Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.comLa relación entre Alemania y Polonia no solo ha tenido que ver con guerras, sino con fútbol. Pero más allá de nacionalizaciones, la región de Alta Silesia, en el limbo de ambas, bien podría haber generado su propia selección.

 

Las relaciones polaco-alemanas son bastante buenas en la actualidad. Sin embargo, esto no siempre fue así y la enemistad se vio terriblemente acentuada por la Segunda Guerra Mundial, cuyos efectos para el fútbol ya ha repasado DeChalaca.

A pesar de este trágico evento, el intercambio de jugadores entre los dos países siempre ha sido bastante común. En especial, se puede señalar a la región de Alta Silesia como una fábrica de jugadores excepcionales a lo largo del tiempo, que sumaron con recurrencia a los representativos de Alemania o Polonia en su momento. Si bien esta región ha sido controlada por varios reinos, ducados y repúblicas a lo largo de su existencia, en la que su territorio estuvo tanto bajo el control de alemanes como de polacos, es imaginable cuán buena habría sido la selección nacional de Alta Silesia si alguna vez hubiera sido independiente. A continuación, un repaso de los jugadores que habrían formado en esta imaginaria selección.

Los pioneros

Entre los primeros jugadores que habrían compuesto la selección de Alta Silesia se encontraría el mítico delantero Ernst Willimowski, nacido en Katowice, quien representó al seleccionado de Polonia entre 1934 y 1939, anotando 21 goles en 22 partidos (incluidos cuatro a Brasil en el Mundial 1938), y al seleccionado alemán entre 1941 y 1942, marcando 13 goles en tan solo 8 encuentros -lo que le valió ser declarado traidor a la patria en su país de origen-. Por su parte, Richard Herrmann, también nacido en Katowice, habría sido compañero de ataque de Willimowski en sus últimos años de carrera. En efecto, este jugador formó parte de la primera selección alemana después de la guerra y estuvo en el plantel presente en Suiza 1954, jugando en la desastrosa caída frente a Hungría por 8-3 en la fase de grupos. Ernest Willimowski, recordado por sus 4 goles a Brasil en Francia 1938 (Foto: colombiamundialencontravia.blogspot.com)
Otro atacante de la misma época fue Reinhard Schaletzki, quien representó a Alemania en tan solo dos partidos en 1939, antes del inicio de la guerra. Tal vez sin este conflicto, Schaletzki habría sido parte del peligroso ataque hipotéticamente compuesto por Willimowski y Herrmann. Junto a estos tres, y para completar la típica cantidad de cuatro delanteros de la época, se habría ubicado Gerard Cieślik, nacido en Chorzów en 1927 y quien representó al combinado polaco en 45 ocasiones entre 1947 y 1958, y marcó 27 goles en el proceso.

Como soporte en el mediocampo, el gran Wilhelm Góra habría tenido un cupo asegurado. Este jugador, nacido en Szarlej en 1916, representó a Polonia en los años treinta y fue parte de su selección en la Copa del Mundo de 1938, en la que jugó el legendario partido contra Brasil en el que los europeos cayeron por 6-5. En defensa, se habría colocado Henryk Janduda, quien representó a Polonia entre 1948 y 1950, mientras que en el arco habría estado el golero Werner Janik, quien jugó siete partidos con la selección polaca entre 1947 y 1948.

Los herederos

Esta tradición de sacar jugadores excepcionales fue mantenida a lo largo del tiempo en Alta Silesia, con estrellas de la talla de Włodzimierz Lubański, nacido en Gliwice y que representó a Polonia durante 17 años entre 1963 y 1980, periodo en el que anotó la nada desdeñable suma de 48 goles en 75 partidos, siendo hasta la actualidad el máximo artillero de la historia de la selección polaca. Al inicio de los años cincuenta, el dueño del arco habría sido el indiscutible Edward Szymkowiak, arquero de Polonia en 53 ocasiones entre 1952 y 1965. Más adelante, habría figurado el mediocampista Waldemar Matysik, quien jugó 55 veces con Polonia entre 1980 y 1989, durante los que participó en los mundiales de 1982 y 1986 y obtuvo el tercer puesto del primero de ellos. Otro jugador importante fue el volante Zygfryd Szołtysik, quien ganó la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Múnich 1972 con Polonia y terminó representando a su país en 46 ocasiones, en las que marcó 10 goles. Włodzimierz Lubański tiene el record de goles con la selección de Polonia: 48 en 75 partidos (Foto: polskatimes.pl)
Ya en la actualidad, la selección de Alta Silesia habría podido contar con el talento de Jerzy Dudek en el arco, campeón de Europa con el Liverpool en el 2005 y arquero de Polonia en 60 oportunidades entre 1998 y 2013. Finalmente, esta selección habría contado con dos delanteros de calibre mundial y que le habrían hecho mucha falta a la selección alemana en los últimos años: Lukas Podolski -nacido en Gliwice y jugador de Alemania en 116 partidos, con 47 goles anotados- y el mítico goleador de los mundiales: nada menos que Miroslav Klose, quien nació en Opole, la capital de Alta Silesia, y representó a Alemania en 137 ocasiones antes de retirase de la selección este año, tras lo que quedó como el mayor goleador de la historia de la Copa del Mundo y de la selección alemana, con 71 anotaciones.

En resumen, se puede observar que una eventual selección de esta región polaca podría haber sido extremadamente talentosa en las diferentes épocas del fútbol de selecciones y habría dado de qué hablar en numerosas Copas del Mundo. Sin duda, el seleccionado polaco debería haber sido el más beneficiado por la presencia de Alta Silesia dentro de su territorio pero, por la migración frecuente de sus habitantes a Alemania, fue la nación germana la que terminó beneficiándose más, al punto de contar en sus filas con futbolistas que participaron activamente en por lo menos dos de sus cuatro títulos mundiales.

Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.com
Fotos: colombiamundialencontravia.blogspot.com, polskatimes.pl

 

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy