Composición fotográfica: Roberto Gando / DeChalaca.comHace 10 años, un chileno de buen nombre llegó al fútbol peruano para sumarse al Cienciano que en 2003 alcanzó su mayor gloria. Marcelo Vega, ‘10’ de profesión, pudo entrar en la historia grande de Sudamérica, pero al final se quedó sin Copa ni estrella.

 

El dueño de esta nota responde al nombre de Francisco Marcelo Vega Cepeda, quien a 17 años de haber nacido, el 12 de agosto de 1971 en la localidad de Copiapó, apareció por primera vez en el equipo mayor del Regional Atacama de su localidad, club que por 1988 disputaba la Segunda División del fútbol chileno, en el que jugaba como delantero y en el que ganó fama de goleador.

 

Peso hispano

Marcelo Vega con los colores de la Unión Española en 1992, cuando ya era incluso el capitán del equipo de Nelson Acosta (Foto: revista Triunfo)Tres años en el ascenso le permitieron al ‘Tobi’ Vega (apodado así por su contextura física, tal como la de un conocido personaje infantil) desplegar sus recursos técnicos y habilidad con el balón de tal forma que un equipo de la máxima categoría posó su interés sobre él. Ese equipo fue la Unión Española, conjunto por el que actuó durante temporada y media y en el que marcó dos pasos importantes de su carrera, ambos en 1991. El primero fue el haber conocido a Nelson Acosta, técnico uruguayo que años después lo dirigió en la selección. El otro fue el haber debutado, precisamente, con Chile, anotando en mayo de ese año su único gol con el combinado mapocho en un amistoso contra Uruguay que acabó en triunfo de 2-1. Su buen actuar le valió incluso el quedar en la lista final que Arturo Salah armó para la Copa América que en julio se disputó en su país, aunque Vega no llegó a ver un minuto de acción en el torneo.

Marcelo Vega durante su paso por el fútbol español se pudo encontrar con el ilustre Iván Zamorano en un choque entre Logroñés y el Real Madrid (Foto: revista Triunfo)Su huella ya estaba instalada entre quienes veían en él a una nueva promesa del fútbol chileno y sudamericano, por lo que no sorprendió que para 1992 el Logroñés lo fichara para jugar en la Liga de España, no sin antes ganar la Copa Chile en una final en la que le marcó tres goles a Colo Colo. Ese paso hacia adelante, sin embargo, acabó siendo uno para atrás, ya que apenas si llegó a alternar unos minutos en el conjunto hispano. Así, al final de la temporada resolvió su contrato y pegó la vuelta a Chile para recalar en un grande, el mismo equipo al que le había ganado la final del ’92.

Gloria al Cacique

Equipo de Colo Colo que en 1993 se proclamó campeón del fútbol chileno con Marcelo Vega, último de los hincados, como una de sus figuras (Foto: solofutbol.cl)En el Colo Colo, Marcelo Vega recuperó su mejor forma, ahora jugando como mediapunta, lo que ayudó en buena medida a que su equipo obtuviera el título nacional al mando del croata Mirko Jozić y con jugadores como el arquero Daniel Morón, Javier Margas, Gabriel ‘Coca’ Mendoza y Hugo Rubio en el once principal. En Colo Colo se mantuvo hasta 1995, aunque con el paso de los años su relevancia fue perdiendo peso. Por tal motivo, se alejó de las planas mayores para darse el gusto de jugar en la Primera División con su primer equipo, el Regional Atacama, que recién había logrado el ascenso. Pero la aventura tuvo corta vida, ya que de inmediato perdió la categoría, aunque ese tiempo le permitió agarrar continuidad, recobrar protagonismo y ser convocado al combinado chileno que disputaba las Eliminatorias para Francia ’98, primero con Xabier Azkargorta y luego -tras la renuncia del técnico español- con Nelson Acosta.

Con la roja de Chile el 'Tobi' Vega también tuvo sus buenos momentos, suficientes para clasificar y jugar un Mundial (Foto: AFP)Ya como jugador de Santiago Wanderers, Vega tuvo la que fue su mejor campaña en 1997, siendo el ‘10’ de Chile que se encargaba de asistir a la temible dupla formada por Iván Zamorano y Marcelo Salas en el ataque. El camino de su selección se allanó aquel año hasta quedar dentro del mundial de Francia, cita a la que asistió pero en la que apenas si llegó a jugar 45’ contra Brasil en los Octavos de Final por una molesta lesión que lo relegó a la banca.

Con la camiseta del MetroStars el recuerdo de Marcelo Vega no resultó tan grato en la MLS (Foto: AFP)1998 significó también un cambio de aires en su carrera, ya que poco antes del mundial la Major League Soccer contrató sus servicios y lo colocó en el MetroStars de Nueva York. De su paso por tierras norteamericanas quedó muy poco, como que acabó siendo designado como la peor inversión por un jugador extranjero del campeonato por parte de la revista Sports Illustrated, la que calificó su desempeño como “una exhibición más de panza que de fuerza” en favor de su equipo. Aún así, se quedó otro año en Estados Unidos luego de pasar sin costo alguno al San Jose Earthquakes, pero ante el mal estado físico del chileno y su poco aporte para mejorar acabó sin jugar un solo partido oficial.

La segunda etapa de Marcelo Vega en Unión Española no fue placida como la primera  (Foto: fanbase.com)Tras la mala experiencia en la MLS, Vega regresó a Sudamérica para jugar en el fútbol argentino por el Racing Club que para el Torneo Apertura del año 2000 buscó sumarle experiencia a un plantel muy joven en el que se encontraba su compatriota, el delantero Manuel Neira. Su historia, sin embargo, cambió poco y nada. Tras dejar Avellaneda partió con rumbo a los Emiratos Árabes donde el Ras Aikaima lo acogió por seis meses. Luego, a mediados de 2002, estaba otra vez en Chile donde la Unión Española y su técnico, Roberto Hernández, confiaron en él para que se pusiera de vuelta en forma con miras a afrontar el Clausura en el segundo semestre. Si bien tuvo varios partidos en los que destacó manejando al equipo, anotando goles incluso, para diciembre se acusó una “falta de actitud en la cancha” de su parte por lo que no se le renovó el contrato.

Renacer capital

El grito de gol le pertenece al 'Tobi' Vega luego de marcar ante Melgar su primer tanto en el Perú (Recorte: diario Líbero)Sin encontrar mejor oferta, para el 2003 ‘Tobi’ Vega aceptó la que Juvenal Silva le hizo para ser el guía futbolístico de un Cienciano que contaba con Édgard Ospina como guía en el banco. Sus últimas actuaciones no fueron tomadas en cuenta para su fichaje, ya que en el medio quedó grabado el recuerdo de aquel jugador que clasificó con su selección al mundial. Su debut en el Perú llegó el 1 de marzo en partido contra Universitario en Lima por la fecha 1, en el que arrancó como titular y que acabó en victoria cusqueña por 1-3. En la siguiente jornada anotó su primer gol con el cuadro imperial cuando jugando en el Cusco abrió la cuenta en el triunfo por 2-1 sobre Melgar. Su buena estrella se prolongó fecha a fecha, siempre en el once inicial y anotando goles como los que logró ante Bolognesi en la fecha 7, Atlético Universidad en la 9 y en la revancha contra Universitario en la 12. En total jugó 1001 minutos distribuidos entre 12 encuentros.

La habilidad innata de Marcelo Vega con el balón hizo pasar malos momentos a más de uno en el fútbol peruano, tal como en esta jugada en la que Juan Jayo solo atina a observar el balón ante el paso del chileno (Recorte: diario El Bocón)Pese a que su desempeño era bueno, su estadía en el Cusco acabó en la fecha 14 luego del empate 2-2 contra Cristal. Los irregulares resultados -y la mala relación con la prensa- jugaron en contra de Ospina, que antes del partido contra los rimenses presentó su carta de renuncia. Con él se fue también Marcelo Vega, cansado de los problemas de pago. Lo que pasó luego con Cienciano es historia conocida. Ya con Freddy Ternero a la cabeza, quedó cuarto en el Apertura, lo que le permitió disputar contra el mismo Cristal el pase a la Copa Sudamericana, esa que ganaron en final contra River Plate.

Cuentas en azul, ¿o en rojo?

La última camiseta de Marcelo Vega, la azul de la 'U' de Chile, con la que jugó pocos partidos en 2003 (Foto: diario La Tercera de Chile)De regreso en Chile, no sin antes anunciar un contrato -frustrado- con el Leixoes de Portugal, Vega firmó de manera sorpresiva con la Universidad de Chile, clásico rival del equipo con el que 10 años antes había logrado su único título nacional y en el que se lo tenía como figura. Mayor sorpresa causó aún en los medios chilenos la confesión que hizo: "siempre fui hincha de Universidad de Chile". Con esas palabras se sacó de encima su pasado en Colo Colo aunque no la realidad de su fútbol. Con los azules disputó pocos encuentros producto de las lesiones, por lo que al final de 2003, ya sin contrato, se retiró de la actividad profesional pese a que su despedida la hizo recién dos años después.

Aunque nunca se alejó del todo ya que siempre se mantuvo ligado al balón gracias a partidos amistosos con ex figuras del fútbol chileno, sus últimas actividades lo relacionaron más a la televisión y la política. El recuerdo de Marcelo Vega, sin embargo, siempre será relacionado a esa clase de jugadores que asoman para mucho pero que, por distintas razones, se quedan a medio camino.

Composición fotográfica: Roberto Gando / DeChalaca.com
Fotos: revista Triunfo, solofutbol.cl, AFP, fanbase.com, diario La Tercera de Chile; Recortes: diarios Líbero y El Bocón

Comentarios (4)add
...
escrito por Marciano , marzo 21, 2013
Interesante nota.
...
escrito por erick ek rojo , marzo 21, 2013
el Guaton Vega, considero que fue unos de los jales más técnicos que tuvo el Cienciano, se notaba en la cancha estas características aunque no corría mucho, buen jugador sin lugar a dudas, su salida del equipo fue media rara, pero siempre se mantiene en el recuerdo su buen paso por el PAPÁ.
...
escrito por Arnaldo , marzo 22, 2013
De lejos antes que este triste chileno, el rojo tuvo mejores jugadores que si trascendieron, entre peruanos y extranjeros. Dos nada mas para refrescar la memoria, el zorrito Jaramillo, que fue campeon de la region sur en los recordados regionales por los 80, y otro, Oscar Olvera, cerebral mediocampo que llevó por primera vez a una copa libertadores al rojo, de la mano del DT jurado.

Por favor, mucho papel y palabra para un roto que pasó sin pena ni gloria....... Hasta los cusqueños Paluco, el chuncho Aguilar o parihuana fueron mejores de lejos....

Somos acomplejados y le rendimos pleitesia a extranjeros que objetivamente no trascendieron
...
escrito por César Augusto , marzo 24, 2013
No entiendo tanta nota para un jugador intrascendente para el fútbol peruano.
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy