida ha sido más que acertada, pues hasta ocho equipos -los siete clasificados más Deportivo Hualgayoc, que fue desafectado por deudas- disputaron palmo a palmo su pase a dicha etapa.

En segundo lugar, en el primer trimestre del año, la ADFP-SD confirmó que con la ampliación de vacantes para la Primera División, el segundo y el tercero del torneo clasificarían a un cuadrangular final con el segundo y tercero de la Finalísima de la Copa Perú para disputar dos plazas más. Ello ayudó a que los equipos tuvieran el incentivo a llegar a las instancias finales, pues, en caso de no lograr el título tras el reducido, aún mantienen la oportunidad de lograr el ascenso a través de aquel mecanismo.

En este sentido, es muy saludable que la Segunda División pueda otorgar más de una opción para el ascenso -y no solo lograrlo a través de campeonar- pues el torneo no pierde expectativa y se puede premiar a equipos que han realizado una campaña destacada, aunque no logren terminar en el primer lugar.

El Mansiche vivió una fiesta en la final de ida. (Foto: Prensa Carlos A. Mannucci) 

Otra opción válida, en caso de que esta modalidad del cuadrangular final entre equipos de la Segunda División y de Copa Perú no se mantenga en el tiempo, sería programar partidos de promoción. Por ejemplo, entre el equipo que quede en el antepenúltimo lugar del Descentralizado y aquel que quede en el segundo lugar de la Segunda División -de más está decir que lo ideal sería que solo un torneo otorgue el ascenso directo a la Primera División-.

Lo ideal sería que estas alternativas para lograr el ascenso se mantengan a lo largo del tiempo con el objetivo de que los clubes de Segunda División tengan más oportunidades de poder ascender, pues es poco justo que solo uno de ellos lo logre. Además, con modalidades como las promociones entre clubes de Primera y Segunda División, se puede promover de una mejor manera el producto. Una muestra de ello es la gran cantidad de aficionados presentes en estadios como el Garcilaso de La Vega o el Mansiche en las instancias finales del Reducido.

Foto: Prensa Carlos A. Mannucci


Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy