Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.comA diferencia de la Liga 1, casi todos los clubes que mantuvieron a sus técnicos a lo largo de la Liga 2 pelearon hasta el final por lograr el ascenso. El torneo premió el respeto por los procesos, lo cual debería ser imitado por el resto de equipos.

    Jorge Frisancho | @wolfs_venom15
    Redactor

Las cifras

El técnico que más rindió: Marcelo Grioni (66.7%)

Los técnicos que más dirigieron: Wilmar Valencia (24 partidos)

El técnico que se fue más rápido: Orlando Maltese (3 partidos en Deportivo Coopsol, aunque luego asumió Los Caimanes)

Los que dirigieron a más de uno: Orlando Maltese (Deportivo Coopsol y Los Caimanes)

Los clubes que mantuvieron a un solo técnico: Alianza Atlético, Atlético Grau, Santos FC, Unión Huaral y Sport Loreto.

* Nota: son elegibles como El DT del año aquellos entrenadores que dirigieron al menos la mitad de los partidos de la fase regular de la Liga 2 (11 partidos)

Los que pelearon hasta el final

Tras la abrupta salida de Duilio Cisneros al término de la cuarta fecha, Marcelo Grioni asumió como director técnico y llevó a Cienciano al título del torneo y al ansiado retorno a la Liga 1 tras cuatro años disputando el ascenso. Por su parte, Gustavo Roverano se mantuvo durante todo el año en el banco de Alianza Atlético y logró un meritorio segundo lugar. Sin embargo, en el Reducido, quedó fuera del cuadrangular final con los equipos de la Copa Perú tras caer sorpresivamente ante Deportivo Coopsol en la última llave.

Por otro lado, en Juan Aurich se dio un caso muy parecido al del ‘Papá’: tras las primeras cinco fechas al mando de Jorge Gustavo Benítez, José Soto asumió el cargo tras su salida de Carlos Mannucci; mientras que Atlético Grau y Santos FC mantuvieron durante todo el torneo a Wilmar Valencia y al argentino Sergio Castellanos, respectivamente. Finalmente, Deportivo Coopsol –uno de los últimos equipos en ingresar al Reducido- también registró solo dos técnicos: tras las tres primeras fechas a cargo de Orlando Maltese, el ‘Submarino’ fue conducido por Francisco Melgar hasta el Cuadrangular de Ascenso.

Entre los clubes que disputaron el título hasta las últimas fechas, se observa que se respetaron los procesos; incluso Cienciano, Aurich y Coopsol, tras una decisión madrugadora de cambiar al técnico inicial, mantuvieron a sus reemplazantes hasta el final de la campaña. De esta manera, a diferencia de la Liga 1, el tiempo premió a aquellos equipos que decidieron respetar el trabajo de los entrenadores en los que depositaron su confianza.

Los que diversificaron en demasía

Comerciantes Unidos logró su clasificación al Reducido a pesar de haber tenido cuatro técnicos en un torneo de 22 fechas. Orlando Lavalle empezó el torneo al mando del cuadro de Cutervo, pero solo estuvo en las cinco primeras jornadas. Cuando parecía que Carlos Cortijo se mantendría hasta el final del torneo tras asumir en la sexta fecha, una oferta de Pirata FC provocó que las 'Águilas' recurrieran primero a Omar Ríos por un par de fechas y luego al argentino Hugo Iervasi para el resto de la campaña.

Otros equipos que estuvieron en la misma situación fueron Cultural Santa Rosa y Los Caimanes. El cuadro andahuaylino también registró cuatro técnicos en la temporada, aunque uno de ellos -Miguel Iré- solo dirigió en dos jornadas en sendos interinatos. Jorge Amado Nunes permaneció en el cargo por siete jornadas, mientras que Genebrando Arenas y Yonel Yñigo estuvieron en el banco durante seis fechas cada uno.

Por su parte, el elenco reptil cayó en la desesperación y no pudo lograr la estabilidad necesaria para mantenerse en la categoría: empezó la campaña con Miguel Miranda, quien estuvo en el cargo durante las nueve primeras jornadas; Marcial Salazar -quien también dirigió la Copa Bicentenario- y José Luis Castro prosiguieron de manera interina por una y tres fechas, respectivamente, y finalmente Orlando Maltese tomó al equipo en la decimoquinta jornada, pero no pudo evitar el descenso.

Los que perseveraron pero no tuvieron éxito

De los equipos que no lograron clasificar al Reducido, solo dos mantuvieron a sus entrenadores durante toda la campaña, aunque con resultados bastante disímiles. Por un lado, Jorge Espejo dirigió a Unión Huaral y se quedó fuera por muy poco. Tras un inicio bastante auspicioso, el 'Pelícano' tuvo un rendimiento decreciente sobre el final de la fase regular -a pesar de haber incorporado sonados refuerzos- y se quedó con el sinsabor de ubicarse en la parte media baja de la tabla.

Por su parte, en Sport Loreto, Aristóteles Ramos permaneció en el banco durante las 22 jornadas; sin embargo, la suerte le fue esquiva, pues el elenco selvático descendió tras una campaña bastante discreta. El 'Decano' ucayalino nunca pudo aprovechar su condición de local y de visita apena sumó tres unidades -sin considerar el resultado 0-3 ante Sport Victoria, al ser por WO-.

Finalmente, el caso de Sport Victoria es atípico, pues fue desafectado del torneo al cabo de la novena jornada debido a problemas financieros. Hasta ese momento, se registraron dos entrenadores: Abilio Meneses, por cuatro fechas, y Eduardo Pizarro -originalmente preparador de arqueros- quedó a cargo en los partidos restantes.

Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.com


Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy