Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.comUna vez más, la Copa Perú entró en el ojo de la tormenta con el ascenso de Carlos Stein en mesa tras un reclamo posterior al partido ante Deportivo Llacuabamba. ¿Cómo afecta a la imagen de la Copa Perú este bochornoso acontecimiento?

    Jorge Frisancho | @wolfs_venom15
    Redactor

Deportivo Llacuabamba empató 2-2 con Carlos Stein, lo cual le bastó para ganar la Finalísima de la Copa Perú en la cancha. Y hay que poner énfasis en esto último, pues dos días después la Comisión de Justicia de la Federación Peruana de Fútbol declaró fundado un reclamo de Carlos Stein respecto de la actuación de Milton Bermejo, jugador que estaba suspendido al haber acumulado tres tarjetas amarillas. De manera insólita, un error administrativo le costó el ascenso directo al elenco de la región La Libertad, algo que parece imperdonable a estas alturas de la vida.

¿Por qué es un error imperdonable? En una época en la que la información está al alcance de la mano ya sea por medio físico o digital, es totalmente reprochable que ningún miembro del comando técnico de Deportivo Llacuabamba haya llevado a cabo un seguimiento de todas las tarjetas a sus jugadores que acarreaban suspensiones como la de Bermejo. Lamentablemente, no es la primera vez que la Copa Perú se ve envuelta en reclamos de este tipo: ya en los octavos de final de la Etapa Nacional, el propio Carlos Stein reclamó una falta similar ante el Miguel Grau de Abancay y logró su clasificación también en mesa. Hechos como este no hacen más que legitimar todas las críticas hacia un torneo de espíritu amateur que tiene un cupo directo a la Primera División, a pesar de las carencias de muchos de los equipos que participan en él.

En línea con lo anteriormente señalado, también debe señalarse que la Federación Peruana de Fútbol no puede desentenderse del problema más allá de estar amparada por el artículo de las bases de la Copa Perú que indica que no es necesaria documentación alguna que confirme las suspensiones por acumulación de amarillas. No puede ser posible que el boletín emitido por la FPF que contiene la información sobre suspendidos presente errores tan garrafales como el que provocó la alineación indebida de Bermejo -omitió incluirlo entre los inhabilitados-. El ente máximo del fútbol nacional debería ser más cuidadoso al momento de consignar datos que pueden influir de manera tan determinante en un torneo. De hecho, cabría preguntarse: ¿para qué emitir un boletín que al final solo confunde a los clubes y de modo explícito no tiene validez? De esta manera, tanto los clubes como la FPF tienen la responsabilidad compartida de este nuevo papelón en un torneo que cada vez es criticado de manera más ácida.

Llacuabamba celebra el título de la Copa Perú. Sin embargo, su título pasó a manos de Stein. (Foto: Sergio Ayala / DeChalaca.com) 

Si de verdad se quiere que la Copa Perú deje esa imagen folclórica, amateur e informal es necesario que tanto el ente rector -la FPF- y los clubes sean más responsables en todos los ámbitos que les competen. No es posible que el boletín informativo oficial del torneo contenga errores tan garrafales y que la FPF eluda su responsabilidad a través de una norma, y también es inconcebible que los clubes no hagan el seguimiento mínimo a aspectos que pueden influir en los resultados finales.

En este último caso, bastaría con que un integrante de cada comando técnico tome nota de todas las tarjetas amarillas sacadas en cada partido y las contraste con las planillas oficiales a su término: no hay excusa que valga para no poderlo hacer. Ya es hora de desterrar la idea de que lo que no se puede ganar en la cancha, se puede ganar en mesa -con el resultado puesto- al tratar de buscar cualquier error administrativo del rival. Se viene una nueva reforma -totalmente necesaria- en el ascenso y se espera que los clubes sigan el camino que se debe hacer para llegar a la Liga 1: la formalización y la consolidación de la institución antes de llegar a la máxima categoría del fútbol peruano.

Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.com
Foto: Sergio Ayala / DeChalaca.com


Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy