Composición fotográfica: Roberto Gando / DeChalaca.comCobresal se puso de moda en el fútbol chileno luego de ganar el Torneo Clausura 2015, pero su época de máximo apogeo la vivió en los años ochenta, cuando disputó por única vez la Copa Libertadores y ganó la Copa Chile, con Iván Zamorano como figura.

 

El club Deportes Cobresal se fundó un 5 de mayo de 1979. El equipo de la región de Atacama tuvo que participar en la Segunda División del torneo chileno para jugar de forma profesional. Se mantuvo por tres años en puestos de ascenso, ya que en 1984 llegó a participar en la máxima división, logrando increíbles sorpresas tanto en el plano local como internacional y lo más importante, ser vitrina de uno de los mejores jugadores chilenos de todos los tiempos: Iván Zamorano.

Misión internacional

El equipo dirigido en ese entonces por Manuel Rodríguez Araneda, ex miembro de la selección chilena en el Mundial de 1962, alcanzó la clasificación histórica a la Copa Libertadores  de 1986 luego de ocupar el quinto lugar del campeonato local, accediendo así a la liguilla Pre-Libertadores en la que enfrentó al Cobreloa y salió victorioso con un 2-0 en el resultado global.

Cobresal integró el Grupo 2 junto a la Universidad Católica y los colombianos Deportivo Cali y América de Cali. Su debut internacional fue el 18 de marzo, fecha en la que los albinaranjas visitaron a los ‘Diablos Rojos’ en el estadio Pascual Guerrero ante 12,360 mil espectadores. El resultado fue un histórico 0-0.

El debut como local se dio ocho días después, siendo su rival la Católica, que le arrancó un empate 1-1. La única victoria de los dirigidos por el profesor Rodríguez fue en el cuarto partido, visitando y ganando a los cruzados por 0-1 con gol de de Manuel Pedreros (ver video 1).

 

 

Para ser la primera vez de Cobresal en un campeonato internacional, la campaña fue buena pues lograron sumar 7 puntos merced a una victoria y cinco empates en seis encuentros. El goleador del equipo fue el uruguayo Nelson Pedetti con dos anotaciones.

Efecto bam bam

Durante gran parte del torneo local de 1986, Cobresal se posicionó en el primer lugar de la primera rueda, puesto que aseguró en la fecha 11 cuando goleó 3-0 a la Universidad Católica. Gracias a ese triunfo, vuelven a participar en una liguilla Pre-Libertadores. Cuando en enero de 1987 culminó el campeonato, los de Atacama cerraron con saldo positivo pues hicieron 40 puntos producto de 13 victorias, 7 empates y 14 derrotas.
Partido de Cobresal en Santa Laura ante la Universidad Católica con Iván Zamorano a la carga sobre el arco cruzado (Foto: chile.as.com)
Luego, en la primera semana de febrero, afrontaron el cuadrangular por la liguilla para clasificar a una nueva edición de la Libertadores. Sus rivales fueron el Palestino, Cobreloa y Huachipato. Sin embargo, esta vez los mineros no alcanzaron la hazaña pasada y se ubicaron en la tercera casilla.

Al final, la mejor cosecha que obtuvieron ese año vino de la mano de un juvenil que sorprendió a todos con su cuota goleadora en Cobreandino, su equipo filial, disputando la Segunda División. Ese jugador se llamaba Iván Zamorano, que en 29 partidos marcó 27 goles. Gracias a estos números, el técnico del primer equipo lo pidió para afrontar la siguiente campaña que arrancó con la Copa Chile.
Iván Zamorano en su primer gran momento estelar dentro del fútbol, con la Copa Chile de 1987 en la mano (Foto: chile.as.com)
Entre los meses de marzo y julio de 1987, Cobresal integró la Zona Norte junto a Universidad Católica, Universidad de Chile, San Luis, Everton, Deportes Iquique, Cobreloa y Palestino. El comienzo no pudo ser mejor, pues en el primer partido derrotaron 2-0 a la Universidad Católica con goles de Iván Zamorano y Hugo Poblete.

Para cuando llegó junio, la primera parte del torneo culminó con Cobresal en la punta de su zona  gracias a los 19 puntos que obtuvo con 7 victorias, 5 empates y tan solo 2 derrotas. El goleador del equipo legionario fue la estrella emergente, Zamorano, que anotó 13 goles.  Por medio de todos estos buenos resultados, llegaron a la final ante el puntero de la otra zona, Colo Colo.

 

 

El 22 de julio fue la fecha más importante en los entonces 8 años de creación del club. Aquel día, en el estadio Regional de Antofagasta, superaron al ‘Cacique’ por 2-0 con un nuevo tanto de Zamorano y otro de Sergio Salgado (ver video 2). Así se proclamaron, por primera vez, campeones de un torneo en la máxima categoría del fútbol chileno. Para entonces ya todas las luces estaban fijas sobre Iván ‘Bam Bam’ Zamorano, que en su primera temporada sumó 22 goles, una cifra realmente envidiable para cualquier debutante.

Fin de una era

A inicios de 1988, Cobresal se ubicó en la cuarta posición de la tabla general del torneo, lo que le dio una nueva opción de disputar la liguilla Pre-Libertadores. Esa vez la suerte le fue nuevamente esquiva y quedó último en el cuadrangular. Iván Zamorano aún se mantuvo con los mineros para afrontar otra edición de la Copa Chile, aunque ahora bajo un formato distinto y con equipos de Primera y Segunda División.
Un once del primer gran Cobresal, el que en los años ochenta asombró por su protagonismo y un gran goleador como Iván Zamorano (Foto: fotolog.com)
En una serie de cuatro grupos en la que solo los dos primeros clasificaban a los Cuartos de Final, Cobresal alcanzó esta instancia en la que se topó con Colo Colo. Mientras en la ida los ‘Legionarios’ ganaron 2-1 con doblete de ‘Bam Bam’, en la vuelta cayeron estrepitosamente, pues fueron goleados por 5-0. En aquel torneo Zamorano se alzó como el máximo anotador del equipo con 12 goles.

Para cuando inició el campeonato regular en el mes de julio, su estrella ya había partido hacia el exterior, exactamente a Suiza, para vestir la camiseta del FC St. Gallen. Con la partida de Zamorano, en Cobresal depositaron toda su fe sobre Sergio Salgado. Al final, obtuvieron el segundo lugar quedando a tan solo tres puntos del puntero Cobreloa.

Tras no lograr la clasificación a la Libertadores, el DT Manuel Rodríguez abandonó el club dejando los mejores recuerdos de su -hasta entonces- breve historia en el fútbol. Su legado, sin embargo, ya estaba hecho, pues le dejó, no solo a una región, sino a todo un país, el nombre de Zamorano, un goleador que dejó huella con su selección.

Composición fotográfica: Roberto Gando / DeChalaca.com
Foto: chile.as.com, fotolog.com


Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy