Composición fotográfica: Roberto Gando / DeChalaca.comYa se respira la primera final de la Copa Libertadores y qué mejor que recordar al Boca Juniors que fue bicampeón continental en 1977 y 1978, bajo la batuta de Juan Carlos Lorenzo.

 


Futbolísticamente hablando, la década del setenta fue una época marcada por una dictadura argentina: la hegemonía albiceleste quedó confirmada con siete títulos ganados entre diez ediciones de Copa Libertadores. Independiente de Avellaneda, Estudiantes de La Plata y Racing Club ya ostentaban varios trofeos en sus vitrinas; Boca Juniors no podía ser menos, alzándose vencedor en 1977 y 1978. En ese equipo destacaron figuras rutilantes, como el ‘Loco’ Hugo Gatti, Francisco Sá, Vicente Pernía, Ernesto Mastrángelo, Carlos Veglio y Hugo Perotti, entre muchos. 

Boca apetitosa

   

 

Los xeneizes, hasta entonces, tenían como mayor logro internacional haber sido finalistas de la Libertadores de 1963, que perdieron frente al gran Santos de Pelé y compañía; por ello, el título copero era una exigencia a como diera lugar. Boca llegó a la edición de 1977 como el campeón de Argentina, tras haber ganado el Metropolitano y el Nacional de 1976 de la mano de Juan Carlos ‘El Toto’ Lorenzo.

El conjunto azul y oro cayó en el Grupo 1 con River Plate y los uruguayos Defensor Sporting y Peñarol; ganó la serie de forma invicta (cuatro victorias, dos empates y cero goles en contra) y se adjudicó, con absoluta autoridad, el único boleto hacia la ronda semifinal (que no era, como ahora, de eliminación directa). En esta etapa, conformó el Grupo A, con el colombiano Deportivo Cali y el Libertad de Paraguay.

Con dos triunfos sobre el ‘Gumarelo’ y haciendo tablas con el elenco caleño, los dirigidos por Lorenzo arribaron a la final, en la que se toparon con el campeón vigente: Cruzeiro. Tanto en 'La Bombonera' como en Belo Horizonte, ambos respetaron su fortín y vencieron por 1-0, resultado que produjo un tercer partido de desempate en el estadio Centenario de Montevideo: la tercera final culminó 0-0 y obligó a la tanda de penales. Boca venció gracias a Hugo Gatti, que intervino de forma excepcional para atajar el disparo de Vanderley.

Bicampeón de azul y oro

   

 

Para la Libertadores del año siguiente, Boca se insertó recién en semifinales, gracias al título conseguido en la edición anterior. Llegó como favorito, pues había ganado la Copa Intercontinental frente al Borussia Mönchengladbach en el mes de agosto. Sus adversarios fueron River Plate y Atlético Mineiro. A los brasileños les ganó tanto de visita como de local (1-2 y 3-1), y con su clásico rival igualó 0-0 en La Bombonera y, en la última jornada, lo doblegó por 0-2 en el Monumental con goles de Mastrángelo y Salinas.

Llegó a una nueva final, esta vez contra Deportivo Cali, entrenado nada menos que por Carlos Salvador Bilardo. En la ida, jugada en el Pascual Guerrero, el marcador no se movió; la revancha desató la locura xeneize con una contundente goleada de 4-0, con goles de Hugo Perotti en dos ocasiones, Enrique Mastrángelo y Carlos Salinas.

El equipo base de aquel bicampeonato estuvo integrado por Gatti bajo los tres palos; Bordón, Mouzo, Francisco Sá y Pernía en la primera línea; Suñé en el medio, y arriba una delantera fenomenal con Benítez, Zanabria, Salinas, Mastrángelo y Perotti. Boca disputó 19 partidos, de los cuales ganó once, igualó siete y perdió solo uno. Fueron cifras definitivas de un bicampeón que cerró con tremendo éxito ambas campañas, y que recién dos décadas después lograría el resurgimiento continental.

Composición fotográfica: Roberto Gando / DeChalaca.com
Videos: Usuarios SshaarR y MundoXeneize


Comentarios (1)add
...
escrito por JulioAL1901 , junio 26, 2012
Yo mañana me voy al Nacional, ese torneo no interesa si no esta un peruano. Compremos nuestro producto...

Saludos.
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy