Composición fotográfica: Gian Saldarriaga / DeChalaca.comComo dice su lema, el FC Barcelona representa mucho más que un equipo de fútbol. Es un símbolo de identidad política, social y cultural que a lo largo de los años ha defendido los anhelos de libertad del pueblo catalán. De un separatismo que, a pesar de los recientes éxitos de la selección española, sigue manifestándose en las tribunas del Camp Nou.

 

El separatismo y el nacionalismo son temas bastante complicados de tratar por todas las implicaciones políticas que tienen no solo en España, sino en toda Europa. Ambos términos significan muchísimo en la fuertemente arraigada idiosincrasia de un club como el FC Barcelona.

Así como ocurre con otros pueblos españoles como el vasco, un catalán, en general, siente que su país es Cataluña (su Comunidad Autónoma). Ello no solo se traduce en actitudes políticas sino que llega al extremo de meterse también en lo deportivo. Una vieja frase escocesa dice que después de un triunfo escocés no hay nada mejor que una derrota inglesa; Una quimera de muchos: la selección catalana, acá posando antes de un partido de selecciones autonómicas contra el País Vasco (Foto: el-mundo.net)encaja perfectamente en la realidad barcelonesa, pues basta remontarse al Mundial 2006, cuando España fue eliminada por Francia en octavos de final. Relataba por entonces el escritor Fernando Iwasaki en un artículo publicado en Deporte Total de El Comercio que en los bares de Barcelona se festejaban los sombreros de Zidane y se gritaban los goles bleus. Ocurría que la selección de la gente, el FC Barcelona, no jugaba ese Mundial.

La respuesta al yugo

Es harto conocido que las discrepancias entre madridistas (quienes encarnan la supuesta unidad española) y catalanes tuvo su punto más tenso durante la dictadura de Francisco Franco. El Generalísimo obligó a los dirigentes barcelonistas a cambiar el nombre del club (de Football Club Barcelona a Club de Fútbol de Barcelona), y suprimió la bandera de Cataluña del escudo. Además, apoyó decididamente la consolidción del RCD Espanyol, equipo que representa a la derecha catalana y que -se dice- afirmó la utilización del azul como parte de su vestimenta en honor al color distintivo de la guardia franquista. Hasta Mafalda participa ironizando sobre los dimes y diretes entre Cataluña y el resto de España (Foto: photobucket.com)Por eso, se dice que el Camp Nou era el único lugar donde el pueblo catalán era libre del dictador y podía hacer exclamaciones de protesta; y además, era el único lugar donde le podían "ganar" a Madrid.

No obstante, es sabido que nueve de cada diez catalanes son del Barça, y el sentimiento de superioridad de la camiseta azulgrana en Europa es uno de los argumentos más fuertes para afirmar, hoy por hoy, la autonomía de la región respecto de España. El ugandés Simon Kuper, en su célebre libro Soccer against the enemy, opina que en el Camp Nou jamás se han hecho problemas de recurrir a extranjeros para procurar tener un mejor equipo debido a que la ciudad considera que ellos son especies de "aliados" para conseguir su independencia. Todo lo contrario de lo que ocurre con el Real Madrid, donde, por ejemplo, una de las razones que se achaca hoy como causante de la crisis merengue pasa por la contratación indiscriminada de jugadores extranjeros y no estar mirando a las canteras, como ha sido una costumbre en el Bernabéu.

La tribuna catalana no perdona a sus coterráneos que participaron de la consecución del título europeo para España (Foto: el-mundo.net)Las diferencias quedan clarísimas en los medios españoles. Marca y As tratan, en general, los triunfos del Barcelona -aun ahora cuando deslumbra al mundo con su gran nivel futbolístico- como si se tratara de cualquier otro club de la Champions. Por el otro lado, Sport, el diario deportivo catalán, fue muy tibio durante la última Euro para describir a la selección española, inclusive a pesar de su gran campaña.

¿Y el efecto Aragonés?

De hecho, durante mucho tiempo se dijo que la selección española no funcionaba como equipo ni conseguía títulos debido a las grandes diferencias que había entre jugadores madridistas y catalanes. Ya en las Olimpiadas de Barcelona 1992, la Sub-23 española debió jugar todos sus partidos fuera de la ciudad sede antes de la final, dado que se preveía que el aficionado no apoyaría a la selección. Cuando se accedió a la final con Polonia, el partido debía jugarse en Montjuic, y si bien el 3-1 fue celebrado con relativa euforia en las tribunas, Bojan Krkic celebrando un gol con la camiseta de Cataluña (Foto: el-mundo.net)en las pantallas de la televisión oficial catalana se había aprovechado el momento para hacer un paréntesis en la cobertura olímpica y dar pase a un reportaje sobre los trabajos de pretemporada que realizaba el FC Barcelona. Más claro, ni el agua.

Hoy, luego de que España ha logrado el título de la Euro 2008 con varios catalanes en el campo, algunos piensan que las trabas se superaron. Pero bastaría que echaran una mirada a algunas imágenes como la adjunta, en la que -en un partido de selecciones autonómicas, que se juegan tradicionalmente cada tanto en España- los aficionados catalanes tratan de "traidores sin olvido ni perdón" a Puyol, Xavi, Capdevila, Cesc Fábregas y Luis García por haber gozado el triunfo de la 'Furia' en la Euro.

Parece, pues, que ni siquiera el título europeo logrará ejercer un punto de quiebre en el separatismo catalán. Y es que los motivos son más poderosos, como culmina Kuper en su libro su capítulo sobre el FC Barcelona, "también hay algunos que son socios (del club) porque les gusta el fútbol".

Composición fotográfica: Gian Saldarriaga / DeChalaca.com

Fotos: el-mundo.net, photobucket.com

Comentarios (3)add
...
escrito por Charly , mayo 27, 2009
Muy interesante, sigan así, recien conozco la página y todos los días aprendo algo nuevo del futbol.
...
escrito por alonso , marzo 22, 2010
primera vez que leo este articulo (a pesar de que tiene sus meses) pero me gusto bastante.
...
escrito por Antihipocresía , febrero 04, 2011
Madre mía, pero que barbaridades que dice este artículo. Es un ejemplo más de la hipocresía culé.

Dices que el régimen franquista perjudicó al Barça y apoyó la consolidación del Espanyol. Como se entiende entonces que el Barça ganara en esos años un montón de Ligas y Copas del Generalísimo? (el Barça fue el club que más Copas del Generalísimo ganó. Como se entiende que el Barça pudiese recalificar el campo de Les Corts y así poder construir el Camp Nou gracias a un decreto del mismo Franco? Como se entiende que durante esos años el Barça cada vez fuese más y más grande y se distanciase a una distancia casi abismal del Espanyol.

Y que tontería lo de que el Espanyol era el equipo de la derecha y que eligió el azul en honor a la guardia de Franco. El Espanyol iba de azul y blanco desde principios de siglo XX. Cuandó empezó la Guerra Civil el Espanyol ya iba de azul y blanco, y Franco no estaba todavía.

Que sarta de sandeces llega a decir este artículo. A ver si repasais un poco la historia y escribís artículos con un poco más de credibilidad y rigor.
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy