Composición fotográfica: Roberto Gando / DeChalaca.comLos títulos de Juan Antonio Pizzi y Gustavo Matosas en Argentina y México, dos de las ligas más competitivas de América, ratifican que el fútbol peruano, antes que un medio que menosprecia técnicos, es un excelente banco de pruebas para entrenadores en formación.

 

La lista de técnicos que trabajaron en el Perú luego triunfaron con gran suceso en otros lares es amplísima. Jorge Sampaoli, el técnico de moda en Sudamérica, es el ícono de esa prole supuestamente incomprendida, teóricamente menospreciada. Jorge Luis Pinto y Luis Fernando Suárez, otros entrenadores que serán mundialistas en 2014, pasaron por el Perú: pero no puede englobárselos a todos en el mismo saco.

Juan Antonio Pizzi con el trofeo de campeón del Torneo Inicial del fútbol argentino, un logro que lo lleva a tener mejores opciones para dirigir en el futuro inmediato (Foto: AFP)Sampaoli llegó cuando no existía en el firmamento futbolístico: no había dirigido profesionalmente en su país en categoría alguna y tomó las riendas de Juan Aurich en medio de múltiples críticas de entrenadores peruanos que reclamaban por qué se le daba trabajo a "un técnico que en su país no es nadie". Pinto, en cambio, vino a Alianza más maduro: con 13 años de rodaje en la Dimayor colombiana, aunque sin grandes logros a cuestas. Suárez, en cambio, llegó a Aurich consolidado, con el enorme aval de haber dirigido a Ecuador en Alemania 2006.

¿Les fue mal en el Perú? En realidad, no: Sampaoli clasificó con un equipo chico a Sudamericana (Bolognesi) y en condiciones normales debió hacerlo con otro (Boys); Pinto logró un título con un grande que llevaba 19 años sin campeonar (Alianza) y Suárez logró que un club del interior que no ganaba desde 1969 en el extranjero (Aurich) eliminara a un rival mexicano. ¿Qué dificultad tuvieron en común los tres en el país, entonces? Pues choques con sus respectivos vestuarios por el tema disciplinario. ¿Algo más? Que los tres rescataron del Perú experiencias que, reconocen, los marcaron como técnicos.

 

El tema no es cómo les fue: es cómo les va

Gustavo Matosas afrontó una final intensa en México pero la sacó adelante para proclamarse campeón con León (Foto: Imago 7)Los títulos logrados el fin de semana por Juan Antonio Pizzi y Gustavo Matosas en dos de los torneos más reputados del continente llevan a pensar que no puede ser casualidad tanto buen resultado en el exterior para técnicos con pasado en el Perú. Ellos podrían recaer en la categoría de Sampaoli, aunque con una gran diferencia: si bien no tenían mucha experiencia como técnicos cuando llegaron al país, sí contaban con cartel como jugadores. Algo parecido, acaso, a lo que vivió Diego Aguirre: multicampeón con Peñarol como futbolista, de estrepitoso paso por Matute y luego subcampeón de Libertadores en el banquillo carbonero. La lista hoy la engrosan Ángel Comizzo en Universitario y Guillermo Sanguinetti en Alianza. Pero si se observa, todos los resultados han sido disímiles: Comizzo ha tenido amplio éxito, Sampaoli uno relativo, Pizzi y Matosas pasaron desapercibidos y Aguirre fracasó ruidosamente.

El fin de semana también fue campeón Richard Páez con Mineros de Guayana en su natal Venezuela. Su caso es más parecido al de Suárez, o al del propio Sergio Markarián, o al del tantas veces vilipendiado Vladimir Popovic: entrenadores con cartel afuera que llegaron al país y no tuvieron, en todos los casos, resultados a la altura de sus pergaminos. A Markarián le fue bien en clubes y mal en la selección; a Popovic, campeón intercontinental, le fue pésimo con la blanquirroja; Suárez logró plasmar un buen juego afuera pero localmente no peleó el campeonato, y Páez enarboló la peor campaña de la historia de Alianza en torneos nacionales. También resultados disímiles.

Mineros de Guyana celebró un título más de la mano de Richard Páez que sumó otro logro en su carrera como técnico (Foto: accdminerosdeguayana.com)Finalmente, estarían los técnicos de la prole de Pinto: llegados con cierto cartel de respaldo, consolidación local posterior y éxito afuera. Nombres como los de Edgardo Bauza, Rubén Darío Insúa o Ricardo Gareca podrían sumarse a esta lista. Pero nuevamente con resultados disímiles entre sí: Pinto logró localmente lo que parecía imposible, Bauza y Gareca lograron títulos menores que supieron a poco y a Insúa le fue muy mal.

Por ende, la conclusión vuelve a asomar: el principal rasgo común de estos técnicos no es que localmente no hayan sido muy exitosos y no se haya sabido apreciar sus cualidades, pues los resultados de todos fueron diferentes. Lo que los asemeja entre sí, más bien, es que todos construyeron su éxito a partir del paso por el Perú como trampolín, y eso tiene un gran porqué.

Great place to work?

El Héroes de San Ramón en Cajamarca se mantiene como una de las pocas canchas que aún emplea un césped artificial en el Descentralizado (Foto: Jorge Cabanillas)Porque el Perú, ante todo, tiene una heterogeneidad geográfica inigualable a nivel mundial. Cuenta con 84 de los 114 microclimas que existen en el planeta y eso hace que una semana se juegue en la altura del Cusco, otra en el calor de Sullana, otra en el trópico a veces lluvioso de Iquitos, otra en el eventual granizo de Huancayo y otra en el extremo kilométrico opuesto de la árida Tacna. A nivel concentraciones, camarines y cuerpo para los viajes, eso impacta y sobre todo curte. Encima, desde 2004 se agregó la rareza de las canchas sintéticas en diversos campos de costa, sierra y selva, algo impensable y hasta inadmisible en otros lares. Todo eso, que perjudica a los jugadores en su normal desempeño, constituye un aprendizaje invalorable para cualquier técnico del que saca provecho cuando, por avatares de la vida, se encuentra con una sola de esas "anormalidades" -que acá son muy normales pues representan parte de nuestra geografía- en las grandes ligas.

A eso puede sumársele la principal tara del campeonato peruano: andar cambiando de sistema de un año a otro. Eso, que al aficionado le resulta perturbador y confuso, para cualquier entrenador es retador: no se acostumbra a encarar torneos de una sola manera, sino que debe rediseñar estrategias con frecuencia. Y no solo en el campo de juego o en términos tácticos, sino para programar pretemporadas, reacondicionamientos físicos y demás, ya que el calendario varía de un año a otro.

Édgard Ospina, tantas veces solicitado en varios equipos del fútbol peruano por la experiencia que acumuló en el torneo local desde que empezó a dirigir en el Perú (Foto: Emilio Ruiz)Finalmente, los elementos que forman parte del folclor del fútbol peruano, como partidos que se retrasan porque los equipos tienen camisetas del mismo color o, como sucedía antes y felizmente ya no pasa más, partidos que se cancelan por deudas -cosas que sí sucedían en el tiempo en que varios de los técnicos mencionados trabajaban en el Perú-, perjudican irremisiblemente al juego en su dimensión de negocio. Pero también preparan a los entrenadores ante la adversidad y la improvisación: aprenden a no desconcentrarse por ese tipo de detalles.

Todo eso convierte al fútbol peruano en una especie de safari por la supervivencia: una prueba de resistencia que acaba ganando el mejor de los Indiana Jones. Por eso, además, hay técnicos como Franco Navarro o Édgard Ospina que saben jugar el Descentralizado y que a nivel local obtienen mejores resultados que varios de los citados, pero que en torneos no han alcanzado mayor suceso.

Así, el fútbol peruano, antes que una industria promotora de despidos injustos o un great place to work, es un excelente trampolín a la fama para técnicos extranjeros: una práctica preprofesional incomparable.

Composición fotográfica: Roberto Gando / DeChalaca.com
Fotos: AFP, Imago 7, accdminerosdeguayana.com, Jorge Cabanillas, Emilio Ruiz

Comentarios (8)add
...
escrito por mencheli , diciembre 17, 2013
Que forma de ver tan ingeniosa de DeChalaca de ver lo que la mayoria, centrado especificamente en El Hombrecito y ahora en Matosas y Pizzi, le parecia obvio ... que aca no la hacian por la baja calidad de la materia prima ... Bueno pues, DeChalaca nos ha mostrado (lo digo sin cacha porsiacaso) que viendo el Bosque y no solo los arboles, la conclusion no es tan deprimente .. Aunque hago una reflexion final dejando una pregunta ... Porque, con una escuela local tan formidable, aun no exportamos entrenadores?? (Oblitas, un solo caso, no cuenta, obviamente) .. Igual, felicitaciones por tan inteligente reflexion
...
escrito por Juan Carlos Castillo , diciembre 17, 2013
Ojo que a Pizzi le costó muchísimo ser aceptado por la hinchada del 'Ciclón', este último torneo fue para muchos mediocre ya que el campeón sólo pudo conseguir 32 puntos, uno de los puntajes más bajos que un campeón de torneo corto haya logrado en Argentina, incluso en el campeonato final 2013 (primer semestre) estaban a punto de echarlo por malos resultados y ya estaban hablando con Falcioni para reemplazarlo. Pizzi jugó para la selección española (es nacionalizado español) y destacó en el Barcelona, River Plate y su Rosario Central querido; ya como técnico debutó con Del Solar en Colón de Santa Fe donde fueron echados en la cuarta fecha, y hace dos años dirigió a la U. Católica de Chile donde salió campeón.
...
escrito por Junior , diciembre 17, 2013
Como siempre Dechalaca.com con interesantes artículos, solo que este me despierta una duda... si nuestro campeonato es tan idóneo para que un técnico de afuera se "curta" y eso sume a su experiencia ¿Qué pasa con los técnicos nacionales? Porque hoy por hoy, que yo sepa, no tenemos a ninguno en el extrajero.
...
escrito por Gerardo , diciembre 17, 2013
"una especie de safari por la supervivencia"... ja ja ja... que buena, pero que precisa
...
escrito por the power metal , diciembre 18, 2013
es dificil comparar, en el exterior hay mas seriedad y formalismo de los clubes como empresas,ademas tienen un universo de jugadores distintos,, en cuento a que peru es unico x su geografia, es algo falso, mexico, ecuador x mencionar otros paises tambien tienen climas hasta mas drasticos...
...
escrito por Omar , diciembre 18, 2013
Quieres clasificar a un mundial? Quieres ser campeón en una liga competitiva? No pierdas el tiempo ven a Perú y lograrás tu sueño
...
escrito por José A. , diciembre 19, 2013
Gran mentira de Power Metal. Vivo en México y absolutamente nada aquí se compara con los climas peruanos, ninguna localía es tan fuerte. Acá los equipos lloran por la altura de 2500 msnm de Toluca, no comparen.
...
escrito por danfer , diciembre 21, 2013
creo que mencheli -sin ironías- dió en el clavo: el decir que es un trampolín no debería hacer sentir gracia alguna, más aun si no hay recursos con qué trabajar y una cultura dirigencial acorde a nuestro entorno, que sepa potenciar fortalezas y atenuar debilidades, sin ello no hay garantía de un crecimiento a futuro; eso es lo que entendieron los que pasaron por acá, por eso se fueron a otros lugares en donde se ofrecía eso - o algo cercano a ello-; la responsabilidad parte del ente mayor (FPF) sin duda, pero cuya informalidad ha llegado hace tiempo a los clubes, compartiendo fiascos en campañas exteriores. Les dijimos hace tiempo: no se pongan el velo negro, porque hace daño no ver todo el panorama. Saludos
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy