Composición fotográfica: Roberto Gando / DeChalaca.comAlianza Lima visita un patrimonio histórico de la ciudad de Buenos Aires, como es el Tomás Adolfo Ducó, en busca de maquillar en algo la pésima imagen internacional que dejó en el debut copero. Y, curiosamente, en el ‘Palacio quemero’ brilló un peruano: Miguelito Loayza.

 

Lejos de pensar en un resultado histórico y heroico -algo que parece ser irreal e imposible-, Alianza Lima intenta lavarse la cara y mejorar la pésima imagen internacional que dejó en su debut copero ante Huracán en Matute. Ahora el escenario será el Tomás Adolfo Ducó, que desde el 29 de noviembre de 2007 es “Patrimonio Histórico y de Defensa Estructural de la Ciudad de Buenos Aires”, tal como se puede ver en el expediente Nº 62548-2005 de la Legislatura Porteña. Y en esa cancha, curiosamente, un peruano supo ganarse las palmas del hincha ‘quemero’: nos referimos a Miguelito Loayza.

Nacido el 21 de junio de 1938 en Loreto, Loayza empezó a jugar al fútbol en Ciclista Lima (1957-59). Su posición era la de entreala por derecha (una especie de extremo o puntero en el lenguaje futbolero de hoy en día), y era reconocido por ser muy hábil, veloz y explosivo. En el ‘decano’, formó un ataque de temer junto a Enrique Tenemás, Emilio Salinas, Nemesio Mosquera y Francisco Pérez Vargas, quienes fueron bautizados como los “pericotes”. Sus gambetas y dominio del balón llamaron la atención de inmediato, y tras apenas dos años en Primera División dio el salto al exterior, nada menos que al Barcelona de España.
Una línea de ataque de Huracán con Hugo Tedesco, 'Tito' Gómez, Miguel Álvarez, Miguelito Loayza y el 'Mono' Obberti (Recorte: revista Ovación)
Sin embargo, los mejores momentos de su carrera los vivió en Argentina. Se dio el lujo de jugar en Boca Juniors (1961-1963) y RiverPlate (1966), y también en Rosario Central (1964). Aunque donde es más recordado y querido por los hinchas hasta ahora es en el club Atlético Huracán de Parque Patricios (donde jugó en 1965, y en 1967-1968). Es, sin duda, uno de los mejores futbolistas de nuestra historia, aunque el país no lo pudo disfrutar tanto: casi toda su carrera la hizo en el extranjero. “El Perú no me vio jugar. El nivel que alcancé en Argentina fue inmensamente superior al que llegué a tener en el Perú”, le contó a la revista Ovación algunos años después de su retiro.

¡Esto está que quema!

El debut de Loayza con camiseta quemera no pudo ser mejor. El 18 de marzo de 1965, Huracán recibió a Atlanta en el ‘Ducó’, y terminó venciendo por 3-1. El primer gol lo hizo 'Miguelito', quienrápidamente se ganó el aprecio de la ‘12’. Es más, en la segunda jornada el peruano también dejó su marca, esta vez ante Vélez Sarsfield en Liniers, aunque no impidió la derrota del ‘Globo’ por 2-1. Esa temporada logró seis tantos en 29 partidos: luego le anotó a Ferro Carril Oeste (empate 1-1 en Parque Patricios), Racing Club (victoria 1-3 en Avellaneda), Lanús (triunfo de local por 2-1) y Argentinos Juniors (goleada quemera por 4-1).

Esa campaña fue irregular para Huracán, que terminó en el puesto 12 de 18 equipos. Sin embargo, tres jugadores ‘quemeros destacaron con luz propia: el centrodelantero paraguayo Eladio Zárate (autor de 18 de los 45 tantos del ‘Globo’, segundo máximo goleador del torneo, a uno de Juan Carlos Carone de Vélez), el defensa Jorge Ginarte, y el peruano Loayza, reconocido por tener una “técnica y gambeta fuera de lo común”, según publicó El Gráfico de la época.
Con la tradicional divisa del 'Globito' Miguel Loayza siempre fue reconocido en el fútbol argentino (Recorte: revista Ovación)
Y aunque perdió los dos clásicos ante San Lorenzo (0-1 de local, 4-2 de visita), es recordada esa temporada porque Huracán ganó sus dos partidos en Avellaneda: 1-3 ante Racing (con un gol de ‘Miguelito’, venciendo en casa de la ‘Academia’ tras 26 años) y 1-2 contra Independiente (al que no derrotaba de visita desde 1944).

Volvió volando

En 1967, tras un importante paso por River Plate (9 goles en 25 partidos), Loayza retornó al ‘Globo’ y mejoró la marca goleadora de su primera etapa ‘quemera’: le anotó a Estudiantes de La Plata (derrota de 1-2 en el ‘Ducó’), Boca Juniors (caída 3-2 en ‘La Bombonera’), Colón (1-1 en Santa Fe), nuevamente Estudiantes (1-1 en La Plata), repitió ante Boca (1-1 de local), Olimpo (triunfo 1-3 en Bahía Blanca), de nuevo Colón (1-1 en el ‘Ducó), Racing de Córdoba (4-0), Sportivo Guzmán (0-3),y marcó dobletes ante Lanús de visita (victoria por 2-3), Atlanta (3-1 en Parque Patricios) y Atlético de la Juventud Alianza (goleada por 8-2), para totalizar 15 anotaciones en 25 encuentros.

Otra vez fue una temporada poco alentadora para Huracán (quedó sétimo en el Metropolitano y segundo en el Promocional), aunque a Loayza le fue bien: fue la máxima figura del ‘Globo’ en un año donde volvió a destacar Jorge Ginarte en defensa, y también brilló Alfredo Obberti en el ataque.
Dominando el balón frente a River Plate, otro de los equipos en los que Loayza exhibió su fútbol (Recorte: revista Ovación)
El triunfo más resonante de aquella campaña fue ante Vélez en Liniers: Huracán ganó 2-1 al que, un año después, resultó campeón del Nacional argentino.También destacó el 8-2 ante Atlético de la Juventud Alianza: es uno de los siete partidos oficiales en los que el ‘Globo’ marcó ocho o más tantos en toda su historia.

Estampa de globos

El de 1968 fue el último año que el pueblo quemero vibró con las jugadas y goles de Loayza (luego partió al Deportivo Cali, donde también acabó como figura). Y, como era de esperarse, Miguelito fue de los más destacados, pese a que bajó su romance con las redes rivales. Apenas marcó seis tantos (victorias por 1-0 a Quilmes, 0-1 a Chacarita, 7-1 a San Martín de Tucumán, 3-1 a Independiente, empate 1-1 con Rosario Central, y derrota 3-1 ante San Lorenzo).

Esa campaña el ‘Globo’ quedó cuarto en el Grupo B del Metropolitano y noveno en el Nacional, y su mejor resultado fue el 8-0 ante Gimnasia y Esgrima de La Plata. Pero a diferencia del torneo anterior, el jugador más destacado de Huracán ya no fue el peruano, sino el brasileño Edemil Araquem de Melo, autor de 14 goles a lo largo del año. Otro futbolista que opacó a 'Miguelito' fue el arquero Raúl Navarro.
La habilidad de Loayza puesta a prueba frente a un grande del arco como Hugo Orlando Gatti, cuando éste militaba en River Plate (Recorte: revista Ovación)
Aquella temporada, además, fue la del despegue de un joven Miguel Ángel Brindisi -quien había debutado en 1967 y que por entonces tenía 18 años-, por lo que Loayza debió partir, aunque nada ni nadie le quitará lo bailado pues hasta ahora es recordado con cariño y admiración en Parque Patricios. Leyendas del ‘Globo’ como René Houseman, Carlos Babington o el propio Brindisi han mencionado a Loayza entre los mejores jugadores que pasaron por Huracán. Ese es su mejor reconocimiento.

Composición fotográfica: Roberto Gando / DeChalaca.com
Recortes: revista Ovación


Comentarios (1)add
...
escrito por carlos muhlig caballero , octubre 04, 2015
Hola amigos : Miguel Loayza no jugo nunca con Luis Artime en River Plate.
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy