Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.comLa presente edición de la Copa Libertadores tiene a cuatro brasileños en cuartos de final -dos semifinalistas del año pasado- y a los finalistas Boca Juniors y River Plate. La consolidación de los mismos equipos y el dominio brasileño parecería guardar cierta similitud con lo que se ve en Europa desde hace unos años.

Manolo Núñez | @Manolonf
Columnista Editorial

La clasificación de los cuatro semifinalistas del año pasado a cuartos de la Libertadores y al hecho de que Brasil ya tenga asegurado un finalista hace que surja la interrogante de si el fútbol sudamericano se está volviendo predecible. Lo cierto es que lo ha sido desde hace un tiempo, salvo contadas excepciones, el dominio de Brasil y Argentina en la máxima competición continental es algo consolidado hace años. De hecho, en esta década el único campeón que no era de esos países ha sido el Atlético Nacional del 2016.

Esa brecha parecería haberse ampliado, tomando en cuenta que el presupuesto de los equipos brasileños, así como el de los dos equipos más grandes de Argentina, es muy superior comparado a la de los demás clubes del continente. Los premios en sus respectivas ligas, así como lo desembolsado por auspiciadores y lo recabado por derechos de televisión, explican la llegada de jugadores del nivel de Rafinha al Flamengo o la sonadísima llegada de Daniele de Rossi a Boca Juniors.

Si bien el mercado brasileño ya había recibido jugadores europeos de renombre como Clarence Seedorf en el pasado, ahora se pueden encontrar jugadores como Pablo Marí, central español que fichó el 'Fla' desde el Manchester City, o Fernando Amorebieta en Cerro Porteño -previo paso por Independiente-.

Ronaldinho saluda a Seedorf, quien viste la camiseta de Botafogo. (Foto: AFP) 

Sin dudas, el Brasileirao es la más competitiva y la mejor del continente. No tiene dominadores claros y se pelea por todos los puestos dado que varios dan acceso a torneos continentales. Por otro lado, si bien la Superliga argentina es competitiva, su nivel está un escalón más bajo y, desde que volvió al calendario anual, es notoria la superioridad que muestran por momentos -cuando no están desconcentrados con la Libertadores, sobre todo- Boca Juniors y River Plate. En ese sentido, ambas competiciones hacen recordar a la situación de la Premier League y La Liga.

Mientras que el torneo inglés es indiscutiblemente la mejor liga del mundo, siempre da la sensación que Barcelona y Real Madrid son los favoritos a imponerse en la Champions. Misma sensación dan xeneizes y millonarios, más allá que los primeros no ganen una Libertadores desde 2007.

Salvando las enormes distancias, en Sudamérica podría estarse en el inicio -o la consolidación- de una etapa similiar en el nivel continental. Especialmente porque algunos equipos brasileños comienzan a asentarse como opción permanente de título continental. No obstante, el cambio de calendario les juega en contra dado que, así como pasa con los ingleses y la Premier League respecto de la Champions, el Brasileirao les resulta más importante a los clubes grandes de Brasil que la Libertadores.

¿Cuánto aportará De Rossi a Boca? (Foto: Prensa Boca Juniors) 

¿Se volverá predecible el fútbol sudamericano? La verdadera pregunta, quizá, es si alguna vez dejará de ser predecible. Sea el mismo club o no, lo cierto es que el Brasileirao y la Superliga dominan ampliamente el máximo torneo continental de clubes y la inyección económica que reciben y seguirán recibiendo estos torneos lo único que hará será agudizar las diferencias, tal como se ha estado viendo en Europa en estos últimos años.

Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.com
Fotos: AFP, Prensa Boca Juniors


Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy