Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.comEl 25 de mayo de 1967 Celtic FC se consagró campeón de la Copa de Campeones de Europa por única vez en su historia, siendo así el único equipo escocés -y el primer británico- que logró ser el mejor de Europa, derrotando en la final al favorito Inter de Milán. Repasamos esta campaña, de la mano de su legendario entrenador Jock Stein.

Si bien los 'Leones de Lisboa' -denominación ganada esa tarde lusa- siempre fue junto al Rangers FC (Ex Glasgow Rangers) los clubes más grandes de la Scottish Premier League, Celtic FC recién pudo inscribir su nombre en el fútbol grande de Europa con la gran temporada de 1966-1967. Ese año, con el disparo de Stevie Chalmers a seis minutos del final que venció a Giuliano Sarti, levantó la Copa de Campeones de Europa (hoy denominada Champions League).

La era de Jock Stein

La gesta del Celtic de mayo de 1967 comenzó dos años antes, cuando asumió como técnico Jock Stein quien, avalado por grandes de grandes desempeños en equipos de segundo nivel, fue su primer entrenador no católico, un hecho histórico. Es importante notar que la rivalidad entre Celtic de Glasgow y el Rangers FC va más allá de lo futbolístico, enfrenta a católicos contra protestantes, irlandeses contra unionistas, masa trabajadora contra burgueses.

Stein, permaneció en el cargo durante largos trece años, y su mayor logro fue la Copa de Campeones de Europa de 1966-1967, dentro de una serie de títulos en su periodo: 10 Ligas de Escocia (9 de manera consecutiva, desde 1966 hasta 1974), 8 Copas de Escocia, 6 Copas de la Liga Escocesa y otros muchos campeonatos con las divisiones menores. Su forma de trabajar fue cercana al jugador, tanto en lo deportivo como en lo personal, hacía suyo los problemas y preocupaciones de éstos. Al entrar al Celtic implanta un estilo ofensivo, amante del 4-2-4, y ese año logra la Copa de Escocia.  

La ruta de los leones

El Celtic no era favorito en Europa. Sin embargo, esa temporada 1967-67 fue histórica. (Foto: Getty Images) 

En octubre de 1966, los católicos empezaron el camino a la gloria. Venció al Zurich FC de local 2-0, con goles de Tommy Gemmell y Joe McBride, en la vuelta otra vez lo derrotó 3-0. Luego de este triunfo, el Celtic enfrentó al Nantes en Octavos de Final, equipo al que venció por 1-3 en Francia. En ese partido, los galos se pusieron en ventaja con anotación de Francis Magny, pero cuatro minutos después McBride convirtió el empate parcial. En el segundo tiempo, Bobby Lenox y Stevie Chalmers anotaron para lograr una victoria de 5-3. En Glasgow, el Celtic derrotó por el mismo score. Jimmy Johnstone adelantó para los locales, pero Gérard Georgin empató transitoriamente a poco del final del primer tiempo. Al igual que en Nantes, el Celtic anotó dos goles en el segundo tiempo, donde volvieron a convertir Lenox y Chalmers.

En cuartos de final, Celtic se vio beneficiados por el cruce de los dos favoritos, Real Madrid e Inter, donde los italianos pasaron a semifinales. El Celtic derrotó al cuadro serbio FK Vojvodina (ex Yugoslavia) en cuartos, evitando al Inter de Milán. 'The Bhoys', así también se le conoce al Celtic, se midieron al Dukla Praga, ganó el encuentro de ida en casa 3-1 y después empató 0-0 en la ex Checoslovaquia para alcanzar su puesto en la gran final.

La gloria católica

La final fue el 25 de mayo de 1967 en el Estadio Nacional de Lisboa. Los italianos eran los favoritos indiscutibles para levantar la copa. Los neriazurros habían ganado las últimas dos Copas Europeas, además de dos títulos del Calcio. Al mando de Helenio Herrera, quien junto a Nereo Rocco son principales difusores del sistema catenaccio. Su futbol era visto como algo negativo, a pesar de poseer talento y recursos. Sus encuentros eran por lo general ganados por marcadores mínimos utilizando tácticas muy defensivas, poco comunes en la época.

Ante un Inter de Milan favorito, el Celtic se supo imponer en la final de la Copa de Campeones de Europa. (Foto: Getty Images) 

Luis Suárez, estrella del Inter se lesionó antes del partido, aún era el favorito. Los 'Leones de Lisboa' aplicaron un esquema ofensivo, lo cual les pasó factura porque Sandro Mazzola del Inter anotaría primero, y después los italianos intentaron aguantar el partido. Parecía que sería que este planteamiento resultaría efecto, por contar con grandes defensores como: Facchetti, Picchi y Guarneri. El Celtic atacó con peligro, pero no pudo encontrar el arco durante el primer tiempo.

El segundo tiempo arrancó con los mismos esquemas de ambas escuadras. Pero unos cuantos minutos después, Tommy Gemmel empató para el Celtic. El balón le fue servido desde el borde derecho para que Gemmel sacara un disparo fortísimo y anotó. El Inter seguía aplicando el catenaccio, y faltando seis minutos para el final pagó un precio muy alto. Esta vez fue un disparo de Stevie Chamblers. Al Celtic solo le faltaron cuatro para hacer historia. Pitazo final, campeones de Europa por única vez en su historia.

Es muy difícil, por ahora, que el Celtic vuelva a ser el mejor de Europa. Ya no está Stein, sus triunfos son huellas imborrables del pasado, hoy esperan que Brendan Rodgers inicie una nueva senda de victorias. El fútbol en 50 años cambió, el Celtic sigue siendo un grande, un grande dormido.

Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.com
Fotos: Getty Images

24Win
Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy