Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.comEn estos últimos días, la crítica a Claudio Vivas ha estado desenfocada de lo realmente importante: se lo juzga más por sus comportamientos y actitudes que por lo que muestra su equipo en la cancha.

Mariano Elías | @marianoeliasfut
Redactor

Semanas turbulentas en tienda celeste. Cristal fue sorpresivamente eliminado del Torneo Bicentenario por Grau y eso, sumado a la anterior eliminación frente a Zulia por Sudamericana y a las derrotas ante Alianza Lima y Unión Comercio en el arranque del Clausura, ha desencadenado una serie de críticas hacia Claudio Vivas, con un amplio sector de la hinchada rimense que incluso pide su inmediata salida del club.

Este constante cuestionamiento al técnico argentino se ha centrado, sin embargo, en aspectos que deslindan de lo netamente futbolístico. A Vivas le han venido pegando en realidad por su actitud, por no ser mesurado cuando no gana o, para poner un caso particular, por aparentemente justificar su derrota en Moyobamba echándole la culpa a los recogebolas de Comercio.

Cabe hacer un paréntesis para recordar que lo que realmente ocurrió en aquella ocasión fue que él se disculpó por haberse ofuscado después del partido y puso como razón esa recurrente práctica que, a pesar de que todos saben que no está bien, fue más bien percibida como una excusa que fue muy impopular para él.

Vivas no ha tenido una relación tan armoniosa con la prensa. (Foto: Andina) 

Es cierto que evidentemente Vivas se ha generado una mala reputación en su breve paso por el Perú: ha tenido respuestas bastante irrespetuosas ante periodistas más de una vez y en alguna ocasión se presentó en alguna conferencia de prensa cuando Cristal no tenía presidente a disparar contra otros clubes y hablar sobre ética futbolística. Esos momentos de calentura, en un país como el nuestro que no tiene mayor tolerancia ante extranjeros con ese tipo de actitudes, son bastante mal percibidos.

El técnico celeste no podrá ser la persona más amigable que haya llegado al torneo local, pero su crítica está de todos modos muy desenfocada de donde debería estar. Hoy, Cristal ha mostrado una notoria involución en su juego y ha acentuado problemas defensivos que han tenido que corregirse y en los que DeChalaca ya había hecho énfasis anteriormente. Contando aquel partido en el que derrotaron a Zulia 3-2 pero fueron eliminados de torneos internacionales, los rimenses recibieron dos goles en cada uno de los cinco encuentros que jugaron antes de su siguiente eliminación ante Grau.

Quizás algunos puedan percibir que la campaña de Cristal no es tan mala. Ante todo, logró un gran triunfo ante Olimpia que lo metió a la Sudamericana y hoy marcha segundo en el Acumulado y mantiene sus chances de ser campeón de la Liga 1. Pero en todo caso, quizás las discusiones deberían pasar por ese lado y tener mayor análisis futbolístico, criticando a un técnico por lo que su equipo hace en la cancha y no solo por cómo declara en las conferencias.

El Cristal - Zulia hizo evidentes los problemas del fondo rimense. (Foto: AFP) 

Toda esta recurrente práctica puede llevar a que se distraiga la atención de lo realmente importante y a que surjan respuestas xenófobas o interesadas, y no analizando su labor profesional. Eso, ya lo sabemos, no es nada nuevo. Parece que en este país, ante la incapacidad de análisis o la frustración acumulada de muchos, lo más fácil es atacar personalmente a quienes no simpatizan con uno.

Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.com
Fotos: Andina, AFP


Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy