Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.comEste 16 de octubre se cumplen 25 años del retiro oficial de uno de los jugadores más emblemáticos que tuvo el campeonato: Pedrito Ruiz, ídolo máximo de Unión Huaral, jugó en 1988 su último encuentro en Primera División.

 

El nombre de Pedrito Ruiz, apoyado en el inmortal diminutivo, ha quedado grabado como leyenda: por el fulbito, por los perfectos tiros libres y penales, por los míticos goles olímpicos, por su bonhomía y por su fobia a los aviones, que acaso no permitió que su carrera despegue hacia otros horizontes. El nombre de Pedrito es también sinónimo de Unión Huaral, el equipo de su tierra y con el que colgó los botines, de manera oficial, el domingo 16 de octubre de 1988.

Una final para el final

Entre el fallecimiento de 'Pocho' Rospigliosi y el voley en Seúl 88, otro acontecimiento importante ocurría en el Perú: el retiro de Pedrito Ruiz. (Recorte: diario La Crónica)El día de su retiro, eran horas de luto para el fútbol peruano: acababa de morir Alfonso ‘Pocho’ Rospigliosi. Pedrito se hacía un espacio entre los homenajes de los diarios a quien fuera el periodista deportivo más importante que tuvo nuestro país. La liguilla por el Regional tampoco había convocado a mucho público, opacado el fútbol por la histórica participación reciente de nuestra selección de vóley en Seúl 88.

Con 41 años de edad y 21 de trayectoria futbolística (debutó en Primera en 1967, con camiseta de Defensor Lima), que incluyeron también pasos por Juan Aurich y Sporting Cristal, Pedrito tenía que despedirse con la chompa del ‘Pelícano’. Incluso, ya había dirigido a Huaral, como técnico/jugador, en 1986, al estilo del ‘Checho’ Ibarra en el Cienciano de 2010. Los huaralinos enfrentaban a la ‘U’ en la última fecha del hexagonal. Era una final tácita: la ‘U’ le llevaba un punto a Huaral, por lo que el ganador daría la vuelta (que clasificaba a la Copa Libertadores de 1989 y a la final por el título nacional), favoreciendo a los cremas el empate. “Quiero ganarle a la ‘U’ y dejar a mi equipo clasificado a la Libertadores”, fueron las palabras pre-retiro de Pedrito.

Pellejo de caudillo

La ‘U’ le llevaba un punto a Huaral, por lo que el ganador daría la vuelta. El marco parecía perfecto para la despedida. (Recorte: diario La Crónica)Ante apenas 15 mil espectadores (discreta asistencia para una final), ese 16 de octubre, Huaral, dirigido por Luis Pau, salió a la cancha con Eusebio Farfán en el arco; Roberto Vega, Pedro ‘Toronjo’ Paredes, Frank Ruiz y Felipe Uculmana en defensa; Enrique León, Jorge Cordero, David Fuentes y Pedrito en mediocampo; Humberto Rey Muñoz (Ernesto Aguirre) y Domingo Farfán en ataque. En Universitario, Juan Carlos Oblitas reemplazó al lesionado Juvenal Briceño por Jesús Torrealba; formó con César Chávez Riva; Leo Rojas, Pedro Requena, José Del Solar y José Trece en defensa; José Luis Carranza, Javier Chirinos, Alfonso Yáñez y Fidel Suárez al medio; Eduardo Rey Muñoz y Torrealba en ataque.

Tras los preliminares (sendos 2-2 entre Cienciano y Deportivo Junín, y entre San Agustín y Alianza Atlético), otro personaje se despidió esta tarde: el árbitro Enrique Labó recibió un homenaje de sus compañeros (aunque vale aclarar que salió brevemente del retiro en el Plácido Galindo de 1989) y le dio la posta a César Pagano, que condujo el choque. El partido fue intenso y discreto. La ‘U’ aseguró la clasificación a la Copa a los 77’, con un fuerte remate del ‘Torito’ Oswaldo Araujo, que había reemplazado a Torrealba.

El encuentro entre la 'U' y Huaral acabó igualado, Pedrito Ruiz acabó disgustado y reclamándole al árbitro. (Recorte: diario La Crónica)Huaral llegó al empate a los 90’, con un disparo de ‘Pellejo’ Cordero de media distancia. Cuando todos imaginaban que se venían unos descuentos de película, Pagano se llevó el silbato a la boca y no dio ni medio segundo de compensación. Pedrito terminó su carrera con un mueca de fastidio y reclamándole al árbitro.

Con los amigos y con su gente

“Me dedicaré a formar chicos un par de años y después al ruedo de los grandes. Quiero ser técnico”, dijo Pedrito luego del retiro. Su deseo se cumplió a medias, pues su trayectoria en los bancos fue discreta, aunque incluyó el título de la Segunda de 2002 con su querido Huaral, al que también dirigió en un par de campañas en Primera (2003 y 2004).

Meses después del adiós, el 3 de febrero de 1989, tuvo su partido de despedida, en el Julio Lores Colán, con un choque de exhibición entre Unión Huaral y un combinado limeño. Estuvieron presentes, entre otros, Teófilo Cubillas, Héctor Chumpitaz, Rubén Toribio Díaz, César Cueto y Jorge Hirano, todos enfundados con el uniforme de Huaral. El cuadro de Pedrito ganó 2-1 con goles de Silverio Gonzales y José Ziani, y descuento del uruguayo Waldemar Victorino. Pedrito dejó el campo a los 65’ y lo reemplazó su hijo, Pedro Ruiz Jr.

Se fue callado y entre ovaciones de todo el pueblo huaralino, que nunca se cansará de rendirle tributo.

Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.com
Recortes: diario La Crónica

Comentarios (3)add
...
escrito por lolo de caujul , octubre 16, 2013
Un jugador con una calidad futbolística fuera de lo común. De haber tenido más ambición y acaso más profesionalismo hubiera superado a Cueto o Loayza en el panteón de los jugadores más exquisitos del fútbol nacional. Siempre nos quedará la duda de saber como se habría desempeñado en un fútbol más competitivo que el nuestro.
...
escrito por Rodrigo , octubre 17, 2013
Un ícono indiscutible del fútbol del norte chico y uno de los mayores emblemas de la historia del "Pelícano". Hay que aprender de ejemplos pasados; no esperemos su partida para recién rendirle ese justo homenaje que merece en Huaral y en el Perú entero.
...
escrito por Wil , septiembre 02, 2020
El maestro Pedrito. Todo un caballero. Merece el mejor de los reconocimientos del municipio de Huaral. Los homenajes en vida señores, después será por las huevas. Gracias
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy