Composición fotográfica: Roberto Gando / DeChalaca.comLuego de diez años, Cruzeiro logró el título del Brasileirao, el tercero de su historia. Recordemos, sin embargo, al pionero de copas del cuadro azul de Belo Horizonte: al Cruzeiro de 1966.

 

El 13 de noviembre, Cruzeiro de Belo Horizonte se consagró, por tercera vez en su historia, como campeón del Brasileirao, tras vencer de visita por 1-3 al Vitoria. La última vez había sido hace diez años, de la mano de jugadores como Alex o Víctor Hugo Aristizábal. Sin embargo, en la presente edición de Qué Nivel, se contará la historia de la primera consagración del  conjunto azul: el Brasileirao de 1966.

Aquel año, el equipo de Belo Horizonte fue dirigido por Ayrton Moreira y figuraban grandes jugadores brasileños como Tostao, Evaldo, Piazza, entre otros. Cruzeiro había sido previamente campeón del Campeonato Mineiro en ocho ocasiones, pero veía aún lejos la posibilidad de ganar el Brasileirao, más aun por la supremacía que había impuesto en esos años el Santos, que era el pentacampeón vigente.

Desde la base

Cruzeiro en el año de su primera conquista, con figuras de la talla de Piazza y Tostao (Foto: atleticoxcruzeiroraridades.com)El campeonato nacional arrancó con una división regional. Dentro de la Zona Sur, Cruzeiro disputó el Grupo Centro contra rivales de un nivel sumamente inferior. Únicamente jugó el partido final frente al Americano, que había llegado a esta instancia tras superar en partidos de ida, vuelta e incluso desempate al Desprotiva en cuartos de final y al Anápolis en semifinales.

En un principio, Americano no se presentaba como un rival sencillo: venía de ser bicampeón de la Liga Municipal de Campos y bicampeón estadual del Campeonato Fluminense. Sin embargo, el conjunto albinegro no dio la talla ante Cruzeiro. El primer partido de la final se jugó el 7 de septiembre en el estadio Ary de Oliveira e Souza, donde el Americano fungía como local, ante 15,000 espectadores. Tostao, Natal, Zé Carlos y Evaldo se encargaron de sentenciar el 0-4, marcando claramente diferencias entre uno y otro equipo. En su edición del día siguiente, el Diário Da Tarde publicó “Piazza, exuberante; Zé Carlos, excelente y Natal, magnífico”, detallando lo que había sido el espectáculo mostrado por Cruzeiro.

Un ataque de Cruzeiro con Tostao y Evaldo a la cabeza en el partido de vuelta ante Fluminense en la etapa previa a la final (Foto: associados.cruzeiro.com.br)Hay que indicar que, en ese entonces, en el fútbol brasileño los partidos de ida y vuelta no contabilizaban la diferencia de goles; es decir, con apenas ganar por la mínima, el Americano hubiera forzado un partido de desempate. El día de la vuelta, 14 de septiembre, el Mineirao contaba con 7,000 asistentes, que vieron una nueva goleada. Moreira decidió darle descanso a Tostao y ni eso detuvo al Cruzeiro para demoler a su rival: 6-1 contundente con dos dobletes de Evaldo y Marco Antonio, un gol de Zé Carlos y uno en propia puerta. De esta manera, el equipo azul se proclamó ganador del Grupo Centro y pasó a disputar una serie definitoria frente al ganador del Grupo Sur, Gremio de Porto Alegre, para definir al campeón de la Zona Sur.

Zona azul

La ida jugada, en el Olímpico de Porto Alegre, terminó en un magro 0-0, lo cual aumentó la expectativa para la vuelta en el Mineirao. Apenas a los dos minutos de juego, Gremio abrió el marcador a través de Vieira, aprovechando un rebote dejado por Raul Plasmann, arquero de Cruzeiro. Para mantener los ánimos de la torcida local, solo dos minutos después del primer gol, Marco Aurelio recibió un pase de Dirceu Lopes e igualó el cotejo, resultado con el que se fueron al descanso. Recién a los 16’ del complemento, Marco Antonio fue derribado en el área: penal y gol de Tostao. Cruzeiro se consagró campeón de la Zona Sur y clasificó a las semifinales del Brasileirao.

El oro fluye

Tostao celebra su gol dentro del arco de Santos en la goleada que recibió el equipo de Pelé en el partido de ida por la final (Foto: celiopegoraro.com)Fluminense asomó como rival de turno en el último tramo previo a la final. En ese entonces, el técnico del ‘Flu’ era un conocido nuestro: Elba de Padua Lima, el queridísimo ‘Tim’ que nos clasificó a España 82. La ida se jugó el 9 de noviembre en el Mineirao ante 55,000 espectadores. Vale aclarar que parte de los asistentes no llegaron a presenciar el gol, y es que, apenas a los 30 segundos, Tostao interceptó un balón, cedió para Evaldo y el 1-0 no se movió durante el resto del partido. La vuelta fue en el mítico Maracaná y tan solo en 27 minutos ya lo ganaba Cruzeiro por dos goles gracias a los tantos de Evaldo y Dalmar. El primero subió la cuenta a tres y, recién sobre el final del segundo tiempo, Fluminense logró descontar tras un autogol de Piazza. Fue un contundente 1-3 con el que el club de Belo Horizonte aseguró su presencia en la final.

No solo los Santos hacen milagros

Wilson Piazza se lleva el balón ante la presión de Zito y con Pelé presto a cortar la acción durante el partido de vuelta que definió el título a favor de Cruzeiro (Foto: atleticoxcruzeiroraridades.com)Uno de los mejores equipos de la historia del fútbol mundial fue el rival de turno, el Santos de Pelé. El equipo paulista venía de ser cinco veces campeón nacional de manera consecutiva, lapso en el cual había ganado además dos Libertadores y las respectivas Intercontinentales (1962 y 1963). Era el claro favorito.

La primera final se jugó en un Mineirao abarrotado con 90,000 espectadores, esperanzados por la hazaña de su equipo. Y la hazaña se dio: en apenas cinco minutos, el partido ya estaba 2-0 para Cruzeiro. Al finalizar la primera, este marcador aumentó a cinco. En el segundo tiempo, Santos salió a buscarlo y descontó dos veces en diez minutos a través de quien terminó siendo el goleador del año, Toninho Guerreiro. Dirceu apareció luego para anotar el 6-2 y cerrar el partido. Desesperado por la férrea marca que había tenido, Pelé pateó a Piazza, Procópio fue a la defensa del volante y empezó una trifulca en el campo de juego. El árbitro Armando Marques no titubeó y expulsó a Pelé y Procópio. Por entonces no se sancionaba al jugador expulsado con perderse el siguiente partido, por lo que O Rei pudo alinear en la vuelta.

Piazza, Hilton Oliveira y Tostao con el trofeo que proclamó a Cruzeiro como campeón brasileño (Foto: variedades.com)Tal como se mencionó líneas arriba, la diferencia de goles no influía en estos enfrentamientos de ida y vuelta. Sin embargo, en la vuelta Santos salió a buscarlo como si esta regla no existiese: tenía una cuenta pendiente, no solo quería ganar, quería humillar al Cruzeiro luego de la catástrofe que le resultó perder tan holgadamente en la ida. A los 23 y 25 minutos Pelé y Toninho Guerreiro anotaron para Santos, que parecía asegurar temprano el desempate.

Pero en la segunda mitad ocurrió lo imposible: a los 18 minutos Tostao disparó al primer palo un potente remate desde un tiro libre cuando todos esperaban el centro. Dirceu empató el cotejo diez minutos después y Natal, en el último minuto, volteó el marcador. Heroica victoria para coronar a un campeón invicto. Al día de hoy, el Cruzeiro del 66, junto con Santos en tres ocasiones, Palmeiras e Internacional en una, son los únicos equipos que han logrado ser campeones una temporada sin haber perdido un solo partido.

Evaldo terminó como goleador del equipo con siete dianas. Mención aparte: Cruzeiro no solo ganó el Brasileirao ese año, también se coronó en el Torneo Inicial de Minas Gerais y el Campeonato Mineiro, contando en este último con Tostao como máximo anotador del torneo, con 18 tantos.

En aquel 1966, Cruzeiro cortó la supremacía del Santos y pintó el Brasileirao de un nítido azul.

Composición fotográfica: Roberto Gando / DeChalaca.com
Fotos: atleticoxcruzeiroraridades.com, associados.cruzeiro.com.br, celiopegoraro.com, variedades.com

Comentarios (2)add
...
escrito por Marco A. , noviembre 22, 2013
Fue realmente una generación de oro para Cruzeiro. Solo comparable con la del Cruzeiro 1997 que logró el título de la Copa Libertadores pero cayó en la Intercontinental contra Borussia Dortmund.
...
escrito por marco , noviembre 23, 2013
tostao fue un auténtico "craque",lastima que los brasileros en esa epoca no tomaban en serio las copas libertadores en parte x la falta de control antidoping y de arbitrajes justos
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy