Composición fotográfica: Lucas Medina / DeChalaca.comLa derrota de Argentina en la final de la Copa América Centenario ante Chile, y la posterior renuncia a la selección albiceleste de Lionel Messi y Javier Mascherano, han ayudado a ocultar una seria crisis dentro de la Asociación de Fútbol Argentino que la tiene al borde de la desafiliación de la FIFA.
Manolo Núñez | @Manolonf
Columnista Editorial

La renuncia de Messi a su selección ha copado la atención de sus compatriotas y del mundo futbolístico. Pero la verdadera pérdida del fútbol gaucho se dio hace casi un par de años con el fallecimiento de Julio Grondona. La desaparición del expresidente de la Asociación de Fútbol Argentino (AFA) la dejó acéfala, y más allá de lo cuestionable que fueron sus 35 años de gestión, su pérdida ha sumido en el caos a la AFA. El caudillismo de Grondona nunca empoderó a un posible ‘heredero’ y la situación actual del máximo organismo futbolístico argentino se puede comenzar a explicar por ahí.

Luis Segura, expresidente de Argentinos Juniors, asumió la presidencia de la Asociación y llamó a elecciones en diciembre del año pasado. Los candidatos fueron Marcelo Tinelli y el mismo Segura. Con 75 votantes, la elección terminó en un inexplicable empate 38 a 38. Si no le salen las matemáticas, no se preocupe que a nosotros tampoco. Ante esa situación sui generis, Segura se mantuvo en el cargo y se quedaría hasta el 30 de junio de 2016.

El factor de la Súperliga

Si algo había priorizado siempre la gestión Grondona fue el crecimiento y desarrollo del ascenso. Siempre se preocupó por potenciar a los equipos “no grandes” y de hecho, es gracias a él que se explica el desarrollo de equipos como Banfield, Lanús o Arsenal de Sarandí -especialmente este último del que fue presidente y principal benefactor- en los últimos 20 años. Sin él en la ecuación, los clubes grandes del fútbol argentino desarrollaron la idea de crear una ‘Súperliga’ similar a la Premier League inglesa y la Primera División de la Liga Española. El beneficio para los ‘grandes’ es el de tener mayores ingresos por los derechos de transmisión, y por el hecho de que ellos mismos organizarían el torneo. La AFA se encargaría de los torneos de ascenso y las selecciones nacionales.

La Súper Liga traería para los equipos grandes mayores beneficios por derechos de transmisión. (Foto: Clarin.com)

El resto de clubes han mostrado su oposición a esta propuesta, liderados por el presidente de Independiente, Hugo Moyano, quien es también Secretario General de la Confederación de Camioneros del Mercosur. La situación se tornó tan escandalosa que se sumaron otros dos actores: la Inspección General de Justicia, que suspendió las elecciones prevista para mañana 30 de junio y envió dos ‘asesores’, la jueza María Servini de Cubría, quien a su vez designó a tres veedores para profundizar la investigación sobre el manejo de los fondos del programa Fútbol para Todos; y el gobierno nacional, que suspendió la licitación para la venta de los derechos de la televisión.

Esta injerencia del Estado llevó a que la FIFA enviara en una comisión de dos dirigentes para analizar las salidas posibles –al ser Argentina, una desafiliación inmediata era impensada- al problema. La comisión la conforman el suizo Primo Corvaro y la paraguaya Monserrat Giménez.

Los días centenarios

En medio de este escenario, la selección mayor viajó a Estados Unidos para disputar la Copa América Centenario. La comisión de la FIFA determinó, entre otras medidas, el apartamiento de Luis Segura a favor de Damián Dupiellet, que era el secretario ejecutivo de la AFA. El problema –y el peligro de la desafiliación- surgió cuando el viernes 17 de junio, la jueza Servini de Cubría llegó al local de la AFA y exigió desconocer la intervención de la FIFA y prohibió que Dupiellet tomara decisiones inherentes a la presidente de la entidad. Quienes han seguido de cerca a la selección albiceleste, recordarán las quejas la semana pasada de Lionel Messi y Sergio Agüero acerca de las gestiones de la AFA.

Durante la Copa América Centenario, Lionel Messi protestó por los malos manejos de la AFA. (Foto: diez.bo)

A inicios de esta semana, Servini de Cubría envió una carta a la FIFA señalando que no había intervenido a la AFA y que el jueves 30 de junio de 2016, día en que Segura deja la presidencia, se realizará una reunión clave con Corvaro, Fernando de Andreis, secretario de la presidencia de Mauricio Macri, representantes de la actual dirigencia y la jueza Servini de Cubría. Recién ahí se sabrá cómo quedará el máximo ente del fútbol argentino. Es esta la verdadera crisis del fútbol argentino, la cual ha venido siendo ocultada en buena parte por la expectativa que ha tenido su selección de cara al torneo disputado en Estados Unidos. De la experiencia se puede notar que la FIFA siempre actuará dependiendo de con qué Federación trate. Por menos cosas han desafiliado a otras Federaciones. Pero hacer lo mismo con un peso pesado del fútbol mundial, bicampeona de la Copa del Mundo y actual número 1 del ránking FIFA, no es tan fácil. Lo que sí es claro es que la renuncia a la selección argentina por parte de Messi no pasa del plano anecdótico.  

Fotos: clarin.com, diez.bo
Composición fotográfica: Lucas Medina / DeChalaca.com

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy