Composición fotográfica: Roberto Gando / DeChalaca.comEn 1979, Olimpia se elevó como el primer club que cortó la hegemonía de Argentina, Brasil y Uruguay; ganó la Libertadores y la Intercontinental. Fue el primero de sus tres títulos coperos, que, ad portas de la gran final, podrían convertirse en cuatro.

 

La primera vez que Olimpia arañó la gloria internacional fue en 1979, cuando cortó la hegemonía de Argentina, Brasil y Uruguay, y levantó la primera de sus tres Copas Libertadores. Eran tiempos en que el ‘Decano’ estaba habituado al éxito: basta señalar que, entre 1978 y 1983, ganó seis ligas paraguayas de forma consecutiva.

De Cubilla a Almeida

El equipo campeón de Olimpia en el que destaca como arquero Éver Hugo Almeida, actual técnico del 'Decano' (Foto: pasionlibertadores.com)En la epopeya del 79, su técnico era el uruguayo y recientemente fallecido Luis Cubilla. Por paradojas de la vida, en 1960, Olimpia había perdido su primera final de Libertadores, contra Peñarol, gracias al olfato goleador del ‘Negro’. Si hablamos de DT, su actual entrenador, el uruguayo nacionalizado paraguayo Ever Hugo Almeida, era el arquero de aquel cuadro. El plantel estaba armado de forma estudiada y tenía, como plus, una columna vertebral de caudillos: en defensa, Alicio Solalinde; en volante, Carlos Kiese. Complementaban estas virtudes un ataque que se cansó de hacer goles: Enrique Villalba, Evaristo Isasi y Hugo Talavera se repartieron las anotaciones casi por igual.

El debut fue el 23 de marzo de 1979, contra un coterráneo: Olimpia derrotó 2-1 a Sol de América con goles de Villalba y Talavera. La semana siguiente viajó a Bolivia. En Cochabamba, con goles de Talavera e Isasi, venció 0-2 a Wilstermann, en partido que concluyó a los 79’ porque la afición local invadió el campo. En la altura, en tanto, sufrió su única derrota en aquella edición: Bolívar le ganó 2-1 y asumió, transitoriamente, el liderazgo del grupo.

En la rueda de revanchas, Olimpia volvió a imponerse a Sol de América: un gol del defensor Rogelio Delgado bastó para poner el 0-1. Luego, llegó la visita de Wilstermann y ‘El Decano’ ratificó su clase con un 4-2, gracias a sendos dobletes de Isasi y Villalba. Bolívar, en tanto, cedió casi todas sus opciones al empatar 2-2 contra Sol de América, pues solo uno clasificaba a la ronda semifinal. El 18 de abril, finalmente, Olimpia aseguró su pase a esta instancia, con una goleada 3-0 sobre los paceños (uno de Villalba y dos de Isasi)

El guaraní paraguayo

Osvaldo Aquino anota el primer gol del partido en Asunción que al final le valió el título a Olimpia sobre Boca Juniors (Foto: pasionlibertadores.com)En la ronda semifinal, Olimpia fue sembrado con el Guaraní de Campinas, de Brasil, y el Palestino de Chile. La ‘O’ arrancó esta fase el 4 de mayo, en el Defensores del Chaco, contra los brasileños, que tenían a Careca como figura excluyente: fue un apretado triunfo 2-1 con goles de Villalba y Roberto Paredes. Luego, llegó la visita a Santiago, que el ‘Decano’ resolvió sin contratiempos, con victoria 0-2 sobre Palestino merced a un doblete de Talavera.

El tercer partido de la ronda lo puso a tiro de la final: Olimpia goleó 3-0 a los chilenos con goles de Kiese, Talavera y un tanto en contra de Mario Varas. Solo necesitaba un empate en Brasil y lo consiguió: igualó 1-1 contra Guaraní con gol de Adolfo Lazzarini y accedió a la final.

Con la boca abierta

Luis Cubilla junto a su primera Libertadores como técnico de Olimpia (Foto: d10.com.py)El rival no era cualquiera: tenía enfrente a Boca Juniors, vigente bicampeón de la Libertadores, y que acababa de eliminar a Peñarol e Independiente de Avellaneda. Boca tenía, como estrellas, a Hugo Orlando Gatti, a Ernesto Mastrángelo, al ‘Chino’ Jorge Benítez y a Rubén Suñé, todos dirigidos por el legendario Juan Carlos ‘El Toto’ Lorenzo.

La primera final se disputó el 22 de julio en Asunción. Poco antes del final del primer tiempo, un extraño tiro libre del lateral Miguel Ángel Piazza venció a Gatti: Piazza remató rasante y frontal, pero la pelota se desvió, primero en la barrera y luego en una naranja (dice la leyenda) lanzada desde la tribuna: fue un blooper y fue el 1-0. El segundo lo marcó Oswaldo Aquino, otro que no había anotado en todo el certamen. Olimpia sacó ventaja para el choque de revancha en La Bombonera: 2-0.

‘El Decano’ sufrió en Buenos Aires una baja prematura: salió el volante Luis Torres y tuvo que reemplazarlo Jorge Guasch. Almeida estuvo estupendo y su defensa resistió los embates boquenses en un choque más que accidentado: el árbitro uruguayo Juan Cardelino dejó a ambos con nueve: en Boca se fueron Suñé y el ‘Chino’ Benítez, y en Olimpia Paredes y Kiese, todos por agresiones mutuas. El pitazo definitivo de Cardelino vino con el éxtasis del ‘Decano’: Olimpia, por primera vez, se consagró campeón de la Copa Libertadores.

 

Pero faltaba más…

Fue un año de ensueño para el fútbol de Paraguay: el 11 de diciembre, su selección se consagró campeona de la Copa América, tras vencer en tres finales a Chile. Pero faltaba un trofeo por levantar y Olimpia sería otra vez el encargado de hacerlo: la Copa Intercontinental, que por entonces se jugaba en choques de ida y vuelta.

Ataque de Olimpia sobre el arco del Malmö en el partido de ida de la Copa Intercontinental (Foto: franjeado.com)Así, el 18 de noviembre de 1979, Olimpia visitó tierras suecas para enfrentar al Malmö, subcampeón de la Copa de Campeones de Europa (hoy Champions League), pues el campeón, Nottingham Forest, se había negado a disputar esta definición. Olimpia dio un primer cachetazo en Europa: un gol de Isasi, a los 41’, selló una victoria por 0-1. El choque de vuelta no fue inmediato, pero el paréntesis trajo una nueva alegría: en diciembre, consiguió el segundo de sus seis títulos consecutivos en la liga paraguaya.

La revancha, en el calor de Asunción, demoró más de tres meses en disputarse: se jugó recién el 2 de marzo de 1980, casi un año después del debut de Olimpia contra Sol de América. Ante 55 mil espectadores en el Defensores del Chaco, Solalinde, de penal, marcó el primero a los 39’, aunque, apenas al minuto de reinicio, los suecos silenciaron Asunción con gol de Ingemar Erlandsson.

El gol triunfal llegó a los 71’: el atacante Miguel Michelagnoli bajó bien un balón lanzado por Solalinde e hizo estallar a la afición del ‘Decano’.

Dos semanas más tarde, sin embargo, llegó una vuelta más: el 16 de marzo de 1980, Olimpia recibió al FAS de El Salvador por la final de la Copa Interamericana. En la ida, en febrero, habían empatado 3-3. La vuelta fue un baile rotundo: tres goles de Michelagnoli, uno de Aquino y otro de Eduardo Ortiz cerraron con broche de oro una época que aún seguiría sumando títulos a nivel local.

Fue la primera vez que Olimpia tocó la gloria, a la que se acostumbró y que necesita volver a saborear. Ante Mineiro, va por su cuarta Copa Libertadores.

Composición fotográfica: Roberto Gando / DeChalaca.com
Fotos: pasionlibertadores.com, d10.com.py, franjeado.com; Video: Youtube / Usuario Anibal Gallardo

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy