Composición fotográfica: Roberto Gando / DeChalaca.comTúnez ha encontrado reconocimiento internacional gracias a uno de los equipos que mejor lo representa: el Espérance Tunis. Aquí, la historia de este club y de sus dos mejores campañas: los títulos de la Liga de Campeones de África en 1994 y 2011.

 

En vísperas de que nuestro seleccionado mida fuerzas con su similar de Túnez, es momento de repasar dos fenomenales campañas del  club de fútbol que, por lejos, es el más exitoso de esta nación: nos referimos al Espérance Sportive de Tunis. Es un equipo popular desde su fundación, el 25 de enero de 1919, cuando los jóvenes Mohamed Zaoui y Hédi Kallela se reunieron en un café del barrio de Bab Souika con la intención de crear el primer club de fútbol íntegramente musulmán del país, a pesar de que la jurisprudencia francesa prohibía la formación de cualquier entidad que se sustentara en el islamismo. Por ello, su inscripción original se dio de forma solapada, copiando los estatutos del Racing Club de Túnez, equipo creado en 1904 bajo el nombre de FC Túnez, que contaba con la simpatía de las autoridades francesas.

Desde su fundación, al conjunto taraji también se le conoce como el equipo aurirrojo -antes de 1920, su camiseta fue verde y blanca-, o Sang et Or (Sangre y Oro); el Espérance se convirtió en un ícono de la lucha anticolonial y del nacionalismo pro-árabe, sobre todo considerando que Túnez era, desde 1881, un protectorado francés. El simbolismo del Espérance se gestó en aquellos años de dominio colonial, cuando las autoridades impusieron al francés Louis Montassier como presidente del club. No obstante, meses más tarde, Mohamed al-Maliki lo sustituyó, convirtiéndose en el primer mandatario tunecino de la historia del Espérance. ¿Curioso? Un deporte introducido por los europeos se convirtió en ícono para los musulmanes contrarios a la colonización.

Tras muchos años de éxitos a nivel local, el reconocimiento internacional recién le llegó al Espérance en la década de los noventa.

La voz de los noventa

El primer gran logro del Espérance se dio en 1994, cuando doblegó al Zamalek de Egipto en una final a dos partidos por la Copa Africana de Clubes Campeones (Foto: footnostalgie.free.fr)Cuando el magnate Slim Chiboub (actual integrante del Comité Ejecutivo de la FIFA) asumió la presidencia, Espérance ganó presencia y todos los campeonatos habidos en el continente africano: la Supercopa Africana 1995, la Copa CAF 1997 y la Recopa Africana 1998; antes había conquistado la Copa Africana de Clubes Campeones 1994 (actual Liga de Campeones de la CAF), que, sin duda, fue el título de mayor repercusión. La conquista de aquella Copa Africana de Clubes Campeones se tradujo en un desempeño impecable: Etolie Filante (Burkina Faso) en primera ronda, Stade Malien (Mali) en octavos, Iwanyanwu (Nigeria) en cuartos, MC Oran (Argelia) en semifinales y Zamalek (Egipto) en la final, fueron sus víctimas. La campaña no hubiese sido tan impresionante, si no fuera porque mantuvo el invicto desde la fase preliminar. La hegemonía de Esperánce en Túnez coincidió con la segunda clasificación de su país a un mundial (Francia 1998); entre los seleccionados mundialistas, estuvieron cinco de sus referentes: el ortodoxo Chokri El Ouaer bajo los tres palos, el atrevido lateral Tarek Thabet, Khaled Badra (denominado el ‘Desailly tunecino’), Sirajeddine Chihi en la contención, y Faysal Ben Ahmed, quien daba sus primeros pasos con la selección. Asimismo, otros jugadores que formaron parte del éxito fueron el volante Al Ben Neji -luego entrenador-, y finalmente, el enorme zaguero Hédi 'Balha' Berkhissa -fallecido a los veinticuatro años, de un ataque cardíaco durante un partido-, entre otros destacados.

 

Renació la esperanza

Ya en el siglo XXI, Espérance volvió a confirmar su supremacía local; sin embargo, los elogios internacionales se fueron alejando; tanto así, que, en 2004, Slim Chiboub optó por dejar la presidencia. Esto ocasionó una inestabilidad de mando entre sus presidentes y entrenadores. Finalmente, el actual mandato de Hamdi Meddeb significó un nuevo redescubrimiento de las metas que se habían trazado años atrás: consolidarse como una de las potencias en el continente africano. En 2008, Espérance logró la Recopa de África del Norte, pero el pez gordo estaba en el torneo más prestigioso: la Liga de Campeones de la CAF. Tras su título en 1994, el club, generalmente, se había quedado en la puerta del horno, perdiendo las finales de 1999, 2000 y 2010.

El Espérance retornó a los primeros planos del continente africano al conseguir el título de la Champions en 2011 (Foto: Reuters)En 2011, clasificado como campeón de Túnez -para variar-, Espérance accedió a la Champions africana; en primera ronda, se deshizo con comodidad del ASPAC de Benín, mientras que, en la etapa siguiente, fue AS Diaraf de Senegal quien sucumbió. Clasificó al Grupo B de la fase final, donde culminó como líder y alcanzó un lugar en la semifinal. En dicha instancia, Espérance fue superior en los dos encuentros ante Al Hilal de Sudán; llegó a la final, ante el marroquí Widad Casablanca. Un empate a cero de visita y una victoria por la mínima diferencia en Rades, con tanto del ghanés Harrison Afful, le dio el tan anhelado título continental por segunda vez en su historia. Con ese torneo a cuestas, Espérance representó a África en el Mundial de Clubes de la FIFA 2011 -ganada por FC Barcelona-, donde no pudo con Al Sadd de Qatar en cuartos, y tampoco con Monterrey de México, por el quinto puesto. Al margen del resultado en el Mundial de Clubes, Espérance demostró que su presencia en África estaba latente, tal como había ocurrido en los noventa.

Un peruano en Túnez

Para cerrar, no puede quedar de lado en este artículo Jorge Ramírez Tabacchi (mejor conocido como 'Loverita'), quien militó en el Espérance en el 2002. Tras haber regresado al Perú luego de su paso por Skoda Xanthi de Grecia, y previamente por el Tampico Madero de México, Ramírez tuvo una tercera oportunidad de emigrar; luego de ser goleador del campeonato peruano de 2001 (con camiseta de Wanka), ‘Loverita’ conquistó con Espérance el título de la temporada 2001/02, por encima de su clásico rival, Étoile Sahel.

Fue así que Túnez encontró en Espérance su esperanza -perdonando la redundancia- y logró jerarquía en un ámbito muy complicado, y que aún nos resulta desconocido, como es el fútbol africano.

Composición fotográfica: Roberto Gando / DeChalaca.com
Fotos: footnostalgie.free.fr, Reuters
Video: YouTube / Usuario: Artistes Tunisien 03

Comentarios (1)add
...
escrito por franz ronald , febrero 27, 2012
Uy Curuju, ese no es el Club Carlos Tenaud de Trujillo?
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy