Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.comSe han cumplido 90 años del primer Campeonato Nacional, torneo entre selecciones departamentales que fue el primer intento de descentralización del fútbol peruano. Lo increíble es que tuvo dos campeones: Lima y Callao, representados por Alianza Lima y Atlético Chalaco, fueron ungidos como tales en medio de polémicas económicas y arbitrales -y del primer gol de chalaca oficial de Alejandro Villanueva-.

    Roberto Castro | @rcastrolizarbe
    Director General

El año 1928 fue determinante para el fútbol peruano. La Federación Peruana de Fútbol había cobrado legitimidad luego de dos primeros torneos de la Primera División de Lima y Callao bastante accidentados bajo su férula, y había conseguido que la temporada culminara con éxito y expectativa en medio del nacimiento del que se convertiría en el clásico entre Alianza Lima y la entonces Federación Universitaria. El éxito en la organización del Sudamericano de 1927 había empoderado al ente rector, y además Atlético Chalaco acababa de convertirse en el primer club peruano en efectuar con éxito una gira a Chile.

En ese contexto favorable, a la FPF le faltaba algo para legitimarse por encima de otras asociaciones que habían promovido la práctica del fútbol en el Perú. Y eso era afianzar su alcance nacional, con capacidad de control sobre el fútbol que se practicaba en todos los rincones de un país centralizado en lo administrativo pero en el que ya muchas ligas habían convertido al juego del hombre en el deporte favorito de las masas.

Entre esa necesidad y la del tramo final del régimen de Augusto B. Leguía de encontrar caminos para congraciarse con el pueblo, surgió la idea de llevar a cabo un ambicioso proyecto: un Campeonato Nacional entre selecciones departamentales, que se desarrollaría en la capital de la República en las últimas semanas del año. El gobierno se encargaría de costear los gastos de traslado de las delegaciones, y la FPF costearía los viáticos y la estancia. Se allanó así el camino para la disputa, por primera vez, de un certamen de carácter genuninamente panperuano, sin restricciones geográficas a la participación.

Los participantes

En el Campeonato Nacional 1928, además de selecciones departamentales, se sumaron escuadras provinciales como la de Canta. (Recorte: diario La Crónica) 

La FPF cursó invitaciones a los 22 departamentos que por entonces existían en el país (Pasco era parte de Junín y Ucayali, de Loreto). Sin embargo, solamente doce de ellos respondieron de manera favorable: Lima, Callao, Lambayeque, La Libertad, Huánuco, Junín, Huancavelica, Ica, Arequipa, Moquegua, Cusco y Puno. Se decidió que a ellos se sumarían como participantes independientes los equipos de las provincias limeñas de Chancay (existió como tal hasta 1988) y Canta, y que además intervendrían sendos equipos representativos del Ejército y la Marina como invitados especiales.

Las delegaciones comenzaron a llegar a Lima la primera semana de diciembre. La primera en hacerlo fue la de Lambayeque, que arribó por vía marítima en el vapor Palena y se alojó en el Country Club Hotel de San Isidro. La Libertad también llegó por barco, en el vapor Mantaro, y lo propio debía ocurrir con las de Arequipa y Moquegua, en el vapor Urubamba; sin embargo, se produjo la primera baja pues el seleccionado moqueguano no llegó a tomar el buque y los arequipeños arribaron solos.

El otro equipo que se bajó de la competencia antes de jugar fue el del Ejército, que no llegó a hacer una selección entre las distintas escuelas militares. La Marina, en cambio, fue más salomónica: ya que la recién creada Escuela de Hidroaviación había logrado campeonar la Copa Uruguaya (torneo amistoso), la designó como representante.

La Marina designó a la Escuela de Hidroaviación como representante. (Recorte: diario La Crónica) 

Entre las selecciones departamentales, hubo las que se pulieron para elegir a lo mejor de sus vidrieras. En Arequipa se despidió con honores a la delegación, mientras que en Junín se procedió de forma salomónica: la provincia de Huancayo tenía derecho de seleccionar cinco jugadores; Cerro de Pasco y Yauli, tres cada una, y Tarma y Jauja, dos cada una. No obstante, la mayoría imitó a la Marina y designó a un club como representante: La Libertad, por ejemplo, envió al Atlético Ascope, campeón del departamento. Y los favoritos Lima y el Callao no salieron del patrón: fueron designados Alianza Lima como campeón de Primera División de 1928 y Atlético Chalaco como equipo porteño mejor ubicado en dicho certamen.

Los privilegiados

Al haber quedado solo catorce equipos en competencia, la FPF decidió que el certamen se subdividiera en tres etapas y que Lima y Callao, por ser los equipos más fuertes, clasificaran automáticamente a la segunda fase. De inmediato, eso derivó en acusaciones de centralismo, encabezadas por los delegados de Arequipa, quienes además se quejaban de no estar recibiendo de parte del ente rector los viáticos ofrecidos. El argumento de la FPF era que no se podía exponer a equipos que habían hecho largos viajes a una derrota contundente que los despidiera de inmediato, y que había que preservar el interés por el desenlace del torneo.

Se fijó inicialmente el sábado 8 de diciembre como día para el inicio del certamen, pero esta programación debió ser alterada ya que la delegación de Huancavelica no llegó a tiempo para su debut. Por lo tanto, la primera fase eliminatoria comenzó el 9 de diciembre con un triplete en el Stadium Nacional. A primera hora, Chancay venció 3-2 a Canta; la Armada Nacional (Marina) goleó 7-1 a Huánuco, y en el duelo estelar Ica y Lambayeque igualaron 1-1.  

La Armada Nacional (Marina) no tuvo problemas en el inicio y derrotó 7-1 a Huánuco. (Recorte: Deporte Gráfico) 

La primera fase eliminatoria continuó el sábado 15 de diciembre con un partidazo: La Libertad le ganó 5-3 a Cusco, en duelo en que el golero del cuadro imperial tuvo una floja actuación que contrastó con la velocidad de sus compañeros, que pese a la derrota se fueron ovacionados por el público. Y en el estelar, Arequipa aplastó 5-1 a Junín. Es importante señalar que las crónicas periodísticas de la época son abundantes en adjetivos para describir los encuentros, y a la vez carentes de nombres propios de los jugadores, por visible desconocimiento de todos aquellos futbolistas que no fueran limeños o chalacos.

Los últimos duelos de primera fase se jugaron el domingo 16 de diciembre. A primera hora, Puno se impuso 4-2 al entusiasta team de Huancavelica. Y en el cotejo de fondo, se jugó el desempate entre Ica y Lambayeque -recordar que no existían los penales-, que esta vez favoreció a los sureños por 2-0. El centrodelantero iqueño Varela, que empezaba a ganarse el favoritismo del público limeño, fue el verdugo de los de la tierra del huerequeque con un doblete.

El segundo round

Los partidos de la segunda fase eliminatoria, previstos en principio para los días 22 y 23 de diciembre, reunirían a los seis ganadores de primera fase con los preclasificados Lima y Callao en cuatro llaves de eliminación simple. Sin embargo, la FPF resolvió improvisar una rueda de consuelo entre los perdedores de la primera fase, a fin de que su despedida tras un largo viaje hasta la capital no fuera tan rápida.

En la segunda eliminatoria, había mucha expectativa por lo que podía hacer Lima -con 'Manguera' Villanueva en la acción-, que tuvo como rival a Chancay. (Recorte: Deporte Gráfico) 

El problema fue que las delegaciones de Canta y Huánuco, por su cercanía geográfica, ya habían emprendido viaje de vuelta a sus terruños a fin de celebrar las fiestas navideñas. Por eso, se programó solamente un doblete el sábado 22 en el Nacional: Junín le ganó 2-0 a Huancavelica y Lambayeque empató con Cusco. La asistencia de público fue muy pobre y se resolvió cancelar cualquier otro partido definitorio entre esos representativos ya eliminados.

Los partidos que todos querían ver comenzaron el domingo 23. A primera hora, Arequipa le ganó 4-3 a La Libertad, pese a tener en contra al público, algo molesto por las críticas formuladas a la organización del torneo por parte de la delegación mistiana. Y en el estelar, se vio el mejor espectáculo del torneo hasta ese momento: la Armada Nacional comenzó ganándole a Callao mediante un penal, pero en el segundo tiempo el gran Manolo Puente hizo de las suyas y con un doblete revirtió el score, en medio del delirio de la afición.

Los encuentros complementarios se jugaron en plena Navidad, el martes 25. En primer turno, Ica le ganó 3-2 a Puno con cierto sufrimiento, luego de haber estado tres goles arriba al cabo del periodo inicial. En tanto, en el estelar, el esperado debut de Lima se saldó con un 4-2 sobre Chancay bastante esforzado. José María Lavalle puso adelante a los capitalinos, pero en solo 2 minutos el ariete Ramírez marcó un doblete para revertir la historia. En el complemento, Alberto Montellanos y Alejandro Villanueva en dos ocasiones cerraron una media hora final brillante para sus colores.

Hora de desequilibrios...

El cuadrangular del Campeonato Nacional pasó por algunas dificultades, principalmente de calendario. (Recorte: Deporte Gráfico) 

Nuevamente la organización del torneo se puso en aprietos dado que se estableció que se jugaría un cuadrangular de todos contra todos para definir al campeón. Las fechas establecidas fueron el domingo 30 de diciembre, el martes 1 de enero (feriado) y el domingo 6. Pero otra vez la cuestión económica entró a tallar.

Se decía desde la FPF que el campeonato no había reportado utilidades ni a limeños ni a chalacos, pues todos los ingresos iban destinados a costear los gastos de alojamiento de las delegaciones de provincia. Es más: existía una deuda puesto que el gobierno aún no había saldado los costos de traslado que se había comprometido a asumir. En ese contexto, no convenía que el encuentro entre Lima y Callao, que se preveía definiría el torneo y se había fijado para la segunda jornada, se disputara tan rápido, o en todo caso más bien se vislumbraba que vendría bien que se forzara algún tipo de desempate entre ambas selecciones para maximizar taquilla.

En medio de esos dimes y diretes, se dio inicio al cuadrangular con resultados estrepitosos. Primero Callao aplastó 7-1 a Arequipa, en un resultado que de manera increíble fue reportado por el diario La Crónica en sus titulares como un 9-1 ya que el árbitro Balderrama anuló un gol legítimo a Manolo Puente y no le cobró otro en el que el balón había traspuesto la línea de gol. Ocurría, en realidad, que el cronista era Benjamín Puente, hermano de Manolo y muy criticado por sus colegas por cumplir la triple función de dirigente de Atlético Chalaco, árbitro y periodista.

Lima y Callao no pasaron apuros para derrotar a Ica y Arequipa, respectivamente. (Recorte: Deporte Gráfico) 

En el otro encuentro se grabó la gran postal del certamen. Lima le ganó también por 7-1 a Ica, con goles de toda la delantera aliancista: José María Lavalle, Alberto Montellanos y Jorge Koochoi Sarmiento hicieron un gol cada uno, y Demetrio Neyra y Alejandro Villanueva aportaron dos por cabeza. El segundo tanto de 'Manguera', el sexto de los limeños, se consiguió con una excepcional chalaca nunca antes vista en un partido oficial en canchas limeñas. "Con el aplomo y tranquilidad que en él es característica, se situó frente al arco y dejándose caer muy suavemente, sentóse dando la espalda al goal, recibiendo en esta posición la pelota, que con ligero juego de piernas impulsó velozmente anidándola en el arco y colocando uno de los más vistosos goals que se han marcado en nuestros campos", se describió en La Crónica.

...Y turno de acomodos

En esas condiciones, la FPF estuvo en plena posición de argumentar que Lima y Callao merecían un trato especial en el fixture. Así, el martes 1 solo se enfrentaron Arequipa e Ica, con aplastante victoria mistiana por 6-2. A limeños y chalacos se los reservó en principio para que pudieran definir el título luego de jugada la tercera jornada; pero ante el riesgo remoto de que alguno defeccionara en sus últimos cotejos, se acabó dando aire al certamen para que el esperado duelo pudiera jugarse en solitario el domingo 6, de manera de que ambos equipos tuvieran una semana entera de descanso.

Así, ante un estadio rebosante, salieron los limeños a la cancha con la base del plantel de Alianza Lima pero reforzados con tres jugadores de la Federación Universitaria: el golero Jorge Alba y los volantes Plácido Galindo y Alberto Denegri. También jugó en la zaga Antonio Maquilón, por entonces perteneciente al Circolo Sportivo Italiano. Al frente estaban los chalacos, con el 'Sereno' Alfonso Saldarriaga como líder de la defensa y Manolo Puente como líder y piloto de ataque.

Villanueva y la chalaca en el Lima - Callao. (Recorte: Deporte Gráfico) 

Justamente fue el ídolo porteño quien brilló en un arranque que fue todo para el Callao. Un desborde de Rossel permitió que Puente llegara libre por el centro y batiera a Alba para poner el primero. Y antes de que se cumplieran los 10', José 'Patuto' Arana envió de manera milimétrica un tiro de esquina a la cabeza de Manolo, quien colocó su doblete y desató los vítores de "¡chimpún... Callao!" en las viejas tribunas de madera de Santa Beatriz.

Sin embargo, el partido comenzó a tornarse extraño en los instantes posteriores. Una combinación entre Puente y Rossel permitió a este último convertir un tercer tanto para los porteños, pero el juez Daniel Donayre lo anuló por supuesto offside que aparentemente no existió. Luego, el réferi cobró a favor de Lima un dudoso penal cometido por el zaguero chalaco Benavides a Koochoi; solo sirvió, igual, para el lucimiento del guardameta Álvarez, quien le atajó el tiro al propio Koochoi.

En el segundo tiempo las situaciones polémicas se agudizaron. Donayre cobró un nuevo penal por falta de Benavides, y esta vez Villanueva no lo desaprovechó. Lima se fue con todo al frente y llegó rápidamente al empate a través de Demetrio Neyra. Y en ese momento, toda la entrega y el ánimo de los futbolistas decayó: como por arte de magia, no se interesaron más en el juego. El 2-2 se mantuvo tan inamovible que hasta cuando Lavalle tuvo la chance de hacer el tercero, luego de eludir a Saldarriaga, de modo increíble hizo un amague sobre su propio eje de forma de quedar de espaldas al arco y desperdiciar la chance.

El desenlace compartido

Callao derrotó a Ica, aunque previamente existió la duda de cómo determinar al campeón del certamen. (Recorte: Deporte Gráfico) 

El público se fue enardecido del Nacional, acusando a los jugadores de ambos equipos de "tongo" o arreglo para empatar el partido y así sembrar las condiciones para un nuevo cotejo de desempate que les permitiera maximizar taquilla. Fue tan generalizada la crítica que, de inmediato, la selección del Callao envió un comunicado oficial a la FPF en el que señalaba que para evitar suspicacias se rehusaría a participar de cualquier cotejo extra.

En esas condiciones, al ente rector no le quedó otro camino que anunciar oficialmente que en caso de igualdad en el primer lugar se declararía campeones a los equipos en cuestión. Y bajo esa premisa se jugó la última jornada del cuadrangular el domingo 13 de enero en el Stadium Nacional.

La jornada, igual, tenía un morbo especial: Manolo Puente anunció que con el encuentro entre Callao e Ica colgaría definitivamente los botines. Se desconoce si fue un intento de llevar público al estadio, pues el ídolo porteño siguió luego en actividad por algunas temporadas más. Como fuere, y pese a algunos exabruptos del público en su contra, el show fue todo suyo: marcó un hat trick para la victoria chalaca por 3-1, que hizo estéril el descuento iqueño logrado con un penal capitalizado por Maldonado.

Lima derrotó 4-0 a Arequipa y compartió el título del Campeonato Nacional con el Callao. (Recorte: Deporte Gráfico) 

En el otro encuentro, Lima pasó por encima sin apuros por 4-0 a Arequipa. También hubo un show individual con hat trick de por medio: lo hizo Alejandro Villanueva, la otra gran figura de este I Campeonato Nacional. Montellanos completó la cuenta para que la tabla de posiciones quedara con limeños y chalacos igualados y con ambos declarados como campeones.

Por eso, en estos tiempos en que alegremente se habla de campeones nacionales de manera gratuita en referencia a ganadores de torneos que no tuvieron ese carácter, bien vale decir que el primer título auténticamente nacional del fútbol peruano lo compartieron Lima y Callao, los dueños de la metrópoli. Los equipos de Villanueva y Puente.

Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.com
Recortes: diario La Crónica, Deporte Gráfico


Comentarios (2)add
...
escrito por Federico , enero 15, 2019
Ya desde esa época Arequipa tenía que reclamar contra las decisiones centralistas, y tenía que enfrentarse a un equipo del Callao, donde el presidente era además el árbitro y el periodista que narraba el encuentro
...
escrito por tito jimenez garcia , enero 26, 2019
felicitaciones al autor de la nota por preservar la memoria colectiva en este caso el football . Apoyo el comentario anterior sobre el centralismo aunque el equipo del Callao fuese el Atletico Chalaco (FUNDADO 1902) mi club desde el año 1957 . Sin embargo fue un gran paso pues hubo que esperar hasta el año de 1968 para que se realizara el Primer Campeonato Descentralizado con las invitaciones del Club Grau de Piura , Aurich de Chiclayo , Octavio Esponoza de Ica , y Melgar de Arequipa .De esa fecha a la actualidad se han hecho cada año absurdos experimentos de diferentes formas de programar la organizacion de los campeonatos definan un " formato" y mantengalo , cada uno cada año cree que inventa la polvora . Tito

Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy