Foto: FIFALa calculadora estrategia de Tigres frente a un impreciso Palmeiras se tradujo en un laborioso triunfo por 0-1. El cuadro regiomontano se convirtió así en el primer equipo de la Concacaf que clasifica a una final del Mundial de Clubes.
Lenin Auris | @Lenin_Auris
Redactor

El triunfo de Tigres es estadísticamente determinante: deja a la OFC como la única confederación que nunca haya disputado la final del Mundial de Clubes. En 2010 la CAF, con el congolés Mazembe, derrotó a Internacional de Porto Alegre y disputó el trofeo frente a Internazionale; y la AFC en 2016, representado por Kashima Antlers, participó de la final en el estadio de Yokohama. Lo cierto es que en las últimas siete ediciones el certamen es de absoluto dominio de la UEFA, y por eso para el equipo de Ricardo Ferretti el reto que se abre es sustancial. Tiene una credencial principalísima para plantársele al Bayern: la jerarquía de André-Pierre Gignac en el ataque. Por ahora, su precisión goleadora le permitió darle un duro golpe a un Palmeiras al que le costó salir de la resaca del éxito del fin de semana pasado en la Libertadores y se pegó un buen chasco.

La Pizarra: Frialdad apasionada

Palmeiras: Los dirigidos por Abel Ferreira enviaron su habitual 4-2-3-1, que esta vez comenzó con salidas de toque corto en procura de preservar el balón; no obstante, la propuesta presentó problemas tanto con la marca de los centrales como para llegar al área rival, hasta que un remate de Rony desde fuera del área casi determina el primero. En el complemento, con el marcador en contra, el técnico hizo una profunda renovación con tres cambios -alrededor del minuto 60- casi en simultáneo: Felipe Melo, Patrick de Paula y Willian, con quienes optó por pasar a jugar con dos puntas. Y 10 minutos después quemó todas las naves con dos modificaciones más. Las subidas por izquierda de Matías Viña y el esfuerzo en la delantera de Luiz Adriano -quien estuvo a punto de provocar un autogol a favor de Palmeiras- procuraron la igualdad con cierto desespero, pero ella nunca arribó.

Tigres: Fue extrema la mesura como premisa en el 4-trapecio-2 de los dirigidos por Ricardo Ferreti, aunque no los eximió de posibilidades de anotar: se contaron hasta tres tapadones de Weverton, ante un cabezazo de Carlos González y un disparo que quemarropa y otro remate de cabeza de André-Pierre Gignac. Una virtud de los auriazules fue la asfixiante marca en salida, aunque por momentos ciertos balonazos y la velocidad del rival resquebrajaron la zaga. Lo resaltante del planteamiento del equipo regiomontano fue la frialdad y efectividad para manejar los movimientos según lo que señalaban el marcador y el tiempo de juego: arriesgó con aumento de volumen ofensivo; se replegó y exacerbó la anticipación; intercambió salidas lentas con otras rápidas, toques largos con cortos. Al final incluso cayó en exageraciones en las consecuencias de las caídas y ensayó tres sustituciones a menos de 10' para el cierre con el propósito de aquietar al rival y hacer pasar los minutos de adición. Todo culminó con una sufrida pero astuta victoria para los de Nuevo León.

El Capo: Le buteur des Tigres

Gignac: líder, goleador y todo de Tigres, responsable directo de su épico arribo a la final del Mundial de Clubes. Aquí grita su tanto en el arco de Weverton. (Foto: FIFA) 

Desde su llegada en 2015, André-Pierre Gignac ha sido un hombre clave para los felinos: casi 150 goles con la camiseta auriazul lo avalan. Para resumir su relevancia en el esquema de Ricardo Ferretti para doblegar al 'Verdão', bastaría citar que fue artífice de dos ocasiones de gol de Tigres en un primer tiempo de inicio opaco para los auriazules. Además anotó el tanto del triunfo y provocó los avances más peligrosos cuando Palmeiras se adelantó en pos del empate.

Kazuki Ito: Estar en la jugada

En un encuentro con algunas jugadas violentas que se aplacaron con algunas tarjetas amarillas, la cuarteta encabezada por Danny Makkelie resaltó por resolver con acierto dos acciones que fueron relevantes para el resultado final. Primero, el juez neerlandés cobró un penal a favor de Tigres por un evidente jalón dentro del área de Luan en contra de Carlos González; y luego, el asistente Hessel Steegstra levantó el banderín -con demora- para anular el virtual empate de Rony por una clara posición adelantada de cuatro jugadores de Palmeiras -incluso Luiz Adriano se quedó inmóvil al advertir su offside, pues sino habrían sido cinco-.

El Gol

Las Fotos

Fotos: FIFA


Leer más...

La ficha del Palmeiras 0 - Tigres 1

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy