Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.comContra lo que las redes y su obsesión desmedida por promocionar jugadores nuevos sugieren, es una buena noticia que Juan Reynoso haya decidido sostener una base en la selección peruana y renovar el plantel lo menos posible: en Sudamérica, contar con un equipo base es una ventaja comparativa.

 

    Roberto Castro | @rcastrolizarbe
    Director General

Las convocatorias de la selección peruana siempre van a estar sujetas a todo tipo de críticas y observaciones porque hasta el aficionado menos entendido suele tener alguna idea, más respetable que brillante, sobre las aptitudes de tal o cual futbolista para vestir la blanquirroja. Tratándose de la primera lista de un nuevo entrenador, en este caso Juan Reynoso, las polémicas van naturalmente a agrandarse, máxime si de por medio está la recta final del certamen doméstico y los llamados o las omisiones de jugadores en la lista inciden de modo inevitable sobre los intereses de los distintos clubes.

Hasta allí, todo dentro de lo normal, incluso con la -cuestionable- cadena de decisión del 'Cabezón' de no citar jugadores de FBC Melgar para no sobrecargarlos, por ende tampoco a los de Alianza Lima para no perjudicarlo en su choque directo con el 'Dominó' y, cual efecto mariposa, liberar a José Carvallo y Alejandro Duarte para jugar con Universitario y Cristal, respectivamente, antes de viajar a Estados Unidos. Puede resumirse como el costo agregado de querer contentar a todos; casi un gesto político de bienvenida desde el cargo. Habrá quienes crean que el entrenador nunca debió asumir esa factura, pero esa es una discusión larga que admite variadas interpretaciones.

Lo que no resulta demasiado comprensible, en cambio, es que una crítica común a la lista inicial de Reynoso pase por la falta de renovación. "¿Solamente Piero Quispe?", se ha leído abundantemente en redes sociales durante los últimos días, a la par de una sobreexposición de todo lo que rodea al nuevo convocado, como en qué vehículo llega a la Videna y demás mejunjes. Parte del folclor que suele rodear a la necesidad de un medio hipotecado a vivir de la venta de ilusión antes que de análisis.

Es indudable que Catriel Cabellos es una interesante promesa para el fútbol peruano. ¿Pero se justifica tanto barullo mediático por un jugador que aún no ha hecho siquiera su debut profesional? (Foto: Prensa FPF) 

Esto último se refleja en la cada vez mayor efervescencia tuitera, instagramera y tiktokera por la irrupción de todo futbolista joven que hace algún buen amague el fin de semana y de inmediato, oh maravilla, se convierte en opción a futuro para la selección. O peor si se trata de cualquier equis que juega fútbol de la categoría que sea en un país extranjero y cuenta con algún tipo de ascendencia peruana: bajo el manto del paradigma Lapadula, se lo invoca como el nuevo abanderado de la blanquirroja a futuro.

En DeChalaca se ha defendido hasta el cansancio la necesidad de que la industria del fútbol peruano acometa un correcto trabajo de scouting y se anticipe a otros países en el reclutamiento de futbolistas con talento y potencial. Pero de allí a convertir a cualquiera en convocable por quítame estas pajas, hay un trecho importante. Máxime si hoy esas postulaciones se respaldan en un abundante set de datos estadísticos de nula verificación y repetidos como mantras a partir de algoritmos monitoreados en muchos casos desde latitudes distantes, que miden kilómetros recorridos y número de toques al balón vía videos sin siquiera contar con un respaldo físico en los estadios.

Entonces, como ahora hay números disponibles para cualquier futbolista, es fácil buscar una foto con bonito filtro, decorarla con emojis y cifras y hablar de lo bien que anda fulanito de tal para la selección. Y por supuesto, como cualquiera puede crear una cuenta, para el internauta promedio no es fácil tener el ojo para distinguir quiénes son descubridores de talentos espontáneos, jóvenes estudiantes de periodismo ávidos de likes o, dicho con claridad, usuarios digitados directa o indirectamente por quienes tienen interés de promocionar a futbolistas específicos.

Que Perú cuente con jugadores ya curtidos en selección de cara al siguiente proceso es, indudablemente, una enorme ventaja respecto de otros equipos sudamericanos aún en formación. (Foto: Prensa FPF) 

Así, toda esa jungla de redes ha creado la nube de falta de renovación en torno de la primera lista de Reynoso cuando, en realidad, tendríamos que satisfacernos de estar manteniendo un plantel de una Eliminatoria a otra. ¿Cuándo la selección peruana ha podido crear continuidad entre procesos de un ciclo mundialista al siguiente y así sacar diferencia a sus competidores, sobre todo en un contexto cortoplacista como el sudamericano en el que contar con un equipo base que sabe a lo que juega es una auténtica ventaja comparativa?

Para muestra, basta notar que diez de los once titulares de la última alineación del proceso a Qatar 2022 -la del partido ante Australia- están en la lista actual y podrían jugar ante México en Pasadena en el primer amistoso del proceso a United 2026. Y jamás se ha tenido un ratio de ese tipo con cambio de entrenador de por medio. Por ir a los casos más recientes, de los once titulares del último partido de José del Solar (ante Honduras en 2009) sobrevivieron tres jugadores para el primer partido de Sergio Markarián (ante Canadá en 2010); y de los titulares del último partido de Pablo Bengoechea (ante Paraguay en 2014), se mantuvieron solo cuatro para el primero de Ricardo Gareca (contra Venezuela en 2015).

Por todo eso, y más todavía considerando que las Eliminatorias a United 2026 deberían comenzar tan pronto como en marzo venidero, la decisión de Reynoso de sostener una base y renovarla con lo mínimo indispensable es sumamente satisfactoria. Nadie dice que se anulen las oportunidades a jugadores nuevos: la conformación del selectivo paralelo que viene entrenando con el equipo principal es, en ese sentido, una medida muy adecuada como progresivo escalón previo a la selección.

Quispe, el abanderado de la renovación en esta convocatoria de inicio de ciclo. (Foto: Prensa FPF) 

Ojalá que a Piero Quispe le vaya bien en este primer viaje y fortalezca sus capacidades. Y para los gonzalespradianos con apps que quieren más jóvenes a la obra en la selección, quién sabe si para venderlos con rapidez a temprana edad a ligas de segundo orden, siempre existe la opción de jugarse una partidita en Modo Carrera del último FIFA o comprarse Football Manager.

Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.com
Fotos: Prensa FPF


Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy