Composición fotográfica: Roberto Gando / DeChalaca.comSporting Cristal tendrá un entrenador argentino (Claudio Vivas) hasta diciembre y tendría a otro (Daniel Ahmed) desde enero. Pero alguna vez llegó a tener dos al mismo tiempo: recordemos el paso de la dupla Oscar López-Oscar Cavallero en 1989 y 1990.

 

Eran amigos desde su adolescencia, en los años cincuenta; eran tocayos de toda la vida; trabajaban como  dupla de entrenadores desde 1978, en Quilmes. Se llamaban (se llaman) Oscar López y Oscar Cavallero. López (1937) fue un habilidoso wing de Independiente de Avellaneda, a quien una lesión retiró del fútbol; Cavallero (1939), un sobrio ex arquero de Vélez y Banfield, padre además del ex arquero internacional Pablo Cavallero. Llegaron al Perú en los peores tiempos del país: Sporting Cristal los tuvo como técnicos en 1989 y 1990.

Fama en ascenso

Escena del empate sin goles entre el Inter de San Borga y Cristal durante al Regional II del campeonato de 1989 (Recorte: diario El Comercio, suplemento Deporte Total)López y Cavallero comenzaron a trabajar juntos en 1978, en Quilmes. Estuvieron en el banco de equipos ‘chicos’ o del ascenso: condujeron a Arsenal de Sarandí (cuando estaba en la ‘B’), Ferro Carril Oeste, Almirante Brown y Los Andes. También dirigieron las divisiones inferiores de Vélez Sarsfield, San Lorenzo y Huracán. La dupla despegó a mediados de los ochenta, con dos ascensos consecutivos: en 1983 con Atlanta y en 1984 con Deportivo Español, a quien dirigieron tres años, siendo revelación de la temporada 1985/1986 (tercer puesto, detrás de River Plate y Newell’s Old Boys). Con esas credenciales llegaron al Perú, en 1989.

Sporting Cristal venía de ser campeón nacional de 1988 y campeón del Regional I de 1989 (que lo clasificó a la Libertadores de 1990 y a la final por el título nacional) con un hombre de la casa: Alberto Gallardo. Sin embargo, la dirigencia cervecera, en una situación algo parecida a la reciente con Roberto Mosquera, prescindió de los servicios del ‘Jet’ (que volvió a las divisiones menores). Se fijó en el mercado argentino y encontró a la dupla mencionada: López y Cavallero llegaron para el II Regional Metropolitano.

El estreno fue muy auspicioso: el 8 de octubre de 1989, en Matute, Cristal goleó 3-0 a Deportivo Municipal con goles de Luis ‘Bimbo’ Ávila, Francesco Manassero y Nilton Vieira (en contra); esa tarde, López y Cavallero hicieron debutar en Primera a Pablo Zegarra. En las tres jornadas siguientes, los rimenses empataron 0-0 contra el Inter de San Borja, vencieron 1-0 a Alianza Lima con gol de Jorge Arteaga y golearon 4-0 a San Agustín (haciendo debutar a Flavio Maestri). La campaña fue buena: Cristal ganó siete partidos, empató dos y perdió solo uno (contra Unión Huaral, la gran sombra de la dupla, en la fecha 7); quedó segundo, por diferencia de goles, pues obtuvo el mismo puntaje que el primero, Universitario.

El arquero Gustavo Gonzales solo atina a mirar el gol del triunfo huaralino en la final que perdió Cristal (Recorte: diario El Comercio, suplemento Deporte Total)El sistema del torneo de 1989 fue un enredo, pero Cristal tuvo que afrontar una preliguilla por el Regional II, donde fue eliminado por Aurora de Arequipa (derrota 2-0 en Arequipa, triunfo 2-1 en Lima). Sin embargo, por quién sabe qué razones, disputó un repechaje ‘de consuelo’ contra Alianza Atlético (eliminado por Huaral), que también lo dejó fuera (ambos se ganaron mutuamente por 3-1, pero los ‘churres’ clasificaron a la liguilla por penales). La liguilla del Regional II la ganó Unión Huaral, que clasificó a la final nacional a la que ya esperaba Sporting Cristal (campeón del Regional I).

La final se disputó el jueves 8 de febrero de 1990, en Matute; se había pactado originalmente para el 7 en el Nacional, pero tuvo que suspenderse pues, como medida de protesta, trabajadores del IPD anegaron el campo de juego: una postal del caos que vivía el país. Huaral dio el golpe y ganó 1-0 con gol del ‘Venado’ Aguirre en tiempo suplementario; el Cristal de López/Cavallero se quemó en la puerta del horno.

El apagón del 90

Los refuerzos argentinos que llegaron a Cristal en 1990 a pedido de la dupla técnica (Recorte: diario Expreso)Para 1990, la dupla trajo a una legión de compatriotas: Carlos Argüeso, Pedro Galván, Maximiliano Cincunegui y Juan Carlos Kopriva (los tres primeros, rápidamente olvidados; el último, más recordado en Alianza de 1994 que en el club rimense, donde sin embargo se mantuvo hasta 1991).

La Copa Libertadores de 1990 arrancó en abril: Cristal debutó con un 0-0 contra Huaral en Lima, en partido que tuvo que jugarse en dos fechas, debido a un apagón ocasionado por una voladura de torres en Santa Eulalia, fina cortesía de Sendero Luminoso.

El grupo, junto a Colo Colo y Universidad Católica de Chile, parecía accesible, pero los rimenses no estuvieron a la altura: en Lima, empataron 0-0 contra Católica (donde jugaba ‘Chemo’ Del Solar) y cayeron 1-2 ante el ‘Cacique’. La goleada 3-0 sobre Huaral no sirvió de nada: sendas derrotas por 2-0 en Santiago, ante Colo Colo y Católica, liquidaron al cuadro rimense y sellaron la suerte de López/Cavallero.

A la eliminación copera se sumaron rumores de rencillas en el plantel (el clásico peruanos vs. extranjeros) y la indisciplina de un jugador en Santiago. El torneo local no fue paliativo: Cristal debutó venciendo 1-0 a AELU, pero luego cayó 2-0 en Ica ante Octavio Espinosa y cosechó empates ante Inter (0-0) y Huaral (2-2). Suficiente para romper el contrato; la dupla se marchó junto a Cincunegui, Galván y Argüeso.

En Inter y en Armenia

La dupla de Oscar López y Oscar Cavallero -a la izquierda y derecha, respectivamente- en su último trabajo conjunto a cargo de Racing Club (Foto: lanacion.com.ar)López y Cavallero, para su suerte, encontraron equipo con rapidez: dirigieron a Gimnasia y Esgrima de La Plata en 1990/1991. Luego, tuvieron una fugaz separación: Cavallero dirigió a Deportivo Español entre 1991 y 1993, mientras que López fue contratado por Deportivo Mandiyú de Corrientes. Se reencontraron en la segunda mitad de 1993, en Banfield. En su país, ganaron fama de entrenadores defensivos y de ‘bomberos’: “Cada vez que un club tiene barullo, ahí seguro que estamos nosotros”, confesó López en una entrevista en 1995.

En 1996 volvieron a Deportivo Español; en 1998, condujeron a Huracán y en 2000 tuvieron su última aventura conjunta: de septiembre a diciembre dirigieron a un Racing en crisis, que terminó último en el Clausura.

La dupla se separó y cada uno tomó caminos inesperados. Cavallero fue asistente técnico nada menos que de Héctor Raúl Cúper en el Inter de Milán, entre 2001 y 2003; López, en tanto, dirigió a la selección de Armenia en 2002. López, asimismo, dirigió a Ferro en 2003, donde tuvo como asistente a Gustavo Grondona, ex volante de la ‘U’ y Cristal.

Ya en el semi retiro (aunque López acaba de abrir una escuela de fútbol en Ranelagh, en el Gran Buenos Aires), algunos clubes todavía los recuerdan. Aunque las duplas de entrenadores nunca calaron como moda en el fútbol, ellos marcaron la tendencia por más de dos décadas: Cristal fue uno de sus destinos.

Composición fotográfica: Roberto Gando / DeChalaca.com
Foto: lanacion.com.ar; Recortes: diarios El Comercio / suplemento Deporte Total y Expreso

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy