Composición fotográfica: Roberto Gando / DeChalaca.comEl colmo: el último fin de semana, Unión Comercio inscribió como ‘entrenador’ a su médico Uriel Díaz. Édgard Ospina no puede dirigir por culpa de la ‘Ley Chepe’, un saludo a la bandera que debería abolirse de nuestros reglamentos.

 

En la práctica (en la realidad), en este 2013, Unión Comercio ha tenido a tres entrenadores: el argentino Fernando Nogara, Johano Bermúdez (interino) y Édgard Ospina, quien fue contratado por el cuadro riojano en la fecha 16. En los registros de la ADFP, sin embargo, aparecen cinco: luego de Nogara y Bermúdez, los señores José Miguel Benítez (asistente técnico), Harold Rodríguez (preparador físico y de arqueros) y Uriel Díaz (médico) han rotado en las planillas ante la imposibilidad de Ospina de dirigir en cancha y aparecer en los documentos oficiales.  ¿Por qué? Porque ‘Peinadito’ dirigió a León de Huánuco hasta la novena fecha, en que fue despedido; según reglamento, Ospina tendrá que esperar hasta la fecha 31, cuando inicia la segunda etapa del campeonato (las Series) para ser, ya formalmente, el entrenador de los riojanos.

La “Ley ‘Chepe’”

José 'Chepe' Torres, quien este año dirigió al Sport Áncash, hizo que se implantara una norma que lleva diez años vigente (Foto: Luis Chacón / DeChalaca.com)Lo que impide que Ospina dirija con normalidad a Unión Comercio es la reglamentación popularizada como “Ley ‘Chepe’”, que se instauró luego del Clausura 2002, cuando el entrenador colombiano José ‘Chepe’ Torres dirigió, en un mismo semestre, a tres equipos: Deportivo Wanka (fecha 1 a fecha 4), Alianza Atlético (fecha 5 a fecha 11) y Alianza Lima (fecha 12 hasta el final). Desde entonces, ningún entrenador puede conducir a más de un equipo en un mismo torneo, dividiendo el año en dos (Apertura y Clausura antes; Descentralizado y Series ahora); sin embargo, año a año, la norma queda como un saludo a la bandera. Algunos entrenadores que tuvieron que pasar un trance similar al de Ospina fueron Oscar Malbernat (San Martín 2004, luego de dirigir a Universitario), ‘Rafo’ Castillo (San Martín 2005, luego de dirigir a Unión Huaral), Juan Reynoso (Aurich 2010, luego de dirigir a Universitario), Franco Enrique Navarro (Aurich 2012, luego de dirigir a San Martín) o Wilmar Valencia (Sport Huancayo 2012, luego de dirigir a José Gálvez). En la mayoría de casos, se trataba de técnicos que habían sido despedidos o que habían renunciado varias semanas antes de aceptar una nueva oferta.

Ya se ha vuelto una costumbre ver a Édgard Ospina en la tribuna dirigiendo a Unión Comercio pese a que de manera oficial él no es el técnico (Foto: Emilio Ruiz)El problema de la “Ley ‘Chepe’” es su inutilidad: es absurdo e hipócrita que los clubes mantengan una reglamentación a la que están dispuestos a sacarle la vuelta. Lo que ocurre hoy con Comercio, pasó en 2012 con Huancayo: por casi veinte fechas tuvo a Wilmar Valencia como entrenador, pero en los registros se alternaron Jorge Machuca, Cristian Arrasada, Jorge ‘Pellejo’ Cordero y varios otros. ¿Existe forma de sancionar a los clubes que recurren a esta estrategia? No, porque formalmente no incumplen ninguna norma: su técnico dirige en la semana y, durante los partidos, desde la tribuna.

La libertad de trabajo

Lo curioso es que, antes, estos técnicos ‘camuflados’ mantenían un perfil bajo; hoy Ospina declara sin reparos como DT de los selváticos. La norma constituye, a la larga, un juego de tontos, porque cualquiera con dos dedos de frente sabe que Ospina es el actual entrenador de Comercio. Para quienes trabajamos estadísticas, resulta un múltiple dolor de cabeza tener que registrar un nuevo técnico, por lo general desconocido, semana a semana en un mismo equipo. Por ejemplo: si quisiéramos realizar un estudio estadístico sobre los clubes que más veces cambiaron de DT en un año, ¿podríamos considerar a Comercio, que tal vez llegue a tener a diez personajes distintos como entrenadores, aunque en la realidad solo haya tenido a tres? Todo, como se ve, queda distorsionado.

En su momento Julio César Uribe, actual técnico de la San Martín, también causó cierta controversia con su cambio de equipo en medio de un torneo (Foto: Miguel Koo Vargas / DeChalaca.com)La pregunta fundamental, sin embargo, es la siguiente: ¿es justo que exista la “Ley ‘Chepe’? Esta reglamentación, a nuestro parecer, afecta el derecho del trabajo, más aún en un cargo mucho más vulnerable que el de los jugadores, que hoy cuentan con regulaciones que los protegen de despidos abruptos y ‘podas’, a diferencia de décadas anteriores. Si un entrenador es cesado en las fechas 3 o 4, ¿por qué tendría que esperar treinta semanas para volver a trabajar, más aún si recibe otra oferta? Se argumentará que para que no se repita lo del ‘Chepe’. Sin embargo, si hacemos un repaso, no encontraremos demasiados casos de entrenadores que dejaron plantados a sus equipos, de un momento a otro, para irse a dirigir a un rival: Roberto Chale (de UTC a León, en 1992), Julio César Uribe (de Municipal a Alianza, en 1995) y tal vez uno más que escapa a la memoria. Por la desprolijidad ética de unos cuantos, se perjudica una larga lista de entrenadores que no solo puede quedar en la calle de una semana a otra, sino sacrificar toda alternativa laboral por meses.

 

Menos reglamentos, mejores contratos

La solución no pasa por los reglamentos, sino por los contratos: los clubes piden fidelidad a los técnicos, pero pueden despedirlos cuando les da la gana. Si estos clubes, por último, quieren prevenir que un entrenador los abandone para irse a otro equipo, la solución más sana es firmar contratos igual de rigurosos para ambas partes.

Claro está, a los dirigentes, acostumbrados a despedir DT a mansalva, esta propuesta no les debe de entusiasmar mucho. Pero solo así cada entrenador podrá dirigir desde donde le corresponde, con papeles en regla, y dejando a los médicos ocuparse de los lesionados.

Composición fotográfica: Roberto Gando / DeChalaca.com
Fotos: Luis Chacón y Miguel Koo Vargas / DeChalaca.com, Emilio Ruiz

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy