Alonso Cantuarias | @alonso_cantu
    Columnista editorial

A priori, la noticia de la incorporación de un arquero experimentado, de selección y líder positivo no tendría por qué levantar cuestionamientos o "preocupaciones" en un equipo. No obstante, en Universitario de un tiempo a esta parte se incumple esta lógica. En el 2015, cuando José Carvallo era titular indiscutible, la dirigencia contrató a Raúl Fernández cuando deportivamente no era necesario con el discurso de "fomentar la competencia", aunque en el fondo se dio con el objetivo de ayudar a un jugador de la casa que atravesaba por un momento familiar complicado.

En aquella oportunidad es desenlace no fue el más feliz para el cuadro crema. Carvallo terminó saliendo a final de esa temporada con rumbo a UTC y Fernández nunca pudo consolidarse como titular al punto de perder el puesto con Carlos Cáceda (2016-2017) y Patrick Zubczuk (2018).

De cara a la temporada 2019, cuando todo hacía indicar que Zubczuk sería el principal responsable de cuidar el arco estudiantil, Carvallo regresó y ello genera algunas interrogantes. ¿Ambos porteros rotarán en un año en el que Universitario no tiene torneos internacionales? ¿La experiencia y el hecho de jugar en la selección pesarán más para elegir a Carvallo como titular?  ¿Cuál es el proyecto que se tiene en realidad con Zubczuk dado que se le acaba de renovar por tres años?

 

Si existía un deseo de darle competencia a Zubczuk para que continuara desarrollándose como profesional, ¿no habría sido mejor contratar a un arquero experimentado pero que pudiera asumir el rol de segundo portero como Joel Pinto, Michael Sotillo o Mario Villasantti, solo por citar unos ejemplos? O incluso, ¿por qué no continuar con el fomento de las divisiones menores colocando como competencia a Aamet Calderón o Fabián Caytuiro?

Zubczuk no es Gianluigi Donnarumma para señalar que merecía ser el titular indiscutido en 2019. Pero sí causa sorpresa que la competencia que se le colocara sea del nivel de selección. Si en tienda merengue se señala el deseo de fomentar a sus canteras, este tipo de decisiones causa sorpresa por las reales oportunidades que ellas poseen.

Ya en los últimos años en Universitario se han lamentado el dejar de lado a jugadores identificados con la institución que tuvieron que irse por las pocas oportunidades y que luego terminan lamentándose por no aprovecharlos cuando debían. No siempre se tendrá la facilidad de reincorporarlos con el incentivo emocional de jugar en el club en el que son hinchas.

Foto: Prensa Universitario


Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy