Composición fotográfica: Roberto Gando / DeChalaca.comCuatro victorias en cinco encuentros han provocado que Eintracht Frankfurt afronte su regreso a la Bundesliga con la ilusión de repetir la extraordinaria campaña de 1958/1959, cuando logró su primer y único campeonato alemán.

 

Tras permanecer un año en la 2. Bundesliga, Eintracht Frankfurt, equipo del peruano Carlos Zambrano, vive una de sus mejores rachas futbolísticas en los últimos años luego de ganar cuatro partidos en las primeras cinco fechas, siendo el cotejo restante un reciente empate 3-3 en casa contra el campeón Borussia Dortmund. Estos resultados lo ubican en el segundo lugar, por detrás del Bayern Munich, actual puntero con puntaje perfecto. Si bien todavía restan 28 partidos, el rendimiento del cuadro dirigido por Armin Veh invita a soñar a sus hinchas con repetir la campaña realizada en 1958/1959, cuando lograron su primer y único campeonato alemán. Justamente, a continuación, DeChalaca.com repasa una de las mayores gestas de las ‘Águilas’ en sus 113 años de vida.

(Des) organizaciones germanas

El plantel del Eintracht Frankfurt que afrontó la temporada 1958/1959 (Foto: eintracht-archiv.de)A fines de la década de los cincuenta, todavía azotada por las cruentas consecuencias de la Segunda Guerra Mundial, la liga de fútbol de Alemania era totalmente distinta a la organizada Bundesliga que observamos hoy en día. Para empezar, y apelando a historia, el territorio germano se encontraba dividido en dos: en la República Democrática Alemana (RDA) y la República Federal de Alemania (RFA), las cuales tenían su propio modelo político y administrativo en todos los ámbitos de la vida diaria; entre ellos, el fútbol. Al pertenecer a la localidad de Frankfurt, ubicada a su vez en el  estado de Hesse, el Eintracht formaba parte de Alemania Federal.

El formato utilizado para determinar al campeón de este país, estaba conformado de la siguiente manera: nueves clubes, todos campeones  y subcampeones de las diferentes Oberligas (Oberliga de Berlín,  Oberliga Norte, Oberliga Oeste, Oberliga Suroeste, Oberliga Sur),  estaban clasificados para el torneo, pero los subcampeones del Norte y Sudoeste, tenían que jugar un partido de desempate para que el número de equipos se redujera a ocho. Tras la realización de este encuentro, los equipos restantes se establecían en dos grupos de cuatro equipos cada uno: disputaban cotejos de ida y vuelta, al final de los cuales, solo los primeros de cada serie accedían a la final que determinaría al campeón.

Un jugador que a la postre acabó siendo fundamental para alcanzar el título: Eckehard Feigenspan (Foto: eintracht-archiv.de)Para la temporada 1958/1959, los dos grupos estuvieron conformados de la siguiente manera:

Grupo 1: Westfalia Herne, campeón de la Oberliga Este;  Tasmania 1900 Berlin, campeón de la Oberliga Berlín;  Kickers Offenbach, subcampeón de la Oberliga Sur; y  Hamburger SV, campeón de la Oberliga Norte.

Grupo 2: Eintracht Frankfurt, campeón de la Oberliga Sur;  FK Pirmasens, campeón de la Oberliga Suroeste; FC Köln, subcampeón de la Oberliga oeste; y  Werder Bremen, subcampeón de la Oberliga norte.

Cazados con la victoria

Ubicados en el Grupo B, Eintracht Frankfurt, que era dirigido en aquel entonces por Paul Osswald, tuvo un rendimiento perfecto durante esta fase  al ganar los siete partidos que disputó.  Las ‘Águilas’ debutaron con una apabullante goleada 2-7 sobre el Werder Bremen; en la segunda fecha se impusieron  3-2 al FK Pirmasens y cerraron la primera ‘rueda’ con una ajustada victoria de 2-1 ante el FC Köln.  En el inicio de los encuentros de vuelta, los dirigidos por Osswald volvieron a derrotar al FC Köln, esta vez por 2-4. Posteriormente, vencieron con holgura al FK Pirmasens por 2-6, y cerraron su participación en la fase de grupos con un 4-2 ante el Bremen. 

Un afiche de promoción del partido que definió al campeón de la temporada (Foto: eintracht-archiv.de)Finalizadas las siete jornadas, las ‘Águilas’ redondearían cifras sobresalientes: doce puntos (puntaje perfecto),  26 goles a favor, 11 en contra. Con el boleto a la final, los de Frankfurt tuvieron que vérselas con el ganador del Grupo A, Kickers Offenbach, equipo que terminó con 9 puntos, fruto de cuatro triunfos, un empate y una derrota.

Alas doradas

La gran final ante el Kickers Offenbach se disputó en el Berlín Olympiastadion, ante 75’000 personas, el 28 de junio de 1959, bajo el arbitraje de Erich Asmussen. Las ‘Águilas’ alinearon en aquella oportunidad con un ‘ofensivo’ 2-3-5:  Egon Loy en el pórtico; Hans-Walter Eigenbrodt y Hermann Höfer como defensores; Hans Weilbacher, Friedel Lutz y Dieter Stinka en la volante, dejando en labores ofensivas a Eckehard Feigenspan, Alfred Pfaff, Richard Kress, István Sztani y Dieter Lindner.

Si bien los de Frankfurt tuvieron un inicio inmejorable al adelantarse en el marcador apenas al minuto de juego, gracias al húngaro Sztani, quien aprovechó un desborde de Kress,  su rival emparejó el marcador siete minutos más tarde, con un tanto de Walter Zimmermann. Sin embargo, nuevamente las ‘Águilas’ desnivelaron el score por intermedio de Eckehard Feigenspan a los 14’, luego de la ejecución de un tiro de esquina. Pero la historia se repitió y a los 23’ el Kickers Offenbach empató nuevamente, esta vez por medio de Helmut Preisendorfer. El empate a dos goles no se movió en el resto de la primera mitad y tampoco en el complemento. El 2-2 obligó a una prórroga, en la cual se vivieron los momentos más dramáticos.

Sumamente disputado fue el encuentro entre los de Frankfurt y los de Offenbach tal como se puede apreciar en la imagen (Foto: eintracht-archiv.de)Apenas a los dos minutos de iniciada, Feigenspan volvió a hacerse presente en el marcador, esta vez de penal, para decretar el 3-2 a favor del Eintracht.  Los de Frankfurt aprovecharon los espacios que dejaba su rival y aumentaron a los 108’ por intermedio de Sztani; sin embargo, el festejo y la ventaja doble duró poco, ya que Siegfried Gast descontó para el Kickers a los 110’.  Tras nueve minutos de tensión, producto de lo ajustado del marcador, las ‘Águilas’ lograron encontrar la tranquilidad a poco del final, ya que a los 119’, la gran figura de la noche, Feigenspan, consiguió su hat-trick, decretando el definitivo 5-3.

Hasta que se acabe la cerveza

El técnico que guío al equipo hacia el trofeo máximo del torneo: Paul Osswald (Foto: eintracht-archiv.de)Al culminar el partido, los jugadores y el cuerpo técnico de las ‘Águilas’ participaron de un banquete común con los jugadores del Kickers Offenbach. Finalizado este encuentro, el plantel del Eintracht viajó con los funcionarios del equipo a  Frankfurt y, después de una breve parada en la escuela de deportes, se trasladaron al estadio de la ciudad para celebrar con alrededor de 250 mil seguidores el primer campeonato del club. Para finalizar, este Eintracht logró impresionar a nivel internacional en el siguiente año, al llegar a la final de la Copa de Europa de 1960, donde alcanzó la final, instancia en la cual cayó por 7-3 ante el  Real Madrid de Di Stéfano, Puskás, Gento y Santamaría.

A 53 años de aquella gesta, los aficionados del club esperan volver a celebrar como en aquella temporada; ahora solo depende de Armin Veh, Pirmin Schwegler, Oliver Occéan, Oka Nikolov y de nuestro compatriota Carlos Zambrano darle un buen desenlace a este auspicioso inicio en la Bundesliga 2012/2013.

Composición fotográfica: Roberto Gando / DeChalaca.com
Fotos: billsportsmaps.com, eintracht-archiv.de

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy