Alonso Cantuarias | @alonso_cantu
    Columnista editorial

Cuestionado incluso por sus mismos hinchas debido a un estilo de juego "poco vistoso", Alianza Lima afronta las instancias decisivas del campeonato con más méritos y fortalezas de las que se mencionan.

No fue el equipo con más cantidad de puntos en el acumulado, ni el que convirtió más goles o el que recibió menos. Pero se podría decir que fue el equipo más inteligente del Descentralizado 2019, debido a que no perdió la perspectiva de dónde estaba y lo que podía luchar aún con carencias de plantel. Con Pablo Bengoechea como el factor crítico, los blanquiazules han demostrado ser eficaces.

 ¿Virtudes tácticas a la hora de plantear los partidos? ¿El hecho de que ya conoce al equipo al estar en su segundo año? Va más allá de eso. El exentrenador de la selección peruana le sacó el máximo provecho al sistema del torneo gracias a su pleno conocimiento del Campeonato Uruguayo, en el que se inspira el actual sistema del Descentralizado.

 Pablo Bengoechea la conoce. Está acostumbrado al fútbol peruano. (Foto: Andina)

En los últimos años, el certamen charrúa ha sido uno de los pocos en la región en contar con instancia de semifinales, y además el título lo dilucidan el club que más puntos sumó en la tabla anual (el mejor del acumulado) y el ganador de un partido entre el campeón del Apertura y el Clausura. Quizá por eso, Alianza fue un equipo que no solo se preocupó por luchar los títulos de los torneos cortos, sino que fue inteligente para apostar por el acumulado y no decayó ante eventuales malos resultados. 

Las voces que descalifican a esta altura el sistema y cuestionan el hecho de que los íntimos puedan salir campeones sin haberse alzado con alguna de las tres primeras competencias del año pecan no solo de extemporáneas sino de mezquinas. Pese a un Torneo de Verano en el que quedó quinto en su grupo, el cuadro blanquiazul luego fue segundo en el Apertura y el Clausura. Sí reporta una regularidad en materia de resultados a lo largo del año, evidenciada en su ubicación en el acumulado (tercero). Sin ir muy lejos, Melgar, por ejemplo, fue sexto en el Apertura y Cristal salió quinto en el Clausura.

Así, queda claro que los tres equipos en estas instancias vivieron un tramo “irregular” en el año y no por ello son menos idóneos para el título 2018. Si bien el favoritismo puede recaer en los campeones del Apertura y Clausura, Alianza no es menos equipo que ellos al cierre de noviembre. Y suma el plus de haber llegado hasta esta altura con la necesidad continua de mantenerse a un mismo nivel de competitividad por el hecho de no tener asegurado un lugar en la semifinal.

El 4-2-3-1 del cuadro blanquiazul también es una propuesta conocida. La seguridad de Leao Butrón; el juego aéreo de Gonzalo Godoy, que resulta beneficioso no solo en defensa sino como arma de ataque; el desdoble y la capacidad de tránsito rápido de Rinaldo Cruzado y Luis Ramírez; así como la efectividad de Mauricio Affonso conforman a un equipo al que nada le sobra, pero que es capaz de pelearle de tú a tú a cualquiera sus rivales aun cuando no luzca en el juego. De esta forma, sin ser el equipo más arrollador o atemorizante, Alianza Lima sí es el club peruano más duro de matar en este 2018.

Foto: Andina


Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy