Composición fotográfica: Sandro Mena / DeChalaca.comLas movidas empresariales en la Premier League han visto a más de un magnate foráneo hacerse de su propio club. Hoy, algunas cosas empiezan a cambiar: hasta Roman Abramovich se ve afectado por la crisis financiera y evalúa vender el Chelsea a multimillonarios jeques de los Emiratos Árabes. ¿Se podrían replicar experiencias como estas en el Perú?

 

En 2003, el magnate ruso Roman Abramovich decidió diversificar sus inversiones, principalmente enfocadas a negocios petroleros, para así hacerse nada menos que del Chelsea de la Premier League de Inglaterra. La operación se cerró en 60 millones de libras, a las que se sumó un pago de 80 millones de libras adicionales por las deudas del club generadas en años anteriores.

La crisis toca las puertas de Stamford Bridge. ¿Dirá adiós Abramovich? (Ilustración: apurogol.com)La historia posterior al referido deal es conocida. Más allá de haberse consolidado como uno de los protagonistas del fútbol inglés, las jugadas de Abramovich han convertido al Chelsea en una marca tan potente a nivel internacional como las del Manchester United, el Arsenal o el Liverpool. Tanto que hoy, cuando la crisis financiera internacional golpea los bolsillos de cualquier hombre de negocios, vender un activo de esa naturaleza pueda resultar una decisión económicamente rentable.

Goles son millones

El Liverpool, por ejemplo se encuentra desde el año pasado en la mira de los Al-Kharafi, una familia kuwaití de jeques vinculada a los sectores de construcción, ingeniería y comunicaciones, la cual posee una fortuna de -nada menos- 8,000 millones de libras, aproximadamente. Sería Rafed Al-Kharafi el más interesado en hacerse del Liverpool, club que estaría en venta por parte de sus dos propietarios, los estadounidenses Tom Hicks y George Gillett, quienes se han visto directamente afectados por la crisis originada en Wall Street.

Gillet y Hicks, los dueños del Liverpool que ya habrían evaluado una nueva transferencia para este equipo (Foto: teamtalk.com)A ello se suma el hecho de que un crédito de 350 millones de libras recibido recientemente por el cuadro red ha sido concedido por el Wachovia, banco reflotado por el gobierno de EEUU, y por el Royal Bank of Scotland, también seriamente afectado por el caótico escenario financiero. Así, serían 530 millones de libras lo que pagarían los Al-Kharafi por el Liverpool, dinero que no le caería nada mal a sus actuales dueños. Cabe indicar que la referida familia también ha mostrado interés por el Newcastle, club con el que negociarían de no cerrarse el deal con el cuadro rojo.

De darse esta nueva compra, los jeques de origen árabe incrementarían su presencia en la Premier, la cual se inició en setiembre del 2008 a través de la adquisición del Manchester City por parte del Abu Dhabi United Group for Development and Investment, grupo de inversión liderado  por Sulaim Al-Fahim, quien tenía como uno de sus principales objetivos el ser el "nuevo Abramovich" al sumar importantes fichajes. Es sabido, por ejemplo, que durante varios meses el City ha estado detrás del brasileño Kaká, quien luego de una telenovela mediática finalmente optó por seguir en el Milan. Sulaim Al-Fahim (derecha) encabeza el fondo de inversión de Emiratos Árabes que compró el Manchester City. Acá el jeque posa con la camiseta celeste (Foto: daylife.com)Y es que a pesar de contar con un importante respaldo financiero, el otro club de Manchester aún no cuenta con un potencial como marca, lo que representa un riesgo para cualquier jugador multimillonario, tanto por su trabajo como tal y sus contratos publicitarios.

En total, fueron aproximadamente 250 millones de euros los que pagó el fondo de los Emiratos por el City, equipo al que se le buscaría dar un protagonismo como el del Chelsea durante los próximos años. ¿Podría también el cuadro blue terminar en manos de algún jeque ahora que Abramovich viene sufriendo los efectos de la crisis? Según más de un medio internacional, el ruso ya estaría buscando compradores para el que hasta hace poco fue su unidad de negocios favorita. 

Los Abramovich made in Perú

En el plano local actual, el caso más destacado de empresariado en el fútbol es el del Juan Aurich de Chiclayo, equipo que durante el año pasado terminó en manos del empresario agroindustrial Edwin Oviedo. Este ya habría invertido cerca de 3 millones de dólares en reforzar al plantel norteño con miras al Descentralizado 2009. Edwin Oviedo ha hecho una fuerte inversión para hacer del Juan Aurich un protagonista del Descentralizado 2009 (Foto: juanaurich-chiclayo.blogspot.com)El mismo Oviedo ha dejado de lado los recorridos por sus plantaciones de azúcar en Lambayeque o sus supermercados Mega en Cusco para seguir de cerca los entrenamientos liderados por Franco Navarro. ¿Acaso otros magnates locales vinculados a exitosos sectores económicos podrían seguirle los pasos?

Por lo pronto, luego de su fallido intento por hacerse de Sporting Cristal, el empresario hípico Freddy Nossar buscaría hacerse nada menos que del Deportivo Municipal, ello con miras a reflotar un club que cuenta con una incondicional hinchada, la que no deja de soñar con su retorno a Primera. Al respecto, durante las últimas semanas viene circulando en la web una foto de Nossar con la camiseta del cuadro edil, lo que podría ser un adelanto de novedades durante las próximas semanas. Aunque, por otro lado, también circulan versiones de que Nossar podría tener interés en otro club histórico: el Defensor Lima, que juega en la Liga del Cercado.

Pero no sólo son ejecutivos de otros rubros económicos los que buscan ingresar al negocio futbolero, ya que está el caso de Paolo Guerrero. Y es que el jugador del Hamburgo buscaría invertir sus ganancias nada menos que en el Bolognesi de Tacna, club que estaría en proceso de venta y con el cual Julio ‘Coyote’ Rivera, medio hermano de Guerrero y representante de las inversiones del atacante en el país, ya habría tenido un acercamiento. El interés del 'Krieger' por irse de shopping en el fútbol local no es nuevo, ya que durante 2008 habría buscado hacer lo propio con el Hijos de Acosvinchos -club donde el 'Coyote' jugó el año pasado-.

Rofilio Neyra, otro magnate local en ciernes, al frente del Inti Gas Deportes (Foto: intigasdeportes.blogspot.com)Por otro lado, el próximo Descentralizado tendrá entre sus nuevos integrantes a dos clubes vinculados a empresarios de éxito en sus respectivas ciudades. Se trata del Inti Gas y el Sport Huancayo, pertenecientes a Rofilio Neyra, propietario de la firma que le da nombre al club, y Edgar Araníbar, el segundo empresario textil más importante en la capital de Junín, respectivamente. Ambos casos, sumados a las posibles adquisiciones, le darían un nuevo aire al alicaído fútbol peruano, ello considerando una mayor transparencia en el origen de las inyecciones de capital, así como la transmisión de una cultura organizacional propia de una empresa.

Por supuesto, existen aún algunos propietarios de equipos que prefieren seguir el modelo gamonal -atención Sullana, Huaraz, Cusco-, y hasta muestran su rechazo a la posibilidad de convertir sus clubes en sociedades anónimas bajo argumentos desfasados como que “bajo ese sistema dejarían de pertenecerle al pueblo”. El tiempo, más temprano que tarde, se encargará de sacarlos del mercado.

Composición fotográfica: Sandro Mena / DeChalaca.com

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy