Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.comLa final de la Copa Libertadores desarrollada en Lima dejó varias postales dentro y fuera del campo que llevan a pensar que espectáculos como este se pueden dar en Perú con el cuidado necesario.

Daniel Orrego | @dorrego1411
Redactor

A pesar de la prontitud con la que se organizó el duelo entre River Plate y Flamengo en Lima, el producto final fue bastante mejor que lo que se podía esperar para tan poco tiempo de anticipación. Esto no solo se refiere a lo visto en el Monumental, dentro y fuera del campo, sino a lo que se vivió en diversos puntos de la ciudad durante el fin de semana que acogió esta final única.

El Fan Fest ubicado en la Costa Verde alojó a peruanos, argentinos y brasileños en un ambiente con diversas actividades que, gratuitamente, permitían pasar, como mínimo, un buen rato. Clubes como Alianza Lima o Universitario han intentado replicar experiencias como esta en algunos partidos como locales con buenos resultados, de acuerdo con lo expresado por sus hinchas en redes sociales.

¿Por qué no entender que el fútbol, y el deporte en general, es un espectáculo? Un concierto previo al encuentro, como el que se dio en el estadio de Ate, le da un toque de atractivo adicional y llama a un público que quizá no solo está interesado en lo que pase dentro de la cancha, pero que se sumaría -sin poner muchos peros- a una actividad así.

Hinchas de todos los clubes convivieron con los de Flamengo y River y convirtieron la del Monumental en una fiesta de todos los colores y de Lima entera. Esta postal es la mejor muestra. (Foto: Pedro Monteverde / DeChalaca.com) 

Otro punto visto fue la convivencia entre dos barras rivales. No solo en el mismo recinto sino también en los alrededores y algunos distritos como Miraflores y Barranco. Las postales de seguidores de uno y otro club cantando y desfilando por las calles limeñas fueron varias. Si bien hubo algunos incidentes menores, este solo es un ejemplo de que el problema no es vestir una camiseta rival, sino la violencia -ya de por sí instaurada- en esta sociedad.

Entonces surge la pregunta de siempre: ¿Por qué no se puede hacer algo así todos los fines de semana? Interrogante asociada con el prejuicio de siempre de que "solo porque son extranjeros nadie dice nada". Cuando, más bien, la pregunta que deberían hacerse todos es: ¿Qué debe hacere para que existan más ofertas como esta? Es cuestión de querer sumar y no solo cuestionar todo lo que, ya se sabe, está mal.

La final entre River y Flamengo dejó emociones dentro de la cancha y fuera de esta, pues resultó difícil no contagiarse de la algarabía de uno y otro lado. Eventos simultáneos en diversas zonas de la ciudad se llevaron a cabo sin problemas. Carreras, conciertos y un encuentro de fútbol continental convivieron en un mismo día sin que la ciudad se cayera a pedazos. ¿Quién dice que no se puede?

Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.com
Foto: Pedro Monteverde / DeChalaca.com


Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy