Composición fotográfica: Roberto Gando / DeChalaca.comLanús, finalista de la Sudamericana y aspirante al título en Argentina, no fue siempre un protagonista del fútbol de su país. Hubo un punto de quiebre en su historia: el del equipo de Héctor Raúl Cúper que se consagró campeón de la Conmebol 1996.

 

El 2 de diciembre de cada año se celebra, oficialmente, el día del hincha de Lanús. La efeméride conmemora el único título del club de la ciudad del Sur de Buenos Aires en la Primera División argentina, logrado en el Apertura 2007. Ese es sin duda el máximo hito de la historia granate, pero posiblemente haya un equipo aun más querido y recordado que aquel que dio la vuelta olímpica en 'La Bombonera'.

Moralito, Ibagaza, Coyette, Serrizuela. La enumeración evoca una época inigualable en Lanús: los años 1995 y 1996, cuando se encumbró una generación de futbolistas que, acaso para siempre, le hizo la transición a su club: verlo pasar de ser un club ascensorista que llegó a jugar en Primera C a inicios de los ochenta a uno que disputaba campeonatos y hasta los ganaba, como ocurrió por primera vez en la Copa Conmebol 1996.

La incubación de un proyecto

Lanús con la camiseta alterna que empleó durante la temporada 1996 (Recorte: revista El Gráfico)Lanús había regresado a Primera División a mediados de 1992, tras un último subibaja después de haber estado toda la década de los ochenta en el ascenso. Pero no fue hasta 1995 que la camiseta granate comenzó a codearse con los primeros lugares, y eso tuvo que ver directamente con la contratación como técnico de Héctor Raúl Cúper, de gran campaña al frente de Huracán, con el que había perdido increíblemente el título del Clausura 1994.

Así, Cúper se sentó en el banquillo grana para el Apertura 1995 y comenzó a consolidar una base estable en la que intercalaba algunos nombres de experiencia con gente formada en el club. Así, ese Lanús tenía como referentes al 'Lechuga' Carlos Roa en el arco; a Alejandro Simionato y Gabriel Schürrer como torres en la zaga central; a Daniel Cravero como perro de presa en el mediocampo y al 'Tero' Fernando Clemente di Carlo en el ataque. En tanto, los pibes de la cantera estaban representados por un trío que había hecho su debut en la temporada anterior: el delantero Ariel Maximiliano López y los volantes Ariel Ibagaza y Walter Coyette, estos dos últimos figuras del seleccionado argentino Sub-20 que, con José Néstor Pekerman a la cabeza, había sido campeón mundial en Qatar ese mismo 1995.

Gonzalo Belloso empalma un ajustado remate entre Daniel Kesman y Horacio Carbonari en la ida por la semifinal ante Rosario Central (Recorte: revista El Gráfico)A esa base, Cúper le añadió un refuerzo estelar: Hugo Alberto Morales, a quien trajo de Huracán para que comenzara a sacar pasta de ídolo en la cancha de Guidi y Arias. Con ese equipo, Lanús logró el tercer lugar del Apertura 1995, detrás del campeón Vélez e igualado en puntos con el subcampeón Racing. El 'Grana' comenzaba así a insinuar un protagonismo que se consolidaría en el semestre siguiente: repitió el tercer lugar detrás de Vélez y Gimnasia La Plata, luego de una campaña pareja que incluyó una goleada 4-0 sobre Banfield, el clásico rival del Sur bonaerense.

Para ese semestre, el equipo había repetido la base con un solo injerto: el del rubicundo Claudio Enría como '9' de área. El 'Caio' comenzó a descollar con camiseta granate una noche de verano nada menos que en Lima, en el estadio de Matute, en un amistoso en el que Lanús venció 0-4 a Alianza Lima y en el que Enría marcó un hattrick en el arco de Rafael Quesada. Tras eso, sentó a Di Carlo y se consolidó como efectiva pareja de ataque de Ariel López, a quien consolidó y ayudó: el 'Chupa' acabó convertido en el máximo anotador de la temporada 1995/96 en Argentina con 20 tantos entre Apertura y Clausura.

Desgranando la aventura internacional

Lanús mantuvo el paso en el Torneo Apertura superando a River Plate, tal como en esta jugada entre Hernán Díaz y Hugo Morales (Recorte: revista El Gráfico)Esos dos terceros lugares al hilo habían permitido que Lanús, por primera vez en su historia, clasificara a un torneo internacional: la Copa Conmebol 1996. El reto se asumió en paralelo con el Apertura de ese mismo año, y para eso Cúper resolvió reforzar al equipo, aunque se encontró con algunos imprevistos.

Ocurrió que desde la Liga Española llegaron ofertas por Simionato y Schürrer: de Las Palmas y Racing de Santander, respectivamente. Para Lanús era sumamente riesgoso desprenderse de sus dos backs centrales simultáneamente, pero el buen ojo dirigencial apuntó a no cortar la evolución de ambos jugadores y más bien hacer un buen negocio. Se recaudaron 2 millones de dólares por ambas ventas y, como manda el criterio que prima en tienda grana, se gastó menos para invertir el resto en infraestructura: solo la cuarta parte se destinó al fichaje de dos nuevos zagueros, procedentes de los grandes de Rosario. Llegaron Gabriel Siviero, de Newell's Old Boys, y un conocido del Perú: Gustavo Falaschi, quien venía de Rosario Central.

El golpe de cabeza de Juan José Serrizuela terminó superando al 'Pato' Abbondanzieri en el partido de vuelta ante Central (Recorte: revista El Gráfico)Además, para reforzar el mediocampo se fichó a Oscar Mena, quien venía de Platense. Como parte de esa operación, Di Carlo se marchó al cuadro calamar, por lo que como habitual recambio del dueto Enría-López comenzó a tener un rodaje un jugador que tiempo antes había llegado de Rosario Central: Gonzalo Luis Belloso. Además, Cúper consolidó como tiular al juvenil Juan José Serrizuela, hermano menor del conocido José Tiburcio y dúctil para jugar por ambos laterales, principalmente por derecha pues a la izquierda quedaba el capitán del equipo, la emblemática 'Urraca' Armando Oscar González.

Pero nada en esa base era tan importante como la sociedad Ibagaza - Morales en el mediocampo. El 'Caño' y 'Huguito' se asociaron de modo ideal y Lanús comenzó a pelear en dos frentes: primero eliminando a Bolívar en la Conmebol, con una goleada 4-1 en 'La Fortaleza' que incluyó un doblete de Serrizuela -después de haber caído 1-0 en la ida en La Paz, y luego con un invicto en el Apertura que comenzó a prolongarse con seriedad desde un 3-1 contundente sobre el supuesto 'DreamTeam' de Boca Juniors que dirigía Carlos Salvador Bilardo.

Cuperativa sudamericana

Claudio Enría, una de las armas de Lanús en ataque, se le escapa a la defensa del Santa Fe (Recorte: revista El Gráfico)Para ese momento, la ‘Cuperativa’ -como se comenzó a conocer al equipo de Cúper- ya había despachado de la Conmebol a Guaraní, con una victoria 0-2 en Asunción (goles de Mena y Coyette) y una espectacular goleada 6-2 en Lanús con doblete incluido de Belloso, quien comenzaba a consolidarse como titular en el equipo que jugaba el certamen internacional.  Llegadas las semifinales, se ponía delante otro equipo argentino: Rosario Central.

La noche del 30 de octubre -día del cumpleaños de Diego Armando Maradona, argentino nacido en Lanús- ‘La Fortaleza’ vibró con un 3-0 claro y contundente. Que se abrió con un gol de Belloso, canalla hasta el tuétano por formación pero convencido de que Lanús le había dado la posibilidad de destacar que no había tenido en su club de origen. Un autogol del ‘Petaco’ Carbonari y otro tanto de Mena sellaron una victoria que se refrendó de modo aun más contundente 13 días después en Rosario: Lanús ganó 1-3 en el ‘Gigante de Arroyito’, con goles de Serrizuela, ‘Chupa’ López y , otra vez, Belloso en aplicación de la ley del ex.

El partido de vuelta resultó muy ajustado y el cuadro colombiano apenas pudo superar por un tanto al equipo granate (Recorte: revista El Gráfico)Por esos mismos días, en el plano local, Lanús no perdía pisada: llegó a sumar 14 fechas sin derrotas con un momento cúlmine. Ese fue la victoria 3-1 sobre el puntero River con tres goles logrados en cinco minutos por Morales, López y Enría. Esa semana, El Gráfico le puso 10 puntos a 'Huguito', el inolvidable Julio César Pasquato 'Juvenal' navegó en elogios a Lanús con una columna titulada No se puede jugar mejor al fútbol y Víctor Hugo Morales se despachó, en la misma revista, con estas líneas:

Lanús es una forma de resistir. Y resiste teniendo la pelota con la sabiduría del Caño y la cintura de Hugo. Con el trabajo de Cravero y de Mena, que se parecen a los miles que a las cinco de la mañana susurran un “hasta luego” a los pibes dormidos, y salen a pelear -lo único que les queda-, y se presentan en la city con cara de soy de Lanús, ¿y qué?

El día de la transformación

La Copa Conmebol ya en el vestuario de Lanús que en Colombia obtuvo su primer trofeo internacional (Recorte: revista El Gráfico)Lanús debió priorizar entre definiciones: tenía por delante la recta final del Apertura y la definición de la Conmebol ante Independiente Santa Fe. La derrota 2-1 ante Vélez entre ambas finales, que significó la pérdida del invicto local, orientó los intereses a procurar el primer título de la historia del club ante el cuadro bogotano.

El 20 de noviembre de 1996, en ‘La Fortaleza’, Lanús no ofreció un buen partido. Explicaba mucho la ausencia de Hugo Morales, lesionado por una distensión en la pierna derecha. No obstante, un penal bien ejecutado por Mena a los 27’ y un cabezazo clave de Ibagaza, a 11 minutos del final, sacudieron las redes de Rafael Dudamel y sellaron un 2-0 que constituía buena ventaja para la vuelta.

Santa Fe, herido por el resultado, metió 50 mil almas al Nemesio Camacho ‘El Campín’ para la revancha del 4 de diciembre. Sin embargo, el público colombiano, muy respetuoso, sacudió pañuelos blancos para saludar las notas del himno argentino cuando los once de Lanús lo entonaron en el campo. Ellos eran Roa en el arco; César Loza, Siviero, Falaschi y González en defensa; Cravero, Juan Ignacio Fernández di Alessio, Ibagaza y Morales en mediocampo; Belloso y López en el ataque.Serrizuela, Enría y otro pibe de la casa, Claudio Lacosegliaz, entraron para ser partícipes de la jornada histórica.

Héctor Cúper diseñó un equipo compacto, con mucho fútbol y efectivo con el que cumplió un objetivo anhelado en su carrera (Recorte: revista El Gráfico)Las pulsaciones para los de Cúper corrieron rápido en la altura bogotana. En la jugada inicial del partido, un disparo largo de Morales casi le permite abrir la cuenta y liquidar la final. Pero en la contra, Falaschi perdió el control ante un desborde de Francisco Whittingham y le cometió penal. El mismo Whittingham cobró y Santa Fe, apenas a los 3 minutos, comenzó a ganar el lance.

Lanús tuvo 20 primeros minutos fatales, pero salió del trance. Era, dícese, el estigma de un equipo que tenía la ansiedad de saber, por alguna vez en su historia, lo que significaba ser campeón y haber pasado de Primera C a enfrentarse a uno de los estadios más temidos de Sudamérica repleto y en contra. Pero aguantó: adaptándose, olvidándose del fútbol lujoso y vistoso que Ibagaza y ‘Huguito’ solían regalar; recordando su esencia de equipo de barrio y combatiendo cuerpo a cuerpo, y hasta con Roa sacándole a Gustavo  Díaz un cabezazo con etiqueta de gol.

 

 

Así, el silbatazo del brasileño Antonio Pereira da Silva encontró a Lanús, un pueblo entero, celebrando el primer título de su historia. El tercer puesto del Apertura (el tercero al hilo) pasó a segundo plano. El equipo de Cúper había dado, para siempre, el salto al protagonismo, ese que hace que hoy, a diferencia de hace 17 años, que Lanús pueda ser campeón, en Argentina o Sudamérica, ya no sea una sorpresa.
Composición fotográfica: Roberto Gando / DeChalaca.com
Recortes: revista El Gráfico ; Video: Youtube / Usuario 2copasdelsur

Comentarios (6)add
...
escrito por kyp , diciembre 10, 2013
No jugó soto en Lanús?
...
escrito por Mario , diciembre 10, 2013
De Chalaca, sencillamente impresionante el informe!!! Los felicito desde Lanus, Argentina!!!
...
escrito por mencheli , diciembre 10, 2013
Hace 5 anhos estuve por Baires y tome un taxista que resulto ser fanatico de Lanus, era mayor y muy amable ademas de sencillo (pese a ser portenho) quizas debido a que su origen era humilde y siempre trabajo llegando a lograr una estabilidad de clase media-media en los suyos, lo recuerdo pues pese a que apenas habia acabado el colegio (nos conto su vida) era poeta y muy aceptable (nos recito algunos) .. pues bien, hablamos bastante de futbol (pese al aburrimiento de mi mujer) y me hizo saber la ejemplar institucion que era Lanus pues junto con Velez era el club mas en azul en cifras en aquellas epoca y debido a una politica historica de austeridad y sana dirigencia .. el Club tenia su local para los socios (el lo era) donde disfrutaba mucho en familia y ojo, 2da sorpresa, donde invitaba a su mecanico (y familia) a quien estimaba muchisimo y era como un familoiar pues tenia relacion con el muchos anhos .. que tiene de particular esto? .. que el mecanico era peruano !! .. que tal ?!? .. Obviamente le pedi descuento !!
...
escrito por La Red , diciembre 10, 2013
Un lujo de semblanza sobre la historia grande del "Granate". Siempre los leemos colegas de DeChalaca. Enorme labor con las ligas peruanas. Saludos desde esta parte del Río de La Plata.
...
escrito por Alex H , diciembre 10, 2013
Roberto, te faltó decir "soy de Lanús y me brota por los poros" (que es verdad y los que te seguimos en twitter lo sabemos), jajaja

Buen artículo sobre un chico que se empieza a hacer grande. Recuerdo cuando subieron por primera vez en años en 1990 y bajaron inmediatamente, y cuando regresaron, fue para quedarse y pelear torneos. Bien por ellos y ojalá ganen la Sudamericana (a pesar de los comentarios de Closs y Niembro).
...
escrito por erick el rojo , diciembre 10, 2013
Un gran ejemplo de institución el "grana" por eso siempre admiro ese tipo de equipos, nunca me gustaron los consagrados o llamados grandes.
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy