Composición fotográfica: Roberto Gando / DeChalaca.comHoy, 3 de enero, se conmemoran 25 años de la reaparición oficial de Alianza Lima luego de la Tragedia de Ventanilla.

 

Habían pasado 26 días, pero la herida estaba abierta, como quedó para siempre, porque ni los triunfos podrán cicatrizarla. Sin embargo, Alianza Lima tenía que seguir viviendo después de la Tragedia de Ventanilla. Renació el domingo 3 de enero de 1988, a las cuatro de la tarde.

De izquierda a derecha: René Pinto, José Letelier, Francisco Huerta y Parcko Quiroz, los cuatro jugadores chilenos cedidos por Colo Colo (Recorte: diario La Crónica)Alianza ya había jugado un encuentro de exhibición, a mediados de diciembre, contra Independiente de Avellaneda. Pero llegó el momento de hacerlo de manera oficial, en la fecha en que había quedado suspendido el campeonato: la jornada 19 del Descentralizado 1987, ante Bolognesi en Matute.

El reencuentro monopolizó la cobertura de la prensa deportiva, sobre todo por la reaparición de Teófilo Cubillas y el arribo de los cuatro refuerzos chilenos cedidos por Colo Colo (José Letelier, Parcko Quiroz, Francisco Huerta y René Pinto). Huerta fue quien capturó la atención: marcó un golazo en las prácticas y los periódicos presagiaron que haría una gran dupla con el ‘Nene’, quien, a su vez, comentó que “este ‘rotito’ se las sabe todas”.

Oswaldo Flores, Roberto Rojas, Eduardo Saavedra y Wilmar Valencia junto al Libro de Pases, prestos a estampar su firma para jugar en Alianza (Recorte: diario La Crónica)El diario La Crónica, asimismo, publicó fotografías de todos los nuevos aliancistas mientras firmaban el Libro de Pases de la FPF: posaron, entre otros, Wilmar Valencia, Roberto ‘Cucurucho’ Rojas (cedido por Sporting Cristal), Miguel Dietz (cedido por Sport Boys), Eduardo ‘Sampi’ Saavedra y Oswaldo Flores (cedidos por Deportivo Municipal).

La prensa bautizó al equipo como “El Nuevo Alianza”.

El domingo de la resurrección

Matute lució lleno desde el partido preliminar que animaron Cristal y Deportivo Pucallpa (Recorte: diario La Crónica)La jornada en Matute se abrió a la una de la tarde, con el preliminar entre Sporting Cristal y Deportivo Pucallpa (precisamente, el último rival al que habían enfrentado los ‘potrillos’). Los jugadores de ambos equipos salieron y se dirigieron a la tribuna sur, inclinándose en señal de respeto.

El verano arremetió con un calor intenso. En tribunas, flamearon banderolas blanquiazules y algunas banderas de Chile, en gratitud al gesto colocolino.

32’160 espectadores acudieron a Matute, según los registros oficiales. Las crónicas refieren que, en realidad, se superó el aforo del estadio, llegando tranquilamente a los 40 mil. En el Palco Azul, los familiares de los deudos fueron invitados a ver el partido; en su mayoría, lucieron compungidos y en silencio, recibiendo las condolencias del público.

Con Teófilo Cubillas al frente, Alianza sale a la cancha junto a Bolognesi guardando absoluta solemnidad (Recorte: diario La Crónica)El compositor Raúl Vásquez salió al centro del campo y cantó el emblemático “Se va, se va…”. Cuando apagó su micrófono, las tribunas siguieron coreando la canción de forma espontánea.

Poco antes de las cuatro de la tarde, salieron los equipos. Bolognesi entró con un banderín de Alianza en la mano de su capitán, Pedro Barrionuevo.

Se decidió no realizar el tradicional minuto de silencio.

El triunfo de la vida

El once titular que Alianza presentó en su primer encuentro luego de la tragedia de Ventanilla (Recorte: libro Alianza Vida y Pasión, Lorenzo Villanueva)Alianza llegó como líder, con un punto de ventaja sobre Unión Huaral y cinco sobre Bolognesi, que marchaba quinto.

El legendario Rafael ‘Cholo’ Castillo le tomó la posta al finado Marcos Calderón y formó con Letelier en el arco; César Espino, Juan Reynoso, Quiroz y ‘Cucurucho’ Rojas estuvieron en defensa; al medio, Wilmar Valencia, Huerta y Juan Illescas; en ataque alinearon Benjamín ‘Colibrí’ Rodríguez, Cubillas y el juvenil Jorge Vallejos. El cuarto chileno, René Pinto, quedó fuera porque el cupo de extranjeros era de tres como máximo.

Bolognesi, dirigido por Carlos ‘Tito’ Reyna, formó con Julio Colina en el arco; Alberto Sánchez, Marco Charún, Hugo García y Pascual Quispe en defensa; Pedro Vera, Pedro Barrionuevo y Mario Cisterna al medio; Pablo Carrasco, Alfonso ‘Cococho’ Reyna y Ricardo Zegarra en delantera.

Juan Illescas bate de penal a un estático Julio Colina en el que fue el primer tanto de la tarde en Matute (Recorte: libro Alianza Vida y Pasión, Lorenzo Villanueva)Los tacneños, con ‘Cococho’ como figura, fueron un dolor de cabeza para Alianza, que tuvo que esperar hasta el final del primer tiempo para gritar un gol. A los 45’, Cubillas recibió un balón por derecha y lo salvó del lateral; dribleó, se metió en el área y cayó. El  árbitro, Carlos Montalván, cobró penal, aunque, según los diarios, el ‘Nene’ no fue derribado. La gente pidió que pateara Cubillas, pero se decidió (con sensatez) que lo hiciera un sobreviviente de la tragedia: Illescas, experto en balón parado, pateó fuerte y abajo, poniendo el 1-0.

Bolo siguió siendo un hueso duro y en el complemento enmudeció La Victoria. A los 57’, Cisterna, con un zurdazo bajo y en primera, puso el 1-1. Tras unos instantes de silencio, el cemento volvió a vibrar y el Arriba Alianza sonó más fuerte.

Cubillas, Illescas, todo Alianza explota de júbilo luego del segundo tanto íntimo, el que le dio el triunfo sobre Bolognesi (Recorte: libro Alianza Vida y Pasión, Lorenzo Villanueva)Dos cambios realizó Castillo: Máximo Alfaro reemplazó a ‘Colibrí’ Rodríguez, quien estuvo ido en la cancha y se retiró entre lágrimas; el juvenil Antonio ‘Tony’ Alguedas (vaticinado por muchos como el sucesor del ‘Potrillo’ Escobar) entró por Vallejos y sus quimbas le valieron aplausos. 

El desahogo llegó a los 85’: nuevamente Cubillas fue el gestor. Se llevó a Quispe, se metió al área, centró e Illescas empalmó un soberbio remate, inatajable para Colina, sellando su doblete. El ‘Nene’ e Illescas se abrazaron. Los cinco minutos finales fueron dramáticos, con ruegos desde tribuna para que Montalván pitara el desenlace. Más abrazos y más lágrimas corrieron sobre las seis de la tarde: Alianza había vencido 2-1 a Bolognesi.

Esa tarde, Alianza vibró, gozó, sufrió, lloró. Esa tarde, Alianza volvió a experimentar todas las sensaciones que tiene la vida.

Composición fotográfica: Roberto Gando / DeChalaca.com
Recortes: diario La Crónica, libro Alianza Vida y Pasión, Lorenzo Villanueva

Comentarios (8)add
...
escrito por Miguel , January 03, 2013
Excelente artículo.
...
escrito por the power metal , January 04, 2013
buen articulo, justo el dia de la resurrecion en mi cumpleanos. Arriba alianza toda la vida
...
escrito por daleucampeon , January 04, 2013
Lindo articulo, soy crema 150% pero me dio gusto q Alianza renaciera de ese terrible accidente.
...
escrito por Sejo , January 04, 2013
Excelente nota, permítanme alargarla con la crónica de un hincha blanquiazul que estuvo presente en el estadio:
Ese día todo fue emotivo, desde la salida del equipo hasta el final del encuentro, el estadio estaba repleto, todo fue emoción, y los goles fueron gritados como nunca por un estadio fervoroso y profundamente blanquiazul.
Desde temprano las entradas se acabaron, las de sur las primeras, y la gente que no consiguió en esa tribuna se fue a norte a hacer barra. Gente con banderas de Aliancistas por todas partes, algunas de Chile por el gesto de ColoColo.
Los jugadores salieron a la cancha emocionados, Colibrí Rodríguez parecía que iba a romper en llanto, El Cholo Castillo, con su clásica Guayabera y lentes oscuros. Al comienzo Bolognesi se puso bravo, aprovechando el nerviosismo del segundo debut de los íntimos, pero el arquero Letelier respondió bien, luego Alianza de la mano de Cubillas comenzó a hilvanar jugadas diablas, íntimas, comenzó a tocar magnificamente con el chilenito Huertas, Valencia, Quiroz e Illescas también hacian lo suyo, pero no llegaba el gol, Colina el arquero del Bolo atajaba bien y los defensas Charún y Vera se multiplicaban complicando el panorama,,,hasta que llegó el Gol, Cubillas fue fouleado a los 44' del primer tiempo y Montalván cobró penal, Illescas fue el encargado de mandar la pelota al fondo del arco, GOOOOOOLL. El Bolo no se resignó a perder y se lanzó al ataque y a los 12' del S.T. Mario Cisterna metió un golazo. Teófilo Cubillas tomó nuevamente la batuta del equipo, casi anota de tiro libre. El "nene" inacabable, jugó como un chico con tremendas ganas, la verdad que él motivo al equipo, porque en un determinado momento parecía que Alianza se desconcentraba, y Cubillas ponía fútbol, hasta que hizo ese pase magistral a Illescas a los 40' del S.T., quien pateó fuerte de abajo para arriba y GOOOOOOOLLLLL, GOl del triunfo y Cubillas y todo el estadio lo gritan con todo el corazón.ARRIBA ALIANZA SEÑORES!
...
escrito por Constantino , January 04, 2013
Soy hincha de la U y aún recuerdo la pena enorme de todos los hinchas del fútbol sin importar el color de camiseta. Hubo un doblete internacional que se jugó a pocos días de la tragedia. En el primer partido jugaron Universitario vs Universidad Católica. Cuando la U saltó al campo, lo primero que hicieron los jugadores cremas fue acercarse a la tribuna sur y hacer una reverencia. La respuesta del Comando fue inmediata: Crema, Amigo!, fue el grito que bajó de las graderías. Luego fueron a saludar a su propia hinchada. El gol victorioso de la U fue celebrado con igual emoción por ambas populares y luego, en el partido de fondo, cuando Alianza salió a enfrentar a Independiente, la Trinchera Norte no tuvo ningún problema en gritar a voz en cuello Arriba Alianza!. Espero que llegue el día en que no se ancesarria una tragedia para volvernos más civilizados.
...
escrito por MIGUEL ABEL , January 07, 2013
Yo también estuve presente en Matute ese día. Tenía ocho años y la tragedia del Fokker marcó para siempre sobre mi cuerpo los colores balnquiazules. No he vivido tan fervorosamente un partido de fútbol en un estadio como ese. Matute estaba abarrotado de gente, lleno total, rebalsaba de aficionados. Los goles de Illescas, Cubillas jugando con el vigor de un juvenil, Letelier corriendo rodeado de gente al arco sucediendo a Caico. Quien no lloró ese día en Matute era de metal, no tenía corazón. Es inolvidable, el mejor recuerdo de mi vida en un estadio de fútbol.
...
escrito por Paulo , January 03, 2017
Mi papá Roberto Rojas pertenecía a Municipal, no a Cristal, y por amor a Alianza regresó.
...
escrito por Fernando R , January 04, 2017
Excelente artículo y emotivos recuerdos.
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy