Composición fotográfica: Roberto Gando / DeChalaca.comTras 33 años, Stade de Reims regresó a la Ligue 1 francesa con el objetivo de reeditar el fútbol que practicó en la década de los 50. En aquella época obtuvo cuatro ligas locales, una copa latina y dos subcampeonatos en la naciente Copa de Europa.

 

Si a principios de siglo XVIII,  un general francés, Napoleón Bonaparte,  hizo temblar a toda Europa por su don de mando y sus cualidades para la guerra, en la década de los cincuenta un club del norte de Francia irrumpió en la escena futbolística, primero dominando el fútbol francés y luego deslumbrando a nivel continental para luchar por la corona. Sin embargo, en el tramo final de su lucha se cruzó con el extraordinario Real Madrid de Di Stéfano que lo privó de  su reinado. Pese a no lograr alzarse con ninguna Copa de Europa (hoy UEFA Champions League), Stade de Reims logró ser bautizado como el “football champagne”, en un apelativo que perdurará en la historia más allá de los malos tiempos.

Luego de deambular durante varias temporadas en las divisiones de ascenso del fútbol francés, el cuadro de Reims busca en su regreso a la Ligue 1 construir un nuevo proyecto que lo lleve al sitial que alcanzó en la década de los cincuenta, y que le valió ser considerado como uno de los cuadros más grandes de Francia. A continuación, la historia de éxito del equipo que nació en el epicentro de la producción del champagne francés.

Descorchando el éxito

Equipo del Stade de Reims durante la temporada en la que obtuvo su primer título (Foto: pari-et-gagne.com)La época dorada del club originario de Reims se inició con la conquista de su primer título profesional en la temporada 1948-49 bajo la batuta de Henri Roessler.  Teniendo como máxima estrella al experimentado mediocampista Albert Batteux, el cuadro albirrojo totalizó 48 puntos en 34 juegos y se coronó campeón de la Liga por encima del Lille OSC que quedó relegado al segundo lugar por apenas un punto.  Al año siguiente, el club no consiguió revalidar su título pero obtuvo otro logro igual de importante: la Copa de Francia, luego de vencer en el estadio Colombes 2-0 al RC Paris.

Lo curioso en la consecución de la Copa fue que, en medio de las celebraciones,  el presidente del club, Henri Germain, nombró como nuevo técnico del equipo a Albert Batteux, quien con 31 años a cuestas asumió el cargo en reemplazo de Roessler, quien había anunciado su partida de Reims para iniciar un nuevo proyecto con el Olympique de Marsella.

La creación del “Football champagne”

La estrella del equipo cuando empezaron a llegar las conquistas: Raymond Kopa (Foto: lequipe.fr)Con  Batteux en el banquillo, Stade de Reims practicó un fútbol que revolucionó su liga al tener una filosofía de juego basada en el la posesión del balón aplicando un fútbol de toque al ras de piso, de combinaciones cortas, paredes y desmarques rápidos, y principalmente con movimientos  sin balón. De igual forma, el cuadro del norte de Francia fue uno de los primeros conjuntos en trabajar los balones detenidos, especialmente la táctica de tocar en corto durante los lanzamientos de esquina.

Si bien el cuadro de Batteux no consiguió título alguno en sus dos primeros años (quedó  quinto en la temporada 1950-1951 y cuarto en la temporada 1951-1952), todo cambió en 1953, año en el cual alcanzó su primera corona. De la mano de Raymond Kopa, Jean Vincent y el holandés Bram Appel (goleador del equipo con 30 anotaciones),  el Stade se hizo con su segundo título profesional  al totalizar 48 puntos en 34 partidos jugados,  sacándole una ventaja de cuatro unidades a su más cercano perseguidor, el Sochaux.  Además, el cuadro rojo y blanco selló algunas cifras destacables: 22 partidos ganados, 4 empates y 8 derrotas. Asimismo, consiguió anotar 86 veces y solo le encajaron 36 tantos.

Los tiempos de bonanza en Reims se reflejaron en la cantidad de trofeos acumulados (Foto: lequipe.fr)Mientras tanto, en el ámbito internacional, Stade de Reims  disputó en julio de 1953  la quinta edición de la Copa Latina, certamen que reunió a los campeones de las ligas de Francia, Italia, Portugal y España. En esa competencia, los franceses se hicieron con el trofeo luego de superar con contundencia al AC Milan por 3-0.

En la siguiente temporada y con la base del equipo campeón, el club de Reims peleó palmo a palmo por el título con el Lille; sin embargo, al finalizar las 34 fecha de la Liga, el equipo dirigido por Batteux tuvo que contentarse con el subcampeonato al sumar 46 puntos, uno por debajo del campeón.  Ya para 1955, el equipo se cobró su revancha y conquistó su tercer título en Primera División luego de ganarle la pulseada al Toulouse. En aquella temporada, la dupla  conformada por Raymond Kopa y René Bliard, quien anotó 30 goles, destacó nítidamente.

À la conquête de l'Europe

En 1955, y al ser campeón de Francia, Stade de Reims fue uno de los clubes invitados a participar en la primera Copa de Europa.  Con un equipo en el que destacaban  Raymond Kopa,  Robert Jonquet,  Armand Penverne, Leon Glovacki, y René Bliard, el conjunto francés llegó a la final invicto y con el mérito de haber convertido 15 goles en 6 partidos.

Para llegar a ser finalista, el equipo de Batteux eliminó en primera ronda al Aarhus danés luego de ganarle 0-2 a domicilio con tantos de Glovacki y Bliard. Ya en la vuelta y, pese a complicarse con un 2-2 de local, los albirrojos avanzaron a la siguiente fase en la que se enfrenaron al  Vörös Logobó húngaro. En el partido de ida, jugado en el Parque de los Príncipes, el cuadro francés  venció por 4-2 a los húngaros gracias a un doblete de Leblond y a las anotaciones de Glovacki y  Bliard. Mientras tanto, en  Budapest, igualaron 4-4 pese a ir ganando 1-4  al inicio del segundo tiempo.  En las semifinales, el “Football champagne” apareció para despachar al Hibernian escocés luego de vencerlo en los dos partidos de la serie: 2-0 en la ida jugando como local con goles de Leblond y Bliard, y una victoria por la mínima en tierras escocesas con tanto de  Glovacki.

 

Ya instalados en la gran final que se disputó en el Parque de los Príncipes el 13 de junio de 1956, y pese a exhibir un gran fútbol que los llevó a ponerse 3-1 arriba en el marcador gracias a los goles de Leblond, Templin e Hidalgo, el Real Madrid, de la mano de Rial, Marquitos y  Di Stéfano, acabó imponiéndose por 3-4 gracias a su oficio y poderío ofensivo. Tras la final, los franceses no solo se quedaron con las ganas de celebrar en casa, sino que perdieron a su mejor jugador, ya que el cuadro madridista se hizo con los servicios de Raymond Kopa.

Nuevos pintores, mismo estilo

Un goleador de raza como Just Fontaine empezó a rendir en el Reims apenas llegó (Foto: goldenfoot.com)Pese a la partida de su estrella y al bajón que significó perder una final, el club no se vino abajo por tales circunstancias. Si bien no mostró su mejor cara en los dos siguientes años (quedó décimo en la temporada  1955-1956 a nueve puntos del campeón Nice;  y se ubicó tercero en la campaña 1956-1957 a seis puntos del Saint-Etienne), las cosas volvieron a sonreírle al conjunto del norte de Francia en 1958, año en el cual volvió a salir campeón por cuarta vez en su historia. En aquella campaña,  el equipo se vio reforzado con la llegada de grandes jugadores como Just Fontaine (ex Niza y que se hizo conocido tras el Mundial de 1958), Jean Vincent y Roger Piantoni.  Justamente, el  goleador del seleccionado galo en el Mundial terminó siendo la figura excluyente del torneo francés  debido a los 34 goles que anotó en igual número de partidos.  Los albirrojos totalizaron 48 unidades, siete más que sus más cercanos perseguidores  - el Nîmes Olympique, el Angers y el AS Monaco-.   Para terminar de cerrar un buen año, los de Reims también se adjudicaron por segunda vez en su historia la Copa de Francia luego de vencer al Nîmes Olympique por 3-1 en el estadio Colombes.

Segundo (y último) intento

En 1959, tras lograr el doblete en el fútbol francés, Stade de Reims encaró su segunda Copa de Europa con la intención de sacarse el clavo de la primera edición.  En la ronda preliminar, no tuvo problemas para dejar en el camino al  Ards de Irlanda del Norte luego de vencerlo por un marcador global de 10-3, tras imponerse 1-4 en la ida con cuatro goles de Fontaine,  y 6-2 en la vuelta.  Ya en primera ronda, el cuadro galo venció 4-0 y 0-3 al  Helsingin Palloseura de Finlandia, dando muestra de su poderío ofensivo. Sin embargo, en los cuartos de final  sufrió su primer tropezón al caer ante el Standard de Lieja, equipo que lo derrotó por 2-0. Con un resultado difícil de remontar, los galos conseguieron acceder a las semifinales del torneo luego de vencer por un contundente 3-0 a los belgas gracias a las anotaciones de sus estrellas Fontaine, en dos ocasiones, y Piantoni. Ya en la siguiente fase, los de Batteux volvieron a dar vuelta a una serie luego de caer por la mínima ante el Young Boys suizo en la ida, pero  ganando la vuelta por 3-0.

 

Al igual que en 1956, los franceses volvieron a ver en la final de la Copa de Europa al Real Madrid de Di Stéfano pero, a diferencia de la primera edición del torneo continental, los merengues se mostraron muy superiores en el juego, lo cual se vio reflejado en el marcador. Los de Madrid se impusieron 2-0 con tantos de Mateos al minuto de juego y de Di Stéfano a los 47’, poniéndole fin a los intentos de los galos por conquistar este torneo.

La caída de Reims

Luego de ganar tanto con el equipo, Albert Batteux dejó el Stade de Reims para infortunio del club (Foto: lequipe.fr)Si bien el Stade conquistó dos ligas francesas más, en la temporada 1959-1960 y en 1961-62, el equipo cayó en picada en junio de 1963 luego de la partida de Albert Batteux.  Tras la salida del mítico entrenador, en la temporada 1963-64 el club descendió a Segunda División avizorando tiempos difíciles. Pese a volver en 1966, el equipo no fue el mismo de la década de los cincuenta, y el “football champagne” pasó a la historia.  De hecho, el club vivió una serie de problemas futbolísticos y administrativos que lo llevaron a lo más bajo del fútbol galo, tocando fondo en 1992 con una bancarrota que obligó a su refundación.  Recién durante los últimos años, y bajo la presidencia de Jean-Pierre Caillot, el club pudo retomar protagonismo en la Ligue 2 hasta alcanzar el tan añorado ascenso que le permitió, luego de 33 largos años, ubicarse en la máxima categoría.

Composición fotográfica: Roberto Gando / DeChalaca.com
Fotos: pari-et-gagne.com, lequipe.fr, goldenfoot.com; Videos: usuarios internazionalcalcio

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy