Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.comEn el Descentralizado 2014 el número de extranjeros incrementó a 76 y se rompió con la racha decreciente de jugadores foráneos. Además, la diversidad en el torneo se presentó con siete nacionalidades distintas.

Top 5

Según los promedios de DeChalaca, los dos primeros puestos se encontraron en el Cusco. De hecho, el mejor jugador extranjero de este año fue Alfredo Ramúa, quien acumuló un promedio de 13.58 en 40 participaciones: el ‘Chapu’ marcó hasta en 9 ocasiones. En su segunda temporada con ‘La Máquina Celeste’, el jugador de 28 años fue además el extranjero que más anotó para los imperiales, superando al mismo Víctor Ferreira, que se quedó con solo 6 tantos.

El segundo lugar fue para el uruguayo Martín Icart, quien en su -también- segunda temporada, alcanzó un promedio de 13.56. El volante ofensivo fue pieza clave para Cienciano en este año: con sus seis goles ayudó al equipo a salir de la dura situación que pasó el club, dado los problemas económicos que asolaron tienda cusqueña durante todo campeonato.
Cambiará de aires en el 2015, y es que la actuación de Diego Manicero lo puso como uno de los mejores extranjeros en la temporada (Foto: Mihay Rojas / DeChalaca.com)
En el tercer escalón, el argentino Diego Manicero reeditó y mejoró su buena actuación del año pasado y consiguió un 13.52 de promedio. El cerebral volante de León se puso el equipo al hombro en incontables ocasiones y cooperó con siete dianas que llevaron a los huanuqueños a clasificar a la Sudamericana de 2015. Quien tal vez debió merecer mejor suerte fue Jorge Cazulo (primer puesto para de DeChalaca en 2013): el uruguayo quedó rezagado al cuarto lugar con 13.45 de promedio. Está de más decir lo importante que fue el ‘Piqui’ en el mediocampo celeste para lograr el título de Sporting Cristal este año: jugó 44 de los partidos y en casi todos rindió más que parejo. Finalmente, el uruguayo Pablo Míguez (13.38 de promedio) fue una de las gratas contrataciones de Alianza Lima de este año. Pese a ser muy temperamental dentro de la cancha (recibió 20 tarjetas amarillas y 2 rojas en todo el año), nadie puede negar que el volante de marca fue uno de los más sacrificados en la medular blanquiazul, desde donde colaboró hasta con seis conquistas.

Más destacados

Estos jugadores no pudieron llegar al top pero, en su mayoría, demostraron calidad y supieron tomar el protagonismo en sus equipos en su debido momento. Germán Pacheco (Aurich), fue el goleador del ‘Ciclón’ con 19 tantos y hasta marcó en una de las finales, redondeando un excelente 2014 con 13.34 de promedio. El uruguayo Santiago Silva (San Martín), alcanzó los 29 tantos -contando todos los torneos- y se consagró como el delantero más letal del presente año, mérito que le hizo llevarse un buen 13.33. Lo propio con Bernardo Cuesta (13.29): el argentino del Melgar tuvo un estupendo año y sumó 19 goles en total, siendo el artillero del ‘Dominó’.
Cristian Bogado no seguirá en el fútbol peruano. El desempeño que tuvo en Unión Comercio le valió al 'Poderoso' su pase a la Copa Sudamericana (Foto: Emilio Ruiz)
Cuando se trató de resguardar el arco, Daniel Ferreyra (13.27) fue figura con UTC, siendo vital para evitar que los cajamarquinos terminen en zona de descenso. Cristian Bogado consiguió un 13.23 en Unión Comercio y fue uno de los pilares del equipo, aparte de ser el goleador, supo hacer de su contextura una herramienta valiosa para superar a las críticas y a los rivales de turno. Por otro lado, Donald Millán llegó a sumar de forma importante a la Vallejo, tanto para el torneo local como para la Sudamericana, y el colombiano obtuvo un 13.13. El paraguayo Mario Villasantti, acostumbrado a ser la figura del Inti Gas, volvió a repetir la historia y se hizo de un 13.02. Su compatriota, Blas López (12.62), fue el eje de Sport Huancayo y supo conducir a los wankas para salvarse del descenso.

Por último, Federico Nicosia fue el más rescatable -y uno de los más sacrificados, también- de San Simón: un 12.35 le bastó para ser el mejor extranjero del cuadro moqueguano, pese a su prematuro descenso. Germán Alemanno, en Universitario, no tuvo mucha competencia en el Clausura y consiguió un 12.14 superando a Cris Martínez en goles y promedio. Gerardo Vonder Pütten hizo lo que pudo en Los Caimanes pero el buen volante no pudo evitar la pérdida de la categoría de su club: se quedó con un 11.95.

Las decepciones

Mauro Guevgeozián tuvo un buen inicio de año, pero no pudo mantener el nivel durante la temporada (Foto: diario La Industria de Chiclayo)
De estos jugadores se esperaba mucho más pero no llegaron a llenar las expectativas. Lo de Mauro Guevgeozián, por ejemplo, que con 16 goles en el año no pudo ser el mejor de los aliancistas debido a su rendimiento decreciente –con autogol incluido- que lo hundió en un 12.67. Por otro lado, Sergio Blanco llegó con todas las cartas de goleador e hizo un buen trabajo pero sufrió de una intermitencia que terminó por sentenciarlo con un 12.58 nada malo, pero que hizo difícil opacar el buen trabajo de los otros extranjeros del cuadro rimense. Por último, Lampros Kontogiannis tuvo un año algo regular pero con muchos altibajos -síntoma que acompañó a todo el equipo, en realidad- en la zaga arequipeña, el mexicano se quedó con un 12.52 agridulce.

Los más bajos

Entre los peores promedios figuraron el paraguayo Víctor Ferreira (Real Garcilaso), quien era llamado a ser el goleador del cuadro celeste pero la vio difícil de cara al gol en toda la temporada y sacó un 12.33. En la San Martín, Carlos Marinelli apenas jugó a comienzos de año y luego fue poco lo que dejó en rendimiento para los de Julio César Uribe: su 12.29 y solo dos goles lo confirman. Un defensor que pudo haber dado más fue Walter Moreno (12.16), quien con su buen juego aéreo fue bien en ataque pero no siempre rindió igual en defensa. Si alguien pasó desapercibido en UTC fue Mauro Vila (11.88) quien solo anotó un gol en el año y demostró pocas dotes de mando en la volante cajamarquina.

Por otro lado, el brasileño Fernando Oliveira (11.84) apenas anotó seis goles en el año, quedando muy lejos de Carlos Orejuela, que tuvo 17 tantos, incluso con menos participaciones. De Fabio Ramos se esperaba mucho en León pero no reeditó sus actuaciones con Real Garcilaso y se quedó con un 11.74. Más allá, Josías Cardoso tuvo una mala campaña con Cienciano y terminó jugando en Los Caimanes: con los cusqueños obtuvo un 11.68. Precisamente hablando de los de Chongoyape, el paraguayo Luis Ovelar solo marcó dos goles en 26 partidos y estuvo lejos de ser el goleador del plantel chiclayano, por lo que mereció solo un 11.04. Más allá, su compatriota Cris Martínez tuvo la misma suerte en Universitario, donde consiguió un 10.95 por su falta de gol y mala suerte frente al arco. Enrique Narvay (10.83) fue otro que llegó a ser el conductor de Huancayo y una lamentable lesión lo dejó al margen de la temporada.
A Dalton se le perdió el rastro muy rápido. De los brasileños que poco se recordarán (Foto: Andina)
Finalmente, nuestro fútbol recibió a jugadores que pasaron con más pena que gloria. ¿6 o menos partidos en la temporada? Sí, como son los casos de Digno Gonzales (11.00), Sergio Unrein (11.00), Nahuel Guerrero (10.50), Dalton (11.25), Sebastián Luna (11.33), Damián Luna (12.25), Mauro Cantoro (13.00), Gonzalo Soto (11.67), Luciano Leguizamón (11.67) y Christian Andersen (11.00). Lo más probable es que a ninguno de ellos tengan una segunda oportunidad inmediata en el Perú.



Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.com
Fotos: Mihay Rojas / DeChalaca.com, Emilio Ruiz, diario La Industria de Chiclayo, Andina


Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy