Foto: nasljerseys.comEl fútbol en los Estados Unidos lleva indefectiblemente al recuerdo del Cosmos de New York y a la camiseta ‘10’ con el que ‘O Rei’ Pelé jugó su último partido de fútbol. No obstante, más allá del astro brasileño, el equipo de la 'Gran Manzana' albergó un sinfín de nombres de peso en el fútbol mundial que conformaron una pléyade difícilmente reunible en estos tiempos.

 

Estados Unidos es un país que volvió posibles muchas cosas menos ver al fútbol como monarca de sus deportes. Jamás el soccer estuvo a la par de la conocidísima NBA, la Major League Baseball o el fútbol americano y su mítico Super Bowl. Entre tantos intentos, se creó la NASL (North American Soccer League, una de los tantas predecesoras de la Major League Soccer), que quizá no cumplió totalmente con su cometido, pero sí regaló un equipo para la historia del fútbol mundial: el Cosmos de New York, que vivió su apogeo entre los ’70 y los ‘80.

El Big-Bang

Chinaglia, Pelé y Beckenbauer: trío mágico que el Cosmos permitió juntar (Foto: nasljerseys.com)El Cosmos, más allá de ser archiconocido por presentarse como el último equipo que albergó al rey Pelé, injertó dentro de su plantel a los más populares jugadores del momento y creó un equipo mágico que, por momentos, hizo del soccer el nuevo sueño americano.

Hacia 1975, año en que Pelé llegó a tierras estadounidenses, el Cosmos se encontraba en proceso de formación. La Warner Bros., encabezada por Steve Ross, decidió empeñarse en un nuevo proyecto tan inmenso como el propio nombre del club, que adoptó incluso a Bugs Bunny como mascota insigne del equipo. La escuadra neoyorquina había conseguido hasta ese momento un solo título de la entonces impopular NASL, y había visto desfilar por sus filas a trajinadas y veteranas figuras como el yugoslavo-estadounidense Werner Roth, el brasileño Cinesinho y el checoslovaco Josef Jelinek.

Guerra de las estrellas

Mifflin en acción con la divisa del Cosmos. Pelé aparece al fondo (Foto: nasljerseys.com)Transformando la faz del equipo, la Warner trajo a Pelé junto a otros personajes de renombre como los mundialistas Mordechai Spiegler (Israel), Omar Caetano (Uruguay) y el peruano Ramón Mifflin. El equipo apareció como un verdadero boom mediático, que parecía haber sido creado para el mundo más que para Estados Unidos.

En 1977 el Cosmos obtuvo su segundo campeonato de la NASL con un cuadro cosmopolita donde además de Pelé y Mifflin brillaban Franz Beckenbauer, Carlos Alberto (campeón mundial con Pelé en Mexico 70’), Giorgio Chinaglia (ex seleccionado italiano, ganador del Scudetto 1973-74 con la Lazio), Charlie Aitken (ex seleccionado escocés que mantiene el récord de presencias en el Aston Villa), Jomo Sono (estrella sudaficana que compró el club Highland Park para rebautizarlo como Jomo Cosmos), Vito Dimitrijevic (yugoslavo), Nelsi Morais (brasileño), Rildo (brasileño) y Seninho (portugués).

El Cosmos realizó varias giras y partidos amistosos ese año. De ellos destacan la victoria 2-1 contra la Lazio y su posterior derrota contra el mismo rival por 2-3 en la capital italiana; su gira por Asia, donde jugó con las selecciones de Japón, China y un combinado de local de la India, y el amistoso en Rio de Janeiro ante el Flamengo con derrota 1-4.

Sin embargo, y sin lugar a objeciones, el amistoso mas famoso de todos fue el encuentro sostenido en el Giants Stadium de New York contra el Santos en el partido de despedida del Rey Pelé. En aquel cotejo, en el que se retiró para siempre la camiseta ‘10’ de las nóminas del equipo, además de los grandes jugadores citados concurrieron otros personajes como Muhammad Ali, Mick Jagger y Henry Kissinger. Abrió la cuenta Reinaldo para el Santos, y empató Pelé, quien lució en el primer tiempo la divisa verde del Cosmos. En el segundo tiempo ‘O Rei’ pasó a vestir las sedas del Santos y dejó su lugar a Mifflin quién anotó el gol para la victoria final de los estadounidenses por 2-1 (ver video 1).

Calidad interestelar

Werner Roth, el símbolo más 'local' del Cosmos (era yugoslavo-estadounidense) con la copa del bicampeonato en 1978 luego de derrotar al Tampa Bay Rowdies (Foto: nasljerseys.com)En 1978, ya sin Pelé ni Mifflin, llega el bicampeonato de la NASL para los neoyorquinos, liderados ahora por Vladislav Bogicevic y el inglés Dennis Tueart (seleccionado inglés, ex Sunderland y Manchester City). El cuadro verde venció en los play-offs al Tampa Bay Rowdies por 3-1 para lograr el segundo Soccer Bowl (denominación de la final de la NASL) en forma consecutiva.

En ese contexto, los marketeros del club explotaron la creciente pasión por el soccer y jugaron un mayor número de amistosos, e invitaron otros reconocidos cracks para completar el espectáculo. Roberto Rivelino, Johan Cruyff (quién jugaría posteriormente en la NASL) y el iraní Andranik Eskandarian (quién se unió al club al año siguiente después de jugar el mundial de Argentina) serían los invitados de honor que reforzarían la escuadra.

Beckenbauer y Cruyff en uno de los amistosos jugados por el Cosmos, con el holandés como refuerzo, en 1978 (Foto: nasljerseys.com)Entre los amistosos del '78 de mayor suceso, el Cosmos jugó contra un combinado de estrellas del mundo y empató a dos goles por bando (goles de Rivelino y Leonardo Cuéllar para las estrellas mundiales, y de Seninho y Chinaglia para el Cosmos). Luego perdió 1-3 en New York contra el Atlético de Madrid en uno de los partidos por el septuagésimo quinto aniversario del club español y en el que Rivelino, como invitado, marcó el único gol por el Cosmos. También se enfrentó a potencias mundiales como el Boca Juniors (2-2 y 2-4), Bayern Munich (1-7), nuevamente Atlético Madrid (3-2) y Chelsea (1-1), en un total de 22 partidos amistosos que dejaron arcas llenas para los neoyorquinos. Los amistosos se empezaban así a convertir en una nueva forma de sostener las franquicias de la NASL fuera de la temporada regular de liga en los Estados Unidos.

Perdidos en el espacio

Neeskens con la '13' del Cosmos en 1981 (Foto: nasljerseys.com)Al año siguiente, el Cosmos no reeditó el campeonato y perdió la oportunidad de alzarse con el ‘tri’ a manos del Vancouver Whitecaps, club donde destacaban el sudafricano (ex Liverpool) Bruce Grobbelaar y los canadienses Bob Lenarduzzi y Carl Valentine (luego mundialistas con su selección en 1986). Sin embargo, el plan ecónomico funcionaba de maravilla: al elenco se unieron los dos veces subcampeones mundiales Johan Neeskens y Wim Rijsbergen, el mundialista brasileño Marinho Chagas, el arquero alemán Hubert Birkenmeier y el ya mencionado Eskandarian para seguir exhibiendo -al más puro estilo de los Harlem Globetrotters- su calidad por las canchas del mundo.

Cosmos ganó el campeonato de 1980 y nuevos productos de marketing se incorporaron al club. Entre los nuevos fichajes destacaban los astros paraguayos Roberto Cabañas y Julio César Romero ‘Romerito’, Bruce Wilson (canadiense considerado entre los mejores jugadores de la Concacaf en la historia), el seleccionado belga Frankie Van der Elst (mundialista en España ’82 y México ‘86), Óscar (tres veces mundialista con Brasil y que después de tres partidos tuvo que dejar el club por problemas con su visa) y la naciente estrella americana Rick Davis.

Maradona, con camiseta de Argentinos Juniors, en acción ante el Cosmos en cancha de Vélez Sarsfield (Foto: teacordasbicho.blogspot.com)Amistosos por doquier venían y venían. Las victorias contra el Santos (2-1), el Manchester City (3-2, por la Trans-Atlantic Cup), la Roma (5-3, también por la Trans-Atlantic Cup) y el empate ante River Plate (1-1) hablaban de un Cosmos de ensueño.

Un particular duelo se destacó como atractivo principal de los amistosos de ese año. En cancha de Vélez, Cosmos se enfrentó a Argentinos Juniors, lo que permitió un duelo especial entre Franz Beckenbauer y Diego Armando Maradona. La estrella argentina abrió el marcador para lo locales a los 32’, pero el equipo neoyorquino reaccionó para voltear el encuentro con goles de Chinaglia a los 44’ y 68’.

El gran eclipse

En 1981, Cosmos perdió el campeonato ante el Chicago Stings, en un año en el que ya empezaban a destacarse otros equipos como el Strikers de Teófilo Cubillas. Aunque de esa temporada, queda en el recuerdo para los peruanos el amistoso sostenido en la cancha sintética del Giants Stadium en medio de un cruento frío de dos grados, cuando el Cosmos goleó sin miramientos a la selección de Elba de Padua Lima ‘Tim’ que se preparaba para el Mundial de España ’82. 

Aquel primer partido inicial de la famosa “gira por los tres continentes hizo que la historia de esa selección peruana empezara tal como terminó en el Mundial: es decir, con un resultado adverso de 5-1 sellado por los goles de ‘Romerito’ (2), Chinaglia (2) y Moyers. Aunque el detalle más inolvidable de aquella jornada fuera una bronca de proporciones entre Johan Neeskens y Jaime Duarte, que hizo que Ramón Quiroga, José Velásquez y César Cueto terminaran propinándole tres golpes directos (ver video 2).

El último equipo campeón del Cosmos, en 1982 (Foto: nasljerseys.com) Después de ello, un título más llegaría a las vitrinas del Cosmos antes de su desaparición. El equipo se alzó con la NASL en 1982, y pese a que al año siguiente lograría la reincorporación de Beckenbauer, entraría en declive y desaparecería en 1984 como consecuencia de una crisis interna en la Warner Bros. Sucedió que esta fue amenazada por una compra hostil de acciones por parte del magnate australiano Rupert Murdoch, por lo cual debió deshacerse de algunas subsidiarias, como la que manejaba al equipo. Este fue comprado por un sindicato liderado por Giorgio Chinaglia, pero este grupo no tuvo el capital necesario para mantenerlo.

En realidad, nunca se sabrá el real potencial de este equipo surgido en New York, puesto que nunca se midió en un torneo internacional. No obstante, queda claro que más allá de Pelé, tuvo una historia con muchos más nombres que recordar y, sobre todo, venderle al mundo entero.

Fotos: nasljerseys.com, teacordasbicho.blogspot.com

Video: YouTube / Usuarios: Juanmag84, rpereztop

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy