Composición fotográfica: Gian Saldarriaga / DeChalaca.comEl reciente ganador de la Copa Libertadores, Inter de Porto Alegre, no solo cuenta con la historia actual para sentirse orgulloso. Ya en los años setenta paladeó el sabor de la gloria de la mano de grandes figuras como Elías Figueroa, Falcao y Paulo César Carpeggiani.

 

Inter de Porto Alegre, en estos días, está en boca de todos. Su reciente obtención de la Copa Libertadores a manos de Chivas de Guadalajara ratificó su magnifica perfomance del último lustro, al sumar cada año -desde 2006- un nuevo título a su palmarés internacional. Sin embargo, un detalle llamativo dentro de los recientes laureles del 'Colorado' es que hace más de tres décadas, por increíble que parezca, no sabe lo que es gritar campeón dentro de su territorio -a excepción de la Copa de Brasil, en 1992-. En aquella época gloriosa, el elenco gaúcho, comandado por los inexpugnables Falcao, Paulo César Carpeggiani y el chileno Elías Figueroa, y bajo los mandatos de Rubens Minelli y Enio Andrade, también supo llenarse de copas, pero a nivel local. Ocurrió entre 1975, 1976 y 1979, en sendas campañas que lo encumbraron a lo más alto del fútbol brasileño.  

Iluminados

Postal del Inter campeón 1975. De pie -de izquierda a derecha-: Manga, Cláudio Duarte, Figueroa, Hermínio, Vacaria y Falcão. Hincados: Valdomiro, Escurinho, Flávio, Paulo César Carpegiani y Lula (Foto: bolanaarea.com)Sin un campeonato nacional en sus vitrinas, Inter de Porto Alegre se había tenido que resignar a ser un cuadro más que contemplaba cómo los equipos de Rio de Janeiro y Sao Paulo se alzaban con todos los trofeos. A pesar del aporte que les había significado el arribo del chileno Elías Figueroa, las  campañas de 1972 a 1974 no habían culminado en la consecución de un campeonato además del Gaúcho. Sin embargo, para 1975, con un Figueroa ya asentado como capitán e ídolo dentro de la institución, y con jugadores notables de la talla de Roberto Falcao, Flavio, Paulo César Carpegiani y el portero Manga, la denominada 'Aplanadora Colorada', dirigida por Rubens Minelli, sorprendió a propios y extraños al proclamarse campeón del Brasilerao por primera vez en su historia. Aquel año mostó un fútbol dinámico y eficaz.

En medio de un clima de cambios ordenados por la Confederación Brasileña de Fútbol CBF, el campeonato brasileño de aquel año pasó a denominarse “Copa de Brasil” y tuvo la particularidad de estar conformado por el mayor número de provincias representadas. El chileno Elías Figueroa, uno de los bastiones en la retaguardia 'Colorada' de los setenta (Foto: ferplei.com)Asimismo, los cambios en el formato de puntuación también se hicieron presentes: la victoria por dos goles o más de diferencia pasaban a valer tres puntos (recuérdese que en ese momento se otrorgaba dos puntos por partido ganado).

Con un total de 42 equipos, la Copa de Brasil comenzó una etapa denominada Primera frase. Allí se dividió a todos los equipos participantes en 4 grupos. El primer par de grupos (A y B) era de 10 equipos y el otro (C y D) era de 11. Entre los pares jugaban partidos determinados por sorteo (14 fechas), por lo que algunos equipos jamás se enfrentarían entre sí, si es que no avanzaban. Los primeros cinco equipos de cada grupo pasaban a la siguiente ronda. 

Inter quedó sembrado en el Grupo D junto con Sao Paulo, Vasco Da Gama, Goiás, entre otros. En esta etapa, la 'Aplanadora Colorada' tuvo un inicio soñado con cuatro triunfos consecutivos (3-1 contra Figueirense, 5-0 contra Vitória, 1-0 contra Goiás y 2-0 contra Portuguesa), lo cual contribuyó para su ascenso a lo más alto de la tabla de posiciones, lugar del cual no bajaría al culminar su participación con un registro de 8 partidos ganados, dos empatados y tan sólo uno perdido, ante Flamengo en la última fecha.

Para la Segunda Fase, los 20 equipos clasificados fueron divididos en 2 grupos de 10. Al igual que en la etapa previa, los gaúchos arrasarían con sus rivales y totalizaron 19 puntos, culminando en la primera casilla de su grupo por delante de Flamengo, Sao Paulo y su archirrival Gremio.

Instalados en la Tercera Fase, los 16 equipos sobrevivientes (contando con cuatro ganadores de un repechaje entre los eliminados de la Primera Fase), fueron nuevamente colocados en dos grupos de ocho equipos. En esta instancia, el elenco de Porto Alegre vio casi arruinado su sueño de ser campeón al clasificar agónicamente por detrás de Santa Cruz. Tras pasar en segundo lugar, los dirigidos por Rubens Minelli afrontaron un partido no apto para cardiacos contra Fluminense. Vencieron por 0-2 en el histórico estadio Maracaná con tantos de Lula y Paulo César.

Tras dejar en el camino al ‘Flu’, la escuadra roja se veía a puertas de su primer título en el Brasilerao. Es así que, tras un largo camino, el 14 de diciembre se vieron en la final de la Copa de Brasil contra Cruzeiro, equipo que contaba entre sus filas a Nelinho, Isidoro, Piazza, Zé Carlos, Roberto Batata, Palhinha y Joãozinho. Con un estadio del Beira Rio abarrotado de personas, Inter venció ajustadamente con una anotación de su máxima figura e ídolo, Elías Figueroa, quien a los 57'apareció entre una faja de sol en el césped, saltó entre los defensores del Cruzeiro y con una potente cabezazo venció la resistencia del arquero rival Raul. Desde aquel día, y dadas las circunstancias de su conquista, el jugador chileno recibió el apelativo del ‘Iluminado’.

No hay primera sin segunda

Elenco 'Colorado' que se alzó con el bicampeonato en 1976. De pie: Manga, Cláudio Duarte, Figueroa, Vacaria, Marinho Perez y Falcão. Hincados: Valdomiro, Jair, Dario, Caçapava y Lula (Foto: bolanaarea.com)Tras su inesperado pero merecido título, en la temporada 1976 el cuadro de Porto Alegre conservó la estructura del equipo que lo había llevado a lo más alto de su historia y, nuevamente bajo la conducción técnica de Rubens Minelli, Inter conquistó el bicampeonato. Sorteando una primera etapa muy reñida, el conjunto colorado arrancó la campaña goleando 6-0 a Figueirense y terminó en el primer lugar de su grupo por delante de clubes de la embergadura de Santos, Palmeiras y Gremio.

Posteriormente, y para no perder la sana costumbre de las victorias, los dirigidos por Minelli clasificaron sin problemas a la segunta etapa, dejando en el camino al Botafogo y al Fluminense y erigiéndose como líder invicto de su sector. Como dato peculiar quedaron sus sendos triunfos ante Fortaleza y Botafogo -los últimos de esta instancia-, en los cuales abrieron el marcador con sendos autogoles propiciados en los primeros instantes de las respectivas bregas.

Con ello, los de Porto Alegre se instalaron en la Tercera Fase, y pese a arrancar perdiendo por la mínima diferencia ante Coritiba, ganaron a casi todo lo que se le vino enfrente en los posteriores encuentros. Así, dieron cuenta de Botafogo por 1-4, Santa Cruz por 5-1, Caxias por 2-0 -nuevamente con un autogol de por medio-, Palmeiras por 1-2, Ponte Preta por 2-0 y Portuguesa por 3-0, resultaros que hicieron que se posicione con antelación en la primera casilla y, por consiguiente, los catapulte como uno de los clasificados a las semifinales. 

En la antesala a la gran final, los hombres de Rubens Minelli superaron por un agónico 2-1 a Atlético Mineiro con tantos de Batista y Falcao, en resultado que le otorgó la posibilidad de defender el título que ostentaba. Así, tras un contundente triunfo sobre el Corinthians por 2-0 gracias a una gran performance de Valdomiro (fue el hombre del partido al marcar el gol decisivo), Inter de Porto Alegre se alzaría el trofeo de campeón por segunda vez en su historia. Los números del bicampeón brasilero fueron demoledores: 19 triunfos, un solo empate y apenas tres derrotas.

Invictus

Bajo el mando de Enio Andrade, Inter obtuvo su tercera corona de manera invicta. De pie: João Carlos, Benitez, Mauro Pastor, Falcão, Mauro Galvão y Cláudio Mineiro. Hincados: Valdomiro, Jair, Bira, Batista e Mário Sérgio (Foto: bolanaarea.com)Por último, ya casi al final de la década de los setenta, la ciudad de Porto Alegre gozaría de un último campeonato colorado que culminaría con una de las etapas más gloriosas del club. La tercera estrella del Inter, conseguida en 1979, fue sin lugar a dudas el cierre magistral de un equipo que esbozó la perfección en su juego a lo largo de todo el torneo. En dicha competencia, aunque parezca mentira, participaron más de 90 equipos (según la CBF, 94 clubes disputaron aquel año el Brasilerao).

Tras un inicio de año incierto (quedó tercero en el Campeonato Gaúcho), el equipo dirigido por Enio Andrade experimentó en el Brasilerao una mejoría considerable gracias al aporte jugadores de la talla de Benítez, Claudio Mineiro, Bira y Mário Sérgio. La primera etapa del torneo fue arduamente disputada con el América de Rio de Janeiro, pero Inter mantuvo su imbatibilidad y se alzó con el primer lugar de la serie.

En la siguiente instancia, los gaúchos fueron encuadrados en un grupo -sobre el papel- con equipos de poca monta, en el que solo Atlético Paranaense, a priori, le otorgaría algunos dolores de cabeza. Sin embargo, la misión colorada no fue del todo sencilla y tuvo que sudar la gota gorda para obtener resultados positivos ante Goytacaz, Caldense, Anapolina e Internacional de Sao Paulo. Igual, con un margen estrecho, obtuvieron el primer lugar y avanzaron a una Tercera Fase en la que, tras superar en un partidazo por 2-3 a Cruzeiro con tantos de Falcao, Valdomiro y autogol de Zezinho Figueroa, obtuvieron el boleto a semifinales.

Tras dejar en el camino a Palmeiras (ganó 2-3 como visitante e igualó 1-1 en casa), Inter venció a Vasco da Gama en las dos finales y obtuvo su tercera corona. La primera de ellas se disputó en el estadio Maracaná, donde el conjunto dirigido por Enio Andrade se impuso por un claro 2-0 con goles de Chico Spina, la figura de la jornada. Finalmente, en el glorioso e inolvidable 23 de diciembre, la 'Aplanadora Colorada' ganó en su resinto -el estadio da Beira-Rio- por 2-1, en una tarde soñada donde el fútbol y la picardía del club de Porto Alegre se hizo presente. Falcao, gran figura del Inter multicampeón en los setenta, previo al inicio del partido ante el Caldense, por la segunda fase del Brasileirao 1979 (Foto: antigo.miltonneves.com.br)Los héroes de aquella jornada fueron Jair y Falcao. Los colorados, pues, terminaron invictos: fueron 16 victorias y 7 empates. Este hecho jamás fue repetido por ningún otro club en Brasil.

Actualmente, la mitad de Porto Alegre vive un verdadero carnaval. Siempre con el perfil bajo, Inter arrancó en silencio y en un abrir y cerrar de ojos se alzó con la reciente Copa Libertadores. Si los años setenta fueron enmarcados como la etapa dorada del 'Colorado' a nivel local, hoy, 31 años después de su última obtención del Brasileirao, ya se puede catalogar a los gaúchos como el equipo brasileño más ganador del nuevo milenio en el contexto internacional. Y es que cada año que pasa, sus vitrinas vuelven a dar paso a sendos trofeos continentales e intercontinentales. Que no se pierda la costumbre.

Composición fotográfica: Gian Saldarriaga / DeChalaca.com
Fotos: bolanaarea.com, ferplei.com, antigo.miltonneves.com.br
Video: YouTube / Usuarios: scinternacionalnet, fredgeklein

Comentarios (1)add
...
escrito por manuel , agosto 27, 2010
precisar que en el brasileirao de 1979 no participaron corinthians, santos, sao paulo y portuguesa por q no los acomodaron n la misma ronda que al palmeiras (tercera fase) que fue sembrado por ser el subcampeón brasileño de 1978
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy