Composición fotográfica: Gian Saldarriaga / DeChalaca.com ...Fue recontra bueno. En esta entrega especial de Qué Nivel, es turno de presentar al mejor equipo de la historia del otro finalista en Madrid: el Bayern Munich tricampeón de Europa entre 1973 y 1976, conducido desde el fondo por el inigualable Franz Beckenbauer.

 

El mejor equipo de la historia del fútbol alemán se empezó a cocinar en la mesa del restaurante Gisela de Munich, en 1900. Con el tiempo, daría grandes bailes y se llenaría de estrellas, pero esos primeros años fueron muy duros. No jugaban en la pista, pero el berlinés Franz John y diez compañeros suyos del equipo MTV 1879, cansados de las condiciones en la que les tocaba trabajar, decidieron formar su propio club.

¿Los reconoce? Son Gerd Müller y Franz Beckenbauer, con 'look' de finales de los '60. Y claro, con camiseta del Bayern (Foto: la-redó.net)Fue así como surgió el Schwabinger Bayer, que, con el tiempo pasó a llamarse Bayern Munich. La fecha exacta del cambio de nombre parece haberse perdido en la historia. La misma que fue grosera con el cuadro muniqués, ya que no se lo invitó a formar parte de la primera edición de la Bundesliga, que se jugó en 1963. Recién en la temporada 1965-66 apareció allí el Bayern y se quedó con el tercer lugar de la liga. Empezaba a formarse el equipo arrollador de años después.

Por esos días, llegó al club otro Franz. Este se apellidaba Beckenbauer. Allí hizo buenas migas con el arquero de aquel entonces, Sepp Maier, y con un petiso gordito de nombre Gerd Müller. Aquel año, como anticipando todo lo que iban a ganar, se quedaron con la Copa de Alemania, la segunda en la historia del club. Repitieron el plato al año siguiente (y de paso ganaron la Recopa de Europa) y Müller fue el goleador de Bundesliga por primera vez con 28 anotaciones. Con el escudo de la Bundesliga, ganado de la mano de Otto Lattek, quien posa con el grupo (Foto: focus.de)Así comenzaba a hacer que dejen de llamarlo el ‘Molinero Gordito’ para ser conocido como 'El Bombardero' (der bomber).

Sacan credenciales

En la temporada 1968-1969, el trío se quedan con su primera Bundesliga y además, para no perder la costumbre, con la Copa. Eran años en los que no paraban de festejar y seguirían haciéndolo. Especialmente Müller, que aunque no fue subcampeón mundial en Inglaterra como Beckenbauer y Maier, volvió a quedar como máximo anotador de la Bundesliga con dos goles más que dos años atrás. En 1969-1970 no ganaron trofeos y se dieron un respiro. Claro, todos menos 'Der Bomber', que ese año fue goleador otra vez, pero ahora con 38 anotaciones.

En la temporada 1970-71, luego del mundial de México en que la selección alemana quedó en tercer lugar -ahora sí con Müller en el plantel y como goleador del certamen-, hasta el 'Gordo' descansó para ganar con autoridad el campeonato de 1971-1972. Ese título le valió llegar a la Copa de Campeones de Europa del año siguiente, donde empezaría a insinuarse como serio candidato a ganarla. El duelo de Beckenbauer con Cruyff también fue intenso a nivel de clubes. Acá tercia en la escena también Franz Roth, otro gran delantero de aquel maravilloso Bayern (Foto: br.online.de)Aquella vez no pudo ser, pues fue eliminado en Cuartos de Final contra el Ajax de Cruyff y Neeskens, que ese año se coronaría tricampeón europeo. El preámbulo  justo -aunque opuesto en el favoritismo del público- para lo que lograrían los bávaros los siguientes tres años.

En esa temporada (1972-1973), Gerd Müller volvió a ser el máximo artillero con 36 conquistas. Nada mal, aunque menos notable que su registro del año anterior, en que marcó 40 goles. Esos años el bombardero se aprestaba a romper las redes por toda Europa. Ya estaba listo el equipo histórico, cuajado tras varios años de títulos, para convertirse en el mejor equipo de Europa (¿o del mundo?) en aquella década. Para no perder la costumbre, también ganaron esa Bundesliga, lo que les dio pasaporte a la consagración internacional.

Los dueños de Europa


 

En la temporada 1973-74, Bayern Munich tenía entre sus estrellas, además de Beckenbauer, Maier y Müller, a Paul Breitner, a Hans-Georg Schwarzenbeck y a Uli Hoeness. Ellos eran dirigidos por Uddo Lattek, quien los guió no solo a la consecución de una nueva Bundesliga, sino a lo más alto del fútbol europeo. Por primera vez en su altísima historia, el Bayern Munich ganó la Liga de Campeones de Europa. Pero sí que tuvo que sufrir para conseguir esa primera copa continental.

En dieciseisavos de final, Bayern superó angustiosamente por penales al Atvidabergs FF, el campeón sueco. Luego chocó con el monarca de la otra Alemania, el Dynamo Dresden, al cual superó por 7-6 en el global. En cuartos de final no la tuvo tan complicada con el CSK Sofía, pues lo goleó 4-1 en Munich y perdió sin sustos en la capital búlgara por 2-1. El Újpest FC fue su rival en semifinales: el empate 1-1 en Hungría le dio confianza suficiente para demolerlo por 3-0 en el partido de vuelta.

La vuelta olímpica luego del triunfo sobre Atlético (Foto: UEFA.com)En la final se encontró con el Atlético de Madrid, dirigido por el argentino Juan Carlos ‘Toto’ Lorenzo y con Luis Aragonés como su principal figura. Esa final fue la única de la historia de la Liga de Campeones de Europa que se definió en partido extra. Los colchoneros ya paladeaban el título, pues ganaban 1-0 hasta el último minuto del tiempo extra. El gol lo había logrado Aragonés en el 114’. Pero 'Katsche' Schwarzenbeck no quiso que terminara así la historia y la torció cuando marcó el empate a un minuto del final con un disparo desde la media cancha. Así se forzó el partido extra, que Bayern ganó claramente por 4-0, con dos anotaciones de Uli Hoeness y otras dos de, quién más, Gerd Müller.

Ese mismo año, en el Mundial disputado en Alemania, los locales demostraron quién mandaba en Europa, pues derrotaron a la 'Naranja Mecánica' de Cruyff en una memorable final. Media selección alemana jugaba en el Bayern Munich, que comenzaba a convertirse en el mejor equipo del mundo.

La prolongación de la gloria

Como campeones de Europa y como campeones de Alemania (donde otra vez fue goleador Müller, con 30 celebraciones) los bávaros clasificaron a la Copa de Campeones 1974-1975, directamente a octavos de final y esta vez bajo la conducción de Dettmar Cramer. Allí despacharon sin contratiempos al FC Magdeburg, campeón de Alemania Democrática, por 3-2 y 1-2. El campeón armenio, el FC Ararat Yereván, le opuso mayor resistencia pues a pesar de caer por 2-0 en Munich, los asustó en Ereván (la capital armenia) al ganar 1-0. La maquinaria ya funcionaba a la perfección y el que la sufrió fue el Saint Étienne francés: Bayern empató 0-0 como visitante y venció 2-0 en calidad de local.

Los goleros Sepp Maier y Hugo Strobl trabajan con el DT Cramer, quien dio la vuelta dos veces con el Bayern en Europa (Foto: sport.ard.de)La final se jugó en el Parque de los Príncipes, en París, donde el cuadro bávaro fue “visitante” pues ya se lo acusaba de ser un equipo que era ayudado por los árbitros. Lejos de bajonearse, los alemanes respondieron con firmeza en el campo e incluso fuera de él, hasta con golpes, si intentaban agredirlos. Así fue la final de ese años contra el Leeds, al que derrotaron por 2-0 con goles de Franz Roth y, quién más, Gerd Müller. Pero hasta ahora queda en la memoria de los hinchas la desastrosa actuación del árbitro francés Michel Kitabdjian, quien tuvo una serie de decisiones controversiales -luego sería acusado de arreglar partidos-. La más grave fue la anulación de un legítimo gol de Peter Lorimer, del Leeds. Ese partido también se manchó porque Uli Hoeness sufrió una grave lesión a la rodilla en el primer tiempo, lo que significó su prematuro retiro de la actividad futbolística cuando tenía 27 años.

Ni en esa temporada ni en la que siguió, el Bayern pudo ganar la Bundesliga. Pero campeón vigente, clasificó directamente a los dieciseisavos de final de la Copa de Campeones, nuevamente con Cramer como entrenador. Allí barrió sin compasión al Jeunesse Esch de Luxemburgo por un global de 8-1. En octavos de final, el Mälmo FF lo derrotó por 1-0 en Suecia, pero en Munich se impusieron  2-0. El Benfica de Portugal no fue un rival digno en cuartos: empate 0-0 en Lisboa y victoria bávara por 5-1 en Munich. El Real Madrid opuso un poco más de resistencia en la semifinal, pero apenas pudo empatar 1-1 en el Bernabéu y cayó 2-0 en el Olímpico de Munich. La final lo enfrentó con el Saint Étienne, al que había vencido con relativa comodidad en el torneo anterior. El partido jugado en el estadio Hampden Park de Glasgow fue más reñido pero la victoria fue nuevamente para los alemanes. Un solitario gol de Franz Roth resultó suficiente para quedarse con su tercera 'Orejona' consecutiva.

El cruce del charco

 

Ese 1976 el Bayern también pudo coronarse, por fin, como campeón del mundo. Antes no lo había logrado porque no disputó la Copa Intercontinental: en 1974 no aceptó jugarla y en 1975 no logró ponerse de acuerdo en las fechas con Independiente, el campeón de América. Situación extraña que se disipó cuando en 1976 se enfrentó al Cruzeiro de Belo Horizonte. Le ganó en un partido atípico en Munich por 2-0. Ese 26 de noviembre, la nieve había caído excesivamente sobre el terreno de juego, que fue despejado a manguerazos. El resultado: un “lodazal de hielo”. El primer gol lo marcó, quién más, Gerd Müller a 10 minutos del final, y poco después Jupp Kapellmann puso el 2-0 definitivo.

El partido de vuelta en Brasil se jugó cuatro días antes de Navidad. En un estadio colmado por casi 120,000 torcedores y después de un agotador viaje, el Bayern pudo cerrar su arco con un fantástico Sepp Maier y un genial Beckenbauer jugando como líbero. Las tres copas ganadas por el gran multicampeón (Foto: UEFA.com)El empate sin goles coronó a Bayern como el mejor del mundo y fue el justo cierre a una etapa dorada en la historia del club muniqués.

Luego, Beckenbauer dejaría el equipo para irse a ganar muchos dólares en el Cosmos. Bayern Munich ya no fue el mismo y llegó una época, no tan extensa, sin títulos. El fuego se había apagado y habría que esperar para que volviera a encenderse para un equipo que fue odiado por muchos, pero que es recordado por todos.

Composición fotográfica: Gian Saldarriaga / DeChalaca.com

Comentarios (3)add
...
escrito por Carlos Pérez S. , mayo 20, 2010
Un detalle (aunque no cambia el sentido del muy buen artículo): el Ararat Erevan clasificó a la Copa de Campeones de Europa como campeón de la Superliga de la Unión Soviética de 1973, aunque es cierto que el equipo es de la capital de Armenia y actualmente juega la liga de dicho país (en realidad la jugaba hasta el año pasado, pues descendió al final de la temproada 2009).
...
escrito por Aliper , mayo 21, 2010
muy buen articulo...En el 72-73 la alineacion del Bayern era mas o menos asi: Maier, Johnny Hansen (danes), Schwarzanbeck, Beckenbauer y Breitner (que jugaba a la izquierda), Uli Hoeness, Franz Roth, Rainer Zobel y Krauthausen, Gerd Muller y Durnberger
...
escrito por lolo de caujul , marzo 11, 2011
Estamos hablando de lo mejorcito que ha ofrecido el futbol, los nombres (Beckenbauer, Breitner, Müller, etc) son legendarios y el palmarés (si sumamos lo conseguido ademas con la Mannschaft) es inconmensurable. Grande Alemania.
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy