Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.comChile fue uno de los principales ausentes en la última Copa del Mundo. Y aunque las razones futbolísticas puedan parecer obvias, también hay cuestiones alejadas del juego que provocaron este escenario.

Manolo Núñez | @Manolonf
Editor

Antes del amistoso entre Perú y Chile en Miami, volvemos a reproducir parte de un artículo desarrollado originalmente como parte de Negocios & Fútbol Rusia 2018, publicación conjunta de Semana Económica y DeChalaca, acerca de las principales ausencias en la última Copa del Mundo. Las siguientes línea permitirá despejar algunas dudas sobre las razones que marcaron puntualmente la ausencia de Chile en Rusia 2018, las cuales no fueron necesariamente deportivas.

La selección chilena vivió los mejores momentos de su historia entre el 2010 y el 2017. A las dos clasificaciones consecutivas a los mundiales -algo que logró por primera vez en su historia dado que, si bien jugó en 1962 y 1966, en el primer caso no disputó Eliminatorias al ser el país sede- se le sumaron dos títulos de Copa América (2015 y 2016) y el subcampeonato de la Copa Confederaciones 2017.

El repentino crecimiento de ‘La Roja’ se basó principalmente en el trabajo que comenzó en la década pasada el argentino Marcelo Bielsa, quien asumió el cargo de seleccionador de Chile en agosto de 2007. Su trabajo fue más allá de la mayor, ya que también fue DT de la selección Sub-23 que jugó el Torneo Esperanzas de Toulon del 2009 y tuvo directa incidencia en las decisiones que se tomaban en las selecciones de menores.

Marcelo Bielsa dejó el techo muy alto. No obstante, Jorge Sampaoli pudo seguir la senda. (Foto: AFP) 

La salida de Bielsa a inicios de 2011 puede explicar el actual momento de la selección chilena. Curiosamente, la salida del entrenador argentino se debió a un tema político que involucró al actual presidente del país sureño, Sebastián Piñera. Luego del Mundial de 2010, se llevaron a cabo las elecciones de la Asociación Nacional de Fútbol de Chile (ANFP), en las que sorpresivamente el entonces presidente Harold Mayne-Nicholls -abanderado del proceso de reforma institucional- no logró la reelección; se especuló que eso tuvo que ver con un desplante que le hizo a Bielsa -por sus convicciones políticas- a Piñera al amagar no saludarlo en una visita protocolar del seleccionado al Palacio de La Moneda. En todo ese marasmo, el DT argentino renunció a la selección.

Los también argentinos Claudio Borghi, Jorge Sampaoli y Juan Antonio Pizzi asumieron sucesivamente el cargo y disfrutaron de la consolidación de la generación en la que destacaban Alexis Sánchez y Arturo Vidal. Si bien Borghi -de estilo más tradicional- no obtuvo buenos resultados, Sampaoli -entrenador más moderno y con influencia bielsista- condujo a Chile a la clasificación a Brasil 2014 y posteriormente al título en la Copa América del 2015, el primero oficial de ‘La Roja’ Pero el éxito deportivo no fue acompañado fuera del campo y en noviembre de 2015 la renuncia del entonces presidente de la ANFP, Sergio Jadue -hoy uno de los principales implicados en el llamado FIFAgate-, terminó deviniendo en la salida de Sampaoli y la contratación posterior de Pizzi.

Los problemas administrativos parecían no afectar a la selección chilena, ya que en junio del 2016 logró un nuevo título de Copa América en Estados Unidos, aunque los resultados no fueron claros, salvo la contundente goleada por 7-0 sobre México. Chile seguía viviendo del trabajo comenzado casi diez años antes y eso estaba comenzando a terminar. Pese a clasificar al Mundial Sub-20 del 2013, ya se notaba dentro del campo que las grandes estrellas de la “generación dorada”, como Claudio Bravo, Gary Medel, Charles Aránguiz, Arturo Vidal, Mauricio Isla, Jean Beausejour, Eduardo Vargas y Alexis Sánchez, no tenían jugadores más jóvenes que pudieran constituir su recambio inmediato, algo denotado por los muy discretos resultados de las selecciones Sub-20 y Sub-17 en los Sudamericanos de esas categorías.

Chile 0 - Paraguay 3, indudablemente el resultado más duro para 'La Roja' en el proceso de Juan Antonio Pizzi. (Foto: AFP) 

Ante ese escenario -y con resultados sorpresivos como la derrota 0-3 en Santiago ante Paraguay a falta de cuatro fechas para terminar la Eliminatoria- la eliminación de Chile no fue sorpresa. Quiso el destino que esta eliminación terminara llegando por diferencia de goles contra Perú –en un giro del destino, que 20 años antes había favorecido a los sureños bajo igual criterio- y luego de haber pedido la victoria de su partido ante Bolivia en Santiago en mesa por la mala inscripción de un jugador boliviano (Nelson Cabrera) para ese partido, lo que benefició también -y en mayor medida- a la blanquirroja.

Chile afrontará el próximo ciclo mundialista con varios de sus jugadores emblema retirados. El colombiano Reinaldo Rueda está a cargo de la selección de cara a Qatar 2022. Su primer objetivo deberá ser el ampliar la base de jugadores y evitar caer en los problemas políticos que se den dentro de la ANFP.

Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.com
Fotos: AFP


Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy