Composición fotográfica: Gian Saldarriaga / DeChalaca.com

Setiembre le sonrió futbolísticamente a países en cuyas latitudes sus hinchadas están, desde hace tiempo, vacunadas contra el fracaso. Si nuestra voz afónica de tanto gritar sobre la hora nos ha vuelto a llenar de oxígeno y esperanzas en estas Eliminatorias, en el Viejo Continente hubo emociones aún mayores. Esta es la historia de una selección que esperó casi cuatro décadas para ganar un partido en Eliminatorias: Luxemburgo, 2,600 kilómetros cuadrados de pura garra y heroísmo.

Composición fotográfica: Gian Saldarriaga / DeChalaca.com

Si usted, hincha peruano, se cree sufrido, es que no conoce la épica hazaña de once soldados y su lucha. Quizá no por un cupo en el Mundial, sino simplemente por ganar un partido de Eliminatorias después de 36 años. Sí, así como lo lee: treinta y seis.

Es cierto eso de que la perseverancia rinde sus frutos. Sin embargo, para Luxemburgo esta popular creencia ha sido esquiva. El equipo del pequeño Gran Ducado es la única selección nacional del mundo en haber disputado todas las Eliminatorias de la historia de la Copa Mundial. Y nunca ha logrado llegar a la máxima cita.

 

Kim Kintziger y el capitán Jeff Strasser luchan el balón para Luxemburgo frente a Ruud van Nistelrooy. Fue en las últimas Eliminatorias para la Euro y venció Holanda apenas 1-0 (Foto: daylife.com)UN ESPACIO PARA EL BALÓN 

Con una población menor a la del distrito de Comas, Luxemburgo está enclaustrada no solo geográficamente entre gigantes europeos como Francia y Alemania, sino que, futbolísticamente, también ha sentido la aplastante cercanía de potencias mundiales del balón en su accidentado periplo por los gramados del continente.

Luxemburgo debutaba en competiciones internacionales en 1911 con una derrota 1-4 en casa frente a su vecina Francia. Unos años más tarde, sus redes comenzarían a ser anfitrionas de lujo con los goles rivales. En las Olimpiadas de 1936, Alemania le propinaba un 9-0 y dos años más tarde, Hungría le encajaba 6. En los Juegos Olímpicos de Londres 1948, sin embargo, Luxemburgo conseguiría la mayor victoria de su historia: un 6-0 frente a Afganistán. En la década del '60 y luego del 80, Inglaterra le endosaba sus peores derrotas, ambas por 9-0.

En general, no es un país caracterizado por cosechar grandes triunfos deportivos. Tanto es así que el estadio donde la selección de fútbol hace de local, el Stade Josy Barthel, le debe su nombre al único ganador de oro olímpico de la historia de la nación, en los 1,500 metros planos. El máximo referente del fútbol en ese país fue Louis Pilot, quien recibió en 2004 un galardón de la UEFA premiándolo como el jugador más notable de los últimos 50 años en Luxemburgo. El goleador histórico es Léon Mart, con 16 dianas entre la década del '30 y '40. No obstante, muchos de estos tantos los convirtió jugando contra las reservas de selecciones nacionales europeas. El jugador con más apariciones fue Carl Weis entre 1978 y 1998 y quien ostenta el mayor número de presencias aún en actividad es Jeff Strasser, capitán y estandarte de la vapuleada retaguardia ducal. Strasser, de 34 años y defensa del FC Metz de Francia -ex club de Wilmer Aguirre- inició la hazaña el pasado 11 de setiembre en Suiza.

 

EL DÍA CUANDO CAMBIÓ LA HISTORIA 

Tras abrir el marcador en el Letzigrund de Zurich, Strasser guió en una resistencia memorable, en la que, si bien recibieron el gol del empate, mostraron garra y temperamento para mantener el marcador así hasta los 85 minutos. Fue entonces que la figura del héroe moderno del Ducado, Alphonse Leweck, sacó un derechazo que se coló entre las piernas de Benaglio para la algarabía de toda una nación.

El mismo mediocampista que le había dado a Luxemburgo la victoria sobre Bielorrusia por las fases previas a la Euro 2008, hacia historia en Eliminatorias al Mundial, con la primera victoria de su selección desde aquel 2-0 frente a Turquía en 1972 en la clasificación para el Mundial de Alemania. Leweck, un auténtico héroe nacional en Luxemburgo (Foto: daylife.com)Tuvieron que pasar 13,140 días para que el pequeño territorio mediterráneo gozara de un triunfo, y qué mejor que de visita y ante la mirada atónita de Ottmar Hitzfeld, el flamante técnico de la escuadra Edelweiss.

Así, Leweck, que milita discretamente en el FC Etzella Ettelbruck de su país, se olvidó de las estadísticas y de los favoritismos y le dio a Luxemburgo la que bien podría ser su primera victoria por Eliminatorias en televisor a color.

Para el pequeño Gran Ducado de Luxemburgo, la historia futbolística está aún en rojo intenso, pero cuando se trata de hazañas de esta magnitud, a poco o nada saben los 881 goles en contra que ha recibido y los 251 partidos -de un total de 296 disputados- perdidos en su historia. Leweck y compañía han renovado la esperanza y, aunque no sirva de mucho a la postre, fueron héroes por 90 minutos, así como por estas latitudes aún retumba el eco afónico de un gol para el que no caben las palabras. Solo saber que es para estas hazañas para las que se vive, respira y ama el fútbol.

Fotos: daylife.com

Video: You Tube / Usuario: Videosport

Comentarios (1)add
...
escrito por Mario , abril 04, 2009
Ojo que en la Eurocopa de 1964 Luxemburgo estuvo a un tris de clasificar. Eliminó a Holanda y perdió la clasificación jugando un tercer partido contra Dinamarca. Este evento es particularmente importante porque en ese momento la fase final de la Eurocopa se jugaba entre 4 equipos, por lo que podríamos considerarlo como la página más gloriosa del futbol luxemburgués.
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy