Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.com¿Por qué parece que la Copa del Mundo está perdiendo parte de su popularidad frente a la Premier League? Vale analizar las variables que aclaran por qué el ritmo de competencia es diferente del torneo que va cada cuatro años.


No es fácil precisar el motivo, pues todavía hay algo único y encantador sobre la Copa del Mundo, que ofrece a los espectadores una experiencia que ni siquiera un pozo millonario puede reemplazar a este torneo de fútbol.

Ver la competencia en la era moderna es una experiencia significativamente diferente en comparación con la de hace treinta años. Los futbolistas, en lugar de estar confiados con sus ganancias, rara vez hacían dinero de forma tan espectacular y en algunos casos no querían ni siquiera admitir lo que hacían para costearse la vida; así de negativa era la percepción del deporte en la década de 1980.

Pero incluso bajo este telón de fondo sombrío, había algo irremediablemente exótico que fascinaba en la Copa del Mundo. En Rusia 2018, 31 de los 32 equipos tenían al menos un jugador extranjero en el equipo -Inglaterra fue la excepción-.

Diferente fue el caso en la Copa de 1986. Casi todos los equipos estaban dominados por futbolistas de sus propios países, y, de hecho, a menudo estaban formados exclusivamente por los individuos de la propia liga del país.

Hoy en día, las cinco grandes ligas han reunido a la mayoría de los mejores jugadores del mundo. Los partidos en competiciones son mucho más accesibles que antes, con la Liga Española televisada en todos los canales de fútbol cada semana.

En 1994, del equipo brasileño que ganó la Copa del Mundo en Estados Unidos, solo diez de veintidós jugadores compitieron en Europa. El fútbol italiano estaba dando sus primeros pasos y el fútbol español no era de lo más accesible, por lo que incluso estrellas de alto perfil como Romario, Bebeto y Aldair no habrían resultado demasiado familiares para el público europeo.

Ya en 2018, la Copa del Mundo ofreció la posibilidad de una final con más de veinte jugadores de la Premier League. Incluso con Francia y Croacia, muchos de los jugadores clave involucrados fueron reconocibles por cualquiera que haya tenido un interés pasajero en la Premier League a lo largo de los años. La brillantez de Luka Modric, Paul Pogba, N'Golo Kante y, en menor medida, Olivier Giroud, no fue una gran sorpresa para aquellos que estuvieron prestando atención al mundo cada vez más estrecho del fútbol de élite.

Si bien es verdad que todavía hay países, como Panamá, donde los jugadores no tienen tanto caché, la perspectiva de una estrella que emerge de la nada para hacerse un nombre es mucho menos probable de lo que era antes.

Las tácticas de fútbol se han vuelto tan sofisticadas que al sacar a los futbolistas de los clubes y juntarlos con un equipo que solo se encuentra esporádicamente hace que las estrellas a menudo luchen por adaptarse. Parecen incapaces de funcionar al máximo en otros entornos y, en algunos casos, tienen que conformarse con compañeros de equipo muy inferiores a aquellos con los que están acostumbrados a jugar de manera más regular.

Tal vez por esto, la Premier League esté comenzando a ganar mucha más popularidad.

Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.com
Fotos: UEFA
Nota de Redacción: este contenido especial es patrocinado


Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy