Composición fotográfica: Roberto Gando / DeChalaca.comJuventus renació de sus cenizas y parece volver a las mejores épocas de su historia. Una de ellas fue en la primera mitad de los años treinta, cuando deslumbró con cinco títulos consecutivos en la Serie A.

 

Juventus Football Club, fundado en 1897, es el equipo más laureado de Italia (28 títulos de Primera División) y uno de los más poderosos de Europa.  Por sus filas han pasado grandes jugadores y su historial incluye varias alineaciones para la historia; una de ellas fue la de la primera mitad de los años treinta, cuando dominó la escena futbolística del ‘país de la bota’ con cinco títulos consecutivos, desde 1930/1931 a hasta 1934/1935: a este periodo se le conoce como el ‘Quinquennio d'Oro’. Este lustro permitió al cuadro turinés consolidarse como uno de los más fuertes del país y ganar miles de simpatizantes.

Primeros pasos

El técnico de la Juventus de los cinco títulos, Carlo Carcano, le da instrucciones a Felice Borel (Foto: juveclubsantagata.it)Terminada la temporada 1929/1930, en la que culminó tercero, Juventus, presidido desde 1924 por Edoardo Agnelli, decidió hacer cambios en la plantilla: contrató al mediocampista Giovanni Ferrari (ex Alessandria), al delantero Marco Vecchina (ex Padova) y al entrenador del Alessandria, Carlo Carcano, quien impuso el Método de la WW (llamado también 2-3-2-3), un novedosísimo sistema de juego (para la época), patentado por el posteriormente campeón del mundo Vittorio Pozzo.

El comienzo fue arrollador: ganó los ocho primeros partidos, uno de ellos ante Milan en San Siro (0-3). Perdió el invicto en casa ante Nápoli (1-2), pero luego siguió cosechando buenos resultados para coronarse campeón en la penúltima fecha, venciendo 1-0 al Ambrosiana (Inter) con gol de Raimundo Orsi. Terminó la temporada con 55 puntos, cuatro más que la Roma. El goleador del equipo fue el propio Orsi, con 20 tantos. Además, disputó la Copa Mitropa (primera competición continental de clubes en Europa), en la cual fue eliminado a manos del Sparta Praga. Comenzaron a destacar jugadores como el arquero Giampiero Combi, el defensor y capitán Virgilio Rosetta, el volante Mario Varglien, Renato Cesarini y el ya mencionado Ferrari.

Mayor potencia

El arquero Bernardo Combi despeja con todo un balón durante un choque entre la Juventus y Genoa (Foto: vforj.com)Para la temporada 1931/1932, Juventus reforzó la volante contratando al exmundialista argentino Luis Monti y a Luigi Bertolini. Esta versión fue más efectiva que la anterior, ya que se consiguieron varias goleadas (6-2 a Ambrosiana, 7-1 a Roma, 7-3 a Bari).

Juventus se consagró con dos fechas de anticipación, gracias a un 3-0 sobre Bologna, que le pisaba los talones. Al final completó 54 unidades contra 50 de los ‘rossoblu’. Orsi volvió a ser el artillero juventino, esta vez seguido de cerca por Luigi Ferrari (19 y 17 goles, respectivamente). Por otro lado, en la Copa Mitropa eliminó en primera fase al Ferencváros húngaro y quedó descalificado luego de una polémica semifinal, otra vez ante el Sparta Praga.

Explosión juvenil

Uno de los jugadores clave de esa Juventus fue Renato Cesarini, quien impuso su estilo en el campo de juego (Foto: vforj.com)Para la temporada siguiente, el joven atacante Felice Borel se incorporó al plantel. La temporada empezó con dos derrotas en los primeros tres partidos, pero inmediatamente Juventus se recuperó y consiguió nueve triunfos consecutivos, para terminar como líder en la primera rueda del torneo.

El tricampeonato se definió en la fecha 32, luego de la goleada 3-0 ante Milan. Fue otra temporada notable para la ‘Vecchia Signora’: Fue el equipo que más partidos ganó, el que menos perdió y el que tuvo los mejores ataque y defensa. Borel fue la sensación del torneo: marcó 29 goles y terminó como goleador del torneo, con un promedio superior al gol por partido (jugó 28). Como campeón de la temporada anterior, volvió a disputar la Copa Mitropa y de nuevo quedó fuera en semifinales: luego de deshacerse con facilidad del Ujpest de Hungría, el FK austriaco los sacó de la final.

Nuevo estadio, viejo campeón

A mediados de 1933, en pleno apogeo de su popularidad, Juventus dejó de emplear el Estadio Corso di Marsiglia para mudarse al estadio Comunale (Benito Mussolini), a la par que incorporaba al mediocampista Teobaldo Depetrini (ex Pro Vercelli). El equipo terminó como campeón de invierno y logró la cuarta estrella consecutiva tras golear 3-0 al Milan en la fecha 32. Completó 52 unidades, ocho más que Ambrosiana (Inter). Tuvo el equipo más goleador (88 tantos), lo que se reflejó en resultados como el 8-1 al Genoa, el 6-1 al Casale y el 5-0 a Fiorentina. Como en la temporada anterior, Borel volvió a ocupar la cima en la tabla de goleadores, esa vez con 31 tantos.

Al terminar la temporada, el portero Combi anunció su retiro, pero, tras la lesión de Carlo Ceresoli, tomó su lugar en la lista final para el mundial y puso fin a su carrera como capitán del equipo campeón, en el que figuraron 8 juventinos más: a esta selección se le conoció como la ‘NazioJuve’. Inmediatamente después, comenzó su participación en la Copa Mitropa, y para variar, quedó fuera de la final luego de superar al FK Teplice (Checoslovaquia) y al Ujpest, y caer ante el Admira Viena.

 

 

Una mano de títulos

Uno de los cinco equipos de la Luego del título mundial de Italia, se redujo la cantidad de equipos en Primera: participaron dieciséis. Ante el retiro de Combi, Cesare Valinasso se cuadró bajo los tres palos. El juego del cuadro juventino perdió brillantez y efectividad con respecto a temporadas anteriores: en la primera rueda perdió protagonismo a manos de Fiorentina y, a mitad de temporada, Carcano dejó el banco, para dar paso a la dupla conformada por Carlo Bigatto (ex jugador ‘bianconero’) y Benedetto Gola. Recién a falta de cuatro jornadas para el final tomó la punta para no soltarla más. El histórico ‘penta’ llegó recién en la última fecha: Juventus y Ambrosiana estaban igualados en puntaje (42) y los bianconeri debían visitar a la Fiorentina. Un gol agónico de Ferrari, de penal, fue suficiente para llevarse el premio mayor, ya que Ambrosiana sucumbió 4-2 ante Lazio.

Con este quinto título consecutivo y una tragedia de por medio (su presidente murió el 14 de julio de 1935, en un accidente aéreo),  Juventus cerró una de las páginas más gloriosas de su historia.

Composición fotográfica: Roberto Gando / DeChalaca.com
Fotos: storiedicalcio.com, juveclubsantagata.it, vforj.com; Video: usuario VideoStorieDiCalcio

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy