Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.comLuego de una Copa América de pobre nivel, de lo único que se habla es de polémicas ajenas a lo futbolístico. El fútbol sudamericano viene decayendo, pero parece que nadie quiere darse cuenta.

Mariano Elías | @marianoeliasfut
Redactor

Terminó una Copa América que, guste o no reconocerlo, fue relativamente pobre en términos de nivel futbolístico. Resaltó por haber tenido a inauditos clasificados de la fase de grupos (como el Paraguay de los 2 puntos), a cuadros como Colombia o Uruguay que pintaban bien pero que no pudieron ganar los partidos más importantes y a un equipo como Perú que, simplemente teniendo un claro proceso y sin ser espectacular, logró llegar a la final.

Lo cierto es que, pese a ello, en Sudamérica de lo último de lo que se habla es de fútbol. Los medios tratan básicamente temas como el de los arbitrajes, las polémicas declaraciones de los protagonistas o las actitudes de determinados futbolistas. El ejemplo más claro: apenas pasaron tres días desde que Brasil salió justamente campeón, y lo que más se toca es el tema de Lionel Messi, quien como decían algunas voces desde el Río de La Plata -Nelson Gorosito, por ejemplo-, ahora canta el himno, pechea a los rivales y arremete contra los árbitros, pero no hace goles.

La distancia entre el fútbol sudamericano y el de otras regiones del mundo se está acortando rápidamente, y es muy probable que el darles tanta importancia a factores ajenos al juego haga que esto termine de repente sorprendiendo.

Casemiro y Thiago Silva superan con relativa facilidad a Carrillo. (Foto: AFP) 

Vale citar algunos ejemplos de cómo esto se está dando. Brasil, que es la selección que claramente dominó la Conmebol en los últimos tiempos, quedó fuera del Mundial en cuartos de final. En esta Copa América, ganó prácticamente caminando con la ausencia de su máxima figura. Es cierto que se le complicó el partido ante Paraguay, pero en ningún otro momento pareció estar realmente en duda que iba a conseguir el título.

Ya se vio cómo, pese a quedar fuera, equipos asiáticos como Qatar e incluso la Sub-22 de Japón pueden competir cara a cara en enfrentamientos ante sudamericanos en los años atrás habría sido imposible que pensaran sacar resultados favorables. La Copa Africana de Naciones, que se juega en paralelo, tiene un nivel bastante interesante y con algunas plantillas con mayor renombre que las de varias de la Conmebol. La cantidad de estrellas emergentes se ha reducido notablemente, se ven muy pocos cracks en los Sudamericanos juveniles y ya no hay muchas promesas con cifras notables como hasta la década anterior sí había ocurrido.

Es cierto que el nivel futbolístico de las selecciones y de la confederación no depende de que se hable de una cosa o de otra, pero por lo menos habría que dejar el circo y las peleas sin sentido de lado para comenzar a hablar de lo que realmente importa. El fútbol sudamericano se está yendo hacia abajo lentamente; que no se pierda eso de vista.  

Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.com
Foto: AFP


Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy