Composición fotográfica: Gian Saldarriaga / DeChalaca.com Dicen que los cuentos tienen siempre un final feliz. Este cuento habla de Pinocho, de sus patrañas y mentiras. Pero no se trata del títere de madera, sino del uruguayo Ernesto Vargas y su discreto paso por la 'U' en 1991.

 

A Ernesto Vargas lo conocían como ‘Pinocho’ en su país mucho antes de su paso por Perú. El apodo no se lo había ganado por embustero, sino porque, en los inviernos fríos, la nariz solía ponérsela roja durante los entrenamientos. Aunque el sobrenombre no tuvo cuna en nuestra tierra, de todas formas habría caído en el desventurado personaje por el desempeño del atacante en el club merengue.

Hazte fama y échate a la cama

Con la selección uruguaya en 1980. Es el primero desde la izquierda (Foto: golbalear.com)Ernesto Vargas Rodríguez nació el 1 de mayo de 1961. Desde joveno mostró condiciones, y ellas no pasaron desapercibidas para Roque Gastón Máspoli, quien lo convocó al equipo que ganó la Copa de Oro jugada en Montevideo en 1980 contra otras selecciones ex campeonas mundiales. Luego, empezó a engrosar su historia futbolística jugando por los dos equipos más grandes de su país.

Había comenzado en Peñarol: con los manyas ganó la Copa Libertadores en 1982, derrotando al Cobreloa de Óscar Wirth (quien ya tuvo espacio en esta sección) y la Copa Intercontinental ante Aston Villa. Al cabo de unos años, pasó a las filas del clásico rival, Nacional de Montevideo, con quien ganó otra Libertadores y otra Intercontinental en 1988; los hinchas tricolores recuerdan especialmente su gol en la final en Montevideo ante Newell's Old Boys, que abrió el camino para el 3-0 final (ver video). Su currículo se volvió un cuento de hadas y le valió las ofertas del fútbol europeo. Así, ‘Pinocho’ llegó en 1989 para integrar las filas del Real Oviedo de la Liga Española.

La pólvora de Vargas pareció mojarse. Su irregular campaña en la Madre Patria le hizo pegar la vuelta por el continente para recalar en el LDU de Quito en 1990, junto a otro uruguayo que sí brillaría en el equipo albo, Ernesto Berrueta. La historia de un compatriota que opacaba al 'Pinocho' comenzaba a tejerse.

Pinocho y el ratón

Vargas llegó a Lima el viernes 31 de enero de 1991, dos días antes de que la ‘U’ definiera con Sport Boys el título nacional de 1990. El martes siguiente empezó a ponerse a punto en el Lolo Fernández y luego en Campo Mar. Originalmente iba a llegar acompañado de Johnny Miqueiro, otro delantero uruguayo. Pero este último, finalmente, no aceptó la propuesta crema y en su lugar apareció, con muchos menos pergaminos, el ‘Ratón’ Tomás Silva como su compañero de viaje.

Sus primeras palabras ya hacían mérito para que le creciera la nariz, describiéndose como “un delantero moderno, que jugaba por todo el frente de ataque y que se distinguía de los atacantes que jugaban en una sola posición”. Añadió que eso lo había aprendido en Oviedo, “porque en Europa, si un delantero no es moderno, no vale".

Asustando el arco de Defensor Lima en su amistoso debut con la 'U' (Recorte: diario Ojo, suplemento deportivo Crack)Su primer partido con la ‘U’ fue en un amistoso ante Defensor Lima en el Lolo Fernández. Ganaron los cremas 5-0. Vargas hizo el pase para el primer gol de Roberto Martínez y luego metió el segundo. Aunque también falló, de forma clamorosa, un gol con el arco vacío, lanzándola por encima del travesaño. En el segundo tiempo lo reemplazó Silva y el ‘Ratón’ se robó el show, participando en los últimos tres goles y anotando el cuarto. Desde el principio lo opacó.

Frustración copera

Su debut oficial fue en el primer partido de la Copa Libertadores ante Sport Boys. Ganaron los cremas 2-0 y el uruguayo selló el triunfo. Esa noche, en el estadio Nacional, la Trinchera coreó su nombre. Parecía ser el delantero que ‘U’ necesitaba.

Su cabezazo para batir a Chávez Riva y marcar en el arco de Boys en el arranque copero de aquel verano del '91 (Recorte: diario Ojo, suplemento deportivo Crack)No obstante, una lesión en la rodilla empezó a sepultarlo. Solo alternó en el resto de la serie ante los paraguayos Cerro Porteño y Colegiales. En abril, ante San Agustín (0-0) por el torneo Metropolitano, se ganó una expulsión por pelearse con el zaguero ‘canario’ Martín Ramírez. Poco a poco, la gran contratación crema se iba transformando en un gran cuento.

Su peor actuación fue en el partido de ida de los octavos de final de la Copa. El 17 de abril, ante Colo Colo, a la postre campeón, la ‘U’ no pasó de un empate sin goles en Lima. Esa noche falló todo lo que pudo. Se reivindicó en algo cuatro días después, abriendo la cuenta ante Cristal en el Lolo. Pero Vargas fue nuevamente opacado: su gol pasó a segundo plano tras la remontada celeste (1-2) con goles de la ‘Pepa’ Baldessari y, sobre todo, El equipo crema que alineó ante Colo-Colo. Vargas es el cuarto de los hincados, entre su compatriota Tomás Silva y Jesús 'Chucho' Torrealba (Foto: revista Estadio)después del recordado incidente en el que unos malos barristas incendiaron la coaster celeste con bombas molotov.

Títere averiado

El ‘Pinocho’ ya no daba más. El técnico crema, Fernando Cuéllar, le dio una última oportunidad en la octava fecha del Metropolitano ante Sport Boys. Reemplazó en el segundo tiempo a Oswaldo Araujo, pero su actuación fue mediocre. Un empate 1-1 dejó a la ‘U’ lejos de los puestos de vanguardia. A tal punto que las voces de la tribuna esa vez bajaron con un cántico contundente: “¡No queremos marionetas!”.

El punto final había llegado. Ya eliminada la 'U' de la Copa, Vargas dejó de ser necesario en el elenco crema y sus reiteradas lesiones (de las que nunca se recuperó) Con Roberto Martínez, en una de las pocas postales que dejó en el Lolo Fernández (Recorte: diario Ojo, suplemento deportivo Crack)lo obligaron a dejar el equipo por la puerta falsa. Diferente suerte corrió su casi ignoto compatriota Tomás Silva, quien se convirtió en ídolo crema en los años siguientes.

‘Pinocho’ dejó el equipo antes de culminar el Metropolitano, con la discreta cuota de dos goles (uno en Copa) y sin equipo en el cual recalar debido a su lesión. Prosiguió su carrera un año más, jugando por Racing de Montevideo, para después lanzarse como técnico de fútbol. Llegó, incluso, a dirigir en dupla a una selección uruguaya Sub-20. Actualmente reside en España, donde ejerce la mencionada profesión.

Vargas fue considerado "el refuerzo del año 1991" en el Perú. Pero a la tribuna crema no le bastó el nombre de quien había entregado dos copas Libertadores y dos Intercontinentales a los cuadros más importantes de Uruguay. 'Pinocho', fiel al apelativo, no pasó de ser un grandísimo cuento.

Composición fotográfica: Gian Saldarriaga / DeChalaca.com

Fotos y recortes: diario Ojo, suplemento deportivo Crack; revista Estadio; infobalear.com

Video: YouTube / Usuario: SALTOESBOLSO

Comentarios (4)add
...
escrito por mladen , julio 24, 2009

vino roto a la U igual q villazan al alianza, estafaron trayendo jugadores lesioandos.
...
escrito por passat25 , julio 25, 2009
Este uruguasho debe haber sido un tremendo cuentaso chino porque nadie parece recordar su paso por la U... Cosa contraria ocurrio con el "Raton" Silva que dejo gratos recuerdos con la crema...
...
escrito por Alfredo Gómez , julio 26, 2009
Pinocho anduvo bien en Peñarol cuando ganaron la Iintercontinental de 1982, pero ya cuando pasó a Nacional se le había pasado el cuarto de hora. Lo que pasa que en Nacional tuvo un año de novela y después todo el mundo se tragó el cuento. Tan irreal era la cosa que en la época en que íbamos a ver a Nacional 1988 se hablaba de "la resurrección de Pinocho." Después lo del pase a Europa fué un negocio para los contratistas, y lo de Perú también. Pinocho creo que había estado a punto de dejar el fútbol por lesión en el año 1986 - no estoy seguro pero tengo idea de los programas televisivos de aquellos años. Ahora ustedes dicen que Pinocho fué poco menos que un mentiroso. ¿Y que esperan, que un jugador llegue a un club y les diga "no, miren, no es buen negocio para ustedes." ? Por favor. Universitario lo contrató con bombos y platillos y se clavó como se han clavado cientos de equipos en todo el mundo en determinado momento. Fernando Morena fué el goleador más grande de la historia del fútbol uruguayo, pasó a Boca en no sé cuanta guita y creo que jugó dos partidos, le pegaba con los talones. Diego Aguirre le hizo aquel gol sobre la hora al América de Cali y se fué al Olimpyakos, donde no solo no hizo ningún gol,sino que dió positivo en un dopaje y se volvió a Uruguay. Y eso hablando de jugadores uruguayos reconocidos, pero ha habido muchos casos en todos lados. Yo me acuerdo el peruano Cabanillas cuando llegó a Wanderers para la Libertadores de 1988; lo veías jugar y era un fenómeno, pero para el estilo del fútbol nuestro no servía. Le gustaba llevarla atada, buscaba la gambeta corta y lo cagaban a patadas, en un partido contra Nacional le dieron tantas patadas que lo sacaron en el primer tiempo porque ya no daba más. Para Wanderers fué un fracaso porque no rindió lo que se esperaba, pero mirándolo bien era eso lo que se podía esperar. Igual pasó con Edú Marangón, que jugó el Mundial de 1990 con Brasil y en el 94 se fué a Nacional por un año; tenía un guante en la pata, pero en Uruguay las canchas son un desastre y los mediocampos rivales parecen equipos de rugby. A los seis meses lo criticaba todo el mundo. En 1995 el goleador del campeonato uruguayo, Diego Seoane, de Liverpool de Montevideo, pasó al Villareal; lo mandaron de vuelta a los 8 meses.
Cosas que pasan. Cada país tiene su característica; César Cueto en Uruguay no sé si hubiera llegado a ser lo que fué; lo más probable es que varios técnicos lo bombearan de entrada porque "le falta físico" o lo veían muy flaco de guacho. A Francéscoli Nacional no lo quiso cuando lo pudo tener por dos pesos, dijeron que con ese físico no podía ir al choque. Así que saquen cuentas.
...
escrito por drogba11 , agosto 03, 2009
"Mi promedio es hacer 15 goles por temporada"
Firmado: Jorge Horacio Serna (Ex Delantero "goleador" de Alianza Lima)
"Yo juego como Cueto"
Firmado: Oswaldo Mackenzie (Ex "armador" de Alianza Lima)
ESTAFADORES!!
AJAJA
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy