Composición fotográfica: Roberto Gando / DeChalaca.comPerú comienza su periplo por Estados Unidos, país que ha sabido aportarle algunos futbolistas al torneo local en las últimas dos décadas. El más destacado de ellos fue Juan Sastoque, quien tuvo un paso relativamente cumplidor por Juan Aurich en 1999.

 

Tras los arribos del arquero Brady O’Sullivan a La Loretana en 1996 y del ignoto Frank Wright, quien apenas duró un partido con Unión Minas -en la quinta fecha del Torneo Apertura 1997 ante José Gálvez-, un tercer futbolista estadounidense llegó al Perú. Juan Sastoque fue contratado por Juan Aurich en el año 1999 para reforzar el ataque ante la partida de Martín ‘Gullit’ Reyes a Alianza Lima tras su buen torneo Clausura 1998.

Bajo la dirección técnica de Julio César Uribe, Sastoque tuvo una campaña irregular, la cual se vio influida por la crisis económica que afrontó el ‘Ciclón’ durante esa temporada. Pero cuando logró enchufarse respondió en buen nivel, el cual se explicaba porque sus pergaminos no eran, para alguien proveniente de un fútbol por entonces incipiente, poca cosa.

El sueño peruano

Sastoque, hijo de padre colombiano y madre brasileña -por lo cual llevaba el fútbol en la sangre- nació el 26 de junio de 1977 en Nueva York. Tras culminar sus estudios en California, específicamente en el Cal State Northridge, se convirtió en futbolista profesional en 1996 y al año siguiente llegó al Dallas Burn de la Major League Soccer, en el que se mantuvo por dos temporadas: disputó apenas cinco partidos en los que sumó 72 minutos de juego en total.

Juan Sastoque jugando por los Dallas Burn frente a Tampa Bay Mutiny en la temporada de 1998 (Foto: AFP) 

Sin embargo, aquel paso por la MLS le permitió a Sastoque una experiencia más que gratificante para cualquier futbolista que se inicia en la profesión: alternar ataque con nadie menos que con su mayor ídolo de la niñez. En el Dallas Burn jugaba Hugo Sánchez, a quien el joven Juan había seguido toda la vida y por el cual se había hecho, a la distancia, hincha del Real Madrid. Según le contó a la revista Don Balón Perú, el mejor consejo que le dejó fue uno muy práctico para los goleadores: estar permanentemente en la boca de gol y no tener cargos de conciencia de emplear la punta del pie para definir.

Durante esos dos años, vale mencionar, Sastoque fue prestado a El Paso Patriots, Riverboat Gamblers, MLS Pro 40 y al Texas Toros. Precisamente, su mejor rendimiento fue en el MLS Pro 40 -actualmente llamado Generation Adidas-, pues disputó 19 partidos y anotó seis goles. Además, llegó a entrenar con la Sub-20 de su país y hasta participó como refuerzo en un amistoso a puerta cerrada entre la selección mayor y el Galatasaray de Turquía, cuando el técnico estadounidense era Steve Sampson.

Pa’ bravo él

Juan Sastoque llegó al Perú por recomendación de Julio César Uribe. Él lo conoció durante su estadía en México, pues el ‘Diamante’ dirigía a la filial del Jaguares y el delantero había ido a probar suerte a los Tecos de la Universidad Autónoma de Guadalajara. Cuando Uribe fue llamado por la dirigencia de Juan Aurich para hacerse cargo del equipo a inicios de 1999, convocó a Sastoque y este hizo maletas para Chiclayo.

Juan Sastoque con camiseta de Aurich cuando visitaron a Cristal en el San Martín durante el Apertura de 1999 (Recorte: revista Don Balón Perú)

Sin embargo, la llegada del estadounidense al país coincidió con un momento crítico para Aurich: apenas en la segunda jornada del Apertura, el 'Ciclón' perdió por walk over en Arequipa ante Melgar debido a que el plantel decidió no presentarse por falta de pagos. Uribe renunció al cargo y fue reemplazado por Orlando 'Chito' de La Torre, por lo cual Sastoque optó por pedir permiso para entrenar por un tiempo con Sporting Cristal hasta que se solucionaran los problemas económicos.

Solucionado el trance gracias a la inversión introducida al club por el político chiclayano José 'Chiquitín' Salazar, Uribe reasumió al cargo y con él Sastoque volvió a entrenar con el cuadro rojo. Así, debutó en la undécima fecha del Torneo Apertura, en la derrota 5-1 ante Alianza Atlético en Sullana: anotó el gol de honor del elenco chiclayano e hizo dupla con Víctor Hugo Colchado. Hacerse un lugar en el equipo no fue fácil, pues debió desplazar a un referente del ataque del 'Ciclón' en aquellos años que era además muy querido por la afición local debido a su participación en la campaña de ascenso en la Copa Perú 1997: el recordado Adrián Torres.

Posteriormente, en la decimoquinta fecha Sastoque marcó su primer doblete en el Perú: condujo a Aurich a la victoria 3-0 ante Deportivo Pesquero en el Elías Aguirre. Afirmó su racha en la decimosétima jornada, cuando anotó a 7' del final el gol del triunfo ante Sport Boys, también en Chiclayo, y en la decimonovena fecha marcó el tanto de honor en la derrota 1-3 ante Deportivo Municipal. Así, Sastoque cerró el Apertura con diecisiete partidos jugados y cinco tantos.

Competencia más dura

La tarde más feliz de Sastoque en el Perú: cuando le marcó un doblete a Pesquero en el Apertura 1999. En la escena, el primero de sus tantos. (Recorte: diario El Comercio, suplemento Deporte Total) 

A Aurich como un todo, sin embargo, no le había ido tan bien como a Sastoque en términos individuales en el primer torneo del año. El 'Ciclón' cerró el Apertura ubicado en el puesto once (de doce participantes) con apenas 18 puntos, solo por encima de Deportivo Pesquero, por lo cual la primera medida de la directiva roja fue reforzar el ataque con miras al Clausura.

Así, llegaron a Chiclayo delanteros de mucho mayor peso que en el primer semestre. Se sumaron a la disciplina del 'Ciclón' Gustavo Vassallo, cedido a préstamo por Sporting Cristal; Jerry Tamashiro, a quien Uribe guardaba bastante estima desde que lo tuvo en Deportivo Municipal, y también arribó el colombiano Tommy Mosquera. De ese modo, la titularidad de Sastoque dejó de ser indiscutida y alternó jornadas de titularidad con otras de suplencia.

En el saldo, en el Clausura el delantero estadounidense disputó quince cotejos y anotó un solo gol: en la quinta fecha en el empate 1-1 ante Unión Minas. Su último partido con el ‘Ciclón’ fue el 8 de diciembre en el triunfo 3-1 ante Alianza Atlético, cotejo el que ingresó en reemplazo de Tamashiro en los minutos finales.

Lo que pasó, pasó

 

Tras su paso afortunado por Juan Aurich (campaña cuyos goles se resumen en el video superior), Sastoque regresó a su país a jugar por el Dallas Sidekicks en la segunda mitad de 2000. No jugó mucho, pero se dio el gusto de anotar un hat trick en el cotejo final de la temporada, el cual fue su segundo partido en dicho equipo. Posteriormente, siempre en Dallas, jugó en el West Dallas Knights y en el Texas Spurs, y volvió al Dallas Sidekicks en un paso fugaz en octubre de 2002.

Ya en 2003, Sastoque migró de ciudad: firmó por los Cincinnati Riverhawks, con los que jugó 27 partidos y marcó cinco goles. Finalmente, entre 2005 y 2006, pegó el retorno y jugó en Dallas Roma, y luego en el Soccer Studio en la Premier Arena Soccer League, torneo de fútbol de salón. Ya en el retiro, ha incursionado en actividades diversas como el modelaje y el corretaje, sin perjuicio de lo cual su imagen celebrando goles con camiseta roja en la Ciudad de la Amistad queda como una de las postales más destacadas de su carrera.

Composición fotográfica: Roberto Gando / DeChalaca.com
Fotos y recortes: AFP; revista Don Balón Perú; diario El Comercio, suplemento Deporte Total


Comentarios (1)add
...
escrito por Ernesto Trujillo , septiembre 04, 2015
Si se forma una nueva DINI el equipo de investigadores de DeChalaca deberían dirigirla .. que tales Ratones de Bibliotecas !!... Sastoque se desmayará de orgullo de ver que le han hecho una nota tan detallada y precisa (no estarán inventando, no??).
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy