Composición fotográfica: Roberto Gando / DeChalaca.comSiempre fallaron, siempre se les criticó: pero en 1991, fue tal el cargamontón que los árbitros peruanos se fueron a la huelga. Cinco partidos fueron dirigidos por jueces ya retirados: uno de ellos, tal vez, podría postularse a los Guinness.

 

Una huelga más, una huelga menos, no era gran novedad en el Perú de principios de los noventa. Pero a fines de octubre de 1991, se desató una muy singular, que tuvo como protagonistas a los árbitros de la Primera División.

Como se sabe, 1991 fue el último año de los nefastos torneos regionales; el campeonato se dividía por zonas y el fútbol limeño estaba bajo la dirección de la Región Metropolitana. Otras cosas sí eran iguales al presente: los árbitros se equivocaban con frecuencia. El lunes 21 de octubre, la Región Metropolitana publicó un comunicado para confrontar a los jueces; lo hizo de forma desatinada, afirmando que no se hacía “responsable por los actos bochornosos que puedan realizar los espectadores como consecuencia de los malos arbitrajes”. En cristiano, la premisa era esta: si al árbitro le pegan, que se sobe.

Este es el duelo preliminar en Matute entre Defensor Lima y Yurimaguas, que fue arbitrado por Rubén Vargas, quien fue el único que no acató la huelga de sus colegas (Recorte: diario El Comercio / suplemento Deporte Total)El miércoles 23 se jugó la fecha con normalidad. Los jueces, sin embargo, preparaban el contraataque. El viernes 25 no solo rechazaron el comunicado, sino que publicaron el suyo: se declararon en huelga y anunciaron que dirigirían los encuentros de las zonas provinciales, pero no los de la zona Metropolitana. En cristiano, la réplica era esta: si no nos protegen, que arbitre su abuela.

Y no arbitraron las abuelas, pero sí los abuelos, dicho esto con el mayor respeto. Los dirigentes, que no querían ceder, optaron por una alternativa insólita. El domingo 27 de octubre, por la fecha 15 del II Regional Metropolitano, cinco de los seis encuentros jugados en la capital fueron dirigidos por árbitros ya jubilados.

La tremenda corte

Este enfrentamiento entre Sport Boys y Octavio Espinosa en el Lolo Fernández fue arbitrado por el veterano Luis Gonzales Zuloeta, con sesenta años a cuestas (Recorte: diario El Comercio / suplemento Deporte Total)Leyó bien: cinco de seis partidos fueron dirigidos por ex árbitros, porque hubo un disidente: Rubén Vargas no acató la huelga de sus colegas y ‘pitó’ el Defensor Lima-Yurimaguas que fue preliminar en Matute. No se hizo problemas y expulsó acertadamente a un jugador por bando: Carlos Castro en Defensor y Jorge ‘Tata’ Reyes de Yurimaguas. Los ‘carasucias’ ganaron 2-1con doblete de Ricardo Zegarra y descuento de Gerardo Hernández.

El choque de fondo lo disputaron Alianza Lima y Unión Huaral: con 55 años de edad, Edison Pérez Núñez, retirado en 1986, tomó el silbato. Fue un partidazo: 3-3 entre los blanquiazules de Simo Vilic y los ‘naranjeros’ del ‘Cabezón’ Cubilla. Rosinaldo abrió la cuenta para el local; Félix Puntriano y Eduardo Rey Muñoz voltearon para la visita; remontó otra vez Alianza con tantos de ‘Vitito’ Reyes y Carlos Guido; Humberto Rey Muñoz, de penal, puso el 3-3 definitivo.

Ricardo Besada y Martín Rodríguez disputan el esférico en un Municipal - Inter que fue semifondo en el Nacional y que fue dirigido por el ya retirado Enrique Labó (Recorte: diario El Comercio / suplemento Deporte Total)En el Lolo Fernández, a su vez, se jugó un encuentro en solitario: Sport Boys derrotó 3-1 a Octavio Espinosa con goles de Ramón Anchisi, Germán Carty y Ramón Perleche. Dirigió Luis Gonzales Zuloeta, con sesenta años de edad y retirado en 1982; Gonzales era conocido como ‘Tres Patines’ por su parecido físico con el inolvidable actor cubano de la Tremenda Corte.

Los hermanos coraje

En el estadio Nacional hubo triplete. El choque de semi-fondo fue dirigido por el más ‘chiquillo’ de los jubilados: Municipal derrotó 2-0 a Inter de San Borja (goles de Ricardo ‘Chancha’ Besada y ‘Willy’ Quevedo) y tuvo como juez central a Enrique Labó, con 52 años de edad y un retiro más reciente que el de sus pares (1988).

El estelar de aquel triplete en el Nacional fue el Universitario - Cristal, que tuvo algunos incidentes y que fue dirigido por el exarbitro Javir Rivero Ángeles (Recorte: diario El Comercio / suplemento Deporte Total)El choque de fondo fue un triunfo de Universitario por 2-0 sobre Sporting Cristal con goles de Tomás Silva y Jesús ‘Chucho’ Torrealba. El único incidente se registró cuando Horacio Baldessari intentó agredir al médico de Universitario, Jorge Alva, por retrasarse en una curación. La ‘Pepa’ fue expulsado por el árbitro Javier Rivero Ángeles, quien estuvo en actividad hasta mediados de los años ochenta.

Su hermano mayor, sin embargo, ya había sido el protagonista de la jornada. En el preliminar, se enfrentaron San Agustín y AELU, con triunfo ‘canario’ por 3-2 (goles de los argentinos Daniel Mezzina, Sergio Bufarini y Rubén González y descuentos ‘nisei’ de Rodolfo ‘Comisario’ Miñán y Willy Uehara). Para asombro de todos, salió al campo el veteranísimo Carlos Rivero Ángeles, retirado en 1978. En una de las demostraciones más entrañables de profesionalismo, Rivero, con casi setenta años de edad, dirigió en buzo y zapatillas las incidencias del choque que abrió el triplete en el Nacional. “Pese a no tener movilidad, cumplió con acierto la misión de dirigir este compromiso”, comentó el diario El Comercio.

¿Va para el Guinness?

Esta pintoresca imagen pertenece al preliminar en el Nacional entre San Agustín y AELU. Fue arbitrado -en buzo- por el veteranísimo Carlo Rivero Ángeles, quien bordeaba los 70 años (Recorte: diario El Comercio / suplemento Deporte Total)Terminada la fecha, hubo arreglo entre dirigentes y árbitros, aunque, como respuesta simbólica, la Región Metropolitana decidió que para el clásico entre Alianza y Universitario, que se disputó el 31 de octubre, se trajera a un árbitro del exterior: dirigió el argentino Juan Carlos Loustau.

Lo que nadie investigó es si lo ocurrido en aquel fin de semana significó un record en la historia del fútbol. Nos referimos, desde luego, al caso de Carlos Rivero. En los records Guinness existe una categoría para el árbitro más joven del fútbol profesional; sin embargo, no está abierta la categoría del juez más longevo, salvo para la especificación de mundiales (el inglés George Reader, con 53 años en la final de Brasil 1950). No conocemos la edad exacta de Rivero; según el ex juez Víctor Marañón estaría bordeando los noventa años. Rivero se retiró en 1978 y ya por entonces era considerado un árbitro ‘veterano’; en ese tiempo, los jueces se retiraban generalmente a los 55 años; cálculos más y cálculos menos, es probable que en octubre de 1991 bordeara los setenta. Queda pendiente la confirmación de su edad, en la que quizá pueda ayudarnos algún familiar o ex colega. ¿Sería descabellado postular a Rivero a los Guinness?

Composición fotográfica: Roberto Gando / DeChalaca.com
Recortes: diario El Comercio / suplemento Deporte Total

Comentarios (7)add
...
escrito por fabrizio , September 24, 2012
Que buen articulo!
Que pena que la foto no se puede ver mas grande.
Saludos
...
escrito por David , September 24, 2012
Entonces Melgar traera arbitros chilenos o bolivianos para que nos arbitren, a la calle!! arbitros? peruanos
...
escrito por neto , September 25, 2012
Pero tambien el inconveniente es que el arbitraje no es 100% profesional, y no hay una buena camada.
...
escrito por Miguel , September 25, 2012
Como siempre ustedes están en todas.
...
escrito por maria fernanda amayo rivero , March 23, 2014
Me encantó el articulo y claro como no me va gustar si estan hablando de mi abuelo el mejor de todos ahora le explico que si en ese ano mi abuelo tendria 69 o 70 anos de edad hoy cumple 92 anos ( 23 de marzo 2014) seria un orgullo saber que él es considerado un guiness y porque no ? Podemos hacer muchisimas cosas mas si quieren aun mas informacion o quizas hablar con el personalmente pueden comunicarse conmigo a mi correo el seria mas que feliz de contarles todo con detalles !
...
escrito por RAUL GONZALES , January 20, 2016
OTRO CASO QUE PODRIA IR A LOS GUINNESS ES QUE EN EL PARTIDO QUE SE JUGÓ EN EL LOLO FERNÁNDEZ,EL QUE ARBITRÓ TUVO COMO JUECES DE LÍNEA A SUS 2 HIJOS, CASO ÚNICO EN EL MUNDO YA QUE FUE UN PARTIDO OFICIAL Y DE PRIMERA PROFESIONAL








...
escrito por Diego Gonzales , February 18, 2016
Creo que deberían incluirlo el libro Guinness como caso único, ya que no volví a ver un caso así como el que protagonizamos mi fallecido padre Luis Gonzales, mi hermano Raúl Gonzales y quien escribe, Juan Diego Gonzales.
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy