Composición fotográfica: Santiago Carbajal / DeChalaca.comA 90 años de la final del primer Mundial de la historia, El Once Ideal recopila los otros encuentros oficiales entre Uruguay y Argentina que tuvieron carácter definitorio. El balance favorece -marcadamente- a los charrúas.

 

Jimmy Balarezo | @jbalarezo_
Redactor

El Clásico del Río de la Plata no es solamente una de las más importantes rivalidades en la historia del deporte rey, sino que también es uno de los duelos más antiguos. De hecho, hasta el día de hoy existe la controversia de si el primer partido entre Argentina y Uruguay se jugó el 16 de mayo de 1901 con victoria del primero por 2-3 en Montevideo; o si realmente el primer enfrentamiento se dio en la misma ciudad, pero con score de 0-6 a favor de la que aún no vestía de albiceleste.

Más allá de eso, no obstante, el partido que sin duda tiene más trascendencia en la historia de este duelo es el que se suscitó en la final del primer Mundial de la historia. De nuevo con Montevideo como escenario, la que algunos argentinos hasta el día de hoy titulan como La final del terror terminó con victoria charrúa. Basta recordar que se comenta que Fernando Paternoster, defensa argentino de aquel equipo, dijo al descanso "mejor que perdamos, sino aquí morimos todos". La presión de las tribunas del Centenario colmado al límite, con 68,346 hinchas en las gradas, hizo temblar el recinto, como también las piernas del equipo argentino. Fue triunfo de Uruguay por 4-2; pero un triunfo sufrido y sentido.

En reconocimiento a un duelo al que historia conocida le sobra, a continuación se efectúa un recuento de los otros once encuentros oficiales entre ambas selecciones que tuvieron carácter definitorio y contaron con un vencedor en tiempo regular. Eso excluye del listado al partido que definió el título ganado por Argentina en el Sudamericano de 1945, con el famoso gol anotado por Rinaldo Fioramonte Martino en el Nacional de Santiago ante Uruguay, ya que en dicho cotejo la celeste estaba rezagada en la tabla y no tenía chance de campeonar.

11. En el origen mismo: Argentina 0 - Uruguay 0 (Buenos Aires / Avellaneda, Sudamericano 1916)

El incendio en una de las cabeceras del estadio de Gimnasia y Esgrima de Buenos Aires que impidió que la final del Sudamericano 1916 se jugara cuando se debía. (Foto: Viejos Estadios) 

El primer Sudamericano de la historia, en el torneo que dio nacimiento a la Conmebol, se disputó en la añeja cancha de Gimnasia y Esgrima de Buenos Aires. A la última jornada llegaron argentinos y uruguayos, que ya se habían medido de manera regular en certámenes amistosos en años previos, con chance de título, aunque a la celeste le bastaba el empate pues el local no había podido pasar del 1-1 con Brasil en el cotejo anterior. El encuentro empezó con violencia y a los 5 minutos debió ser paralizado por serios incidentes e invasión del campo; eso llevó a que fuera reanudado al día siguente en cancha de Racing, en Avellaneda, donde el equipo liderado por José Piendibene e Isabelino Gradín sostuvo el empate a cero para llevarse el título a casa.

10. La casa se asegura: Uruguay 0 - Argentina 0 (Montevideo, Sudamericano 1924)

Tesoriere, el magnífico golero argentino, en una de sus intervenciones en el partido que definió el Sudamericano de 1924. (Foto: diario El País) 

Otro partido que definió un título entre uruguayos y argentinos sin que hubiera un ganador se produjo en el Sudamericano de 1924, esta vez con la celeste como local. En el Gran Parque Central, un empate ante Paraguay condicionaba a Argentina a tener que triunfar ante el anfitrión para poder arrebatarle el título en la última jornada. Lo cierto es que fue Uruguay el que anduvo más cerca de la victoria, y forzó al estupendo Américo Tesoriere, gran figura de Boca Juniors, a una de las mejores actuaciones de su carrera. Al final, los aplausos valieron de poco pues la celebración nuevamente fue charrúa.

9. Los de Míguez: Uruguay 1 - Argentina 0 (Montevideo, Sudamericano 1956)

'Patesko' Ambrois define a la salida de Julio Musimessi para darle a Uruguay el título del Sudamericano 1956. (Foto: diario El País) 

Un Uruguay campeón liderado por un conocido del Perú. Óscar Omar Míguez es el goleador histórico hasta la actualidad de su país en Mundiales, y además de guardar un parentesco con Pablo Míguez -actual jugador de FBC Melgar-, el 'Cotorra' llegó a jugar amistosos al final de su carrera por Sporting Cristal. Pero sin lugar a dudas en el torneo en el que más brilló fue en el que comandó a su selección a ganar el Sudamericano de 1956, jugado en Montevideo. A la última fecha llegaron ambos con posibilidades de ser campeones: los celestes con 7 puntos y los albicelestes, con 6. El díscolo Javier Ambrois anotó el único gol del encuentro y Uruguay sumó su noveno título como rey del subcontinente.

8. El nacimiento de una leyenda: Uruguay 2 - Argentina 0 (Montevideo, Sudamericano 1923)

Somma carga sobre el arco argentino la tarde de la victoria uruguaya que saldó el título local en el Sudamericano 1923. (Foto: diario El País) 

Con cuatro de las cinco selecciones afiliadas a la Confederación Sudamericana de Fútbol de la época participando del torneo continental, Uruguay y Argentina jugaron un 2 de diciembre por el título del certamen. Si bien aún se jugaba en el formato de todos contra todos, llegaban ambos a la tercera fecha con los mismos puntos; por eso, el partido a disputarse en el Gran Parque Central de Montevideo tenía aroma de final, pues el ganador del partido se llevaría el trofeo. De la mano de José Nasazzi -quien ganó hasta en cuatro oportunidades la Copa América-, defensor líder de la defensa charrúa y galardonado como el mejor jugador del campeonato, los celestes se impusieron con goles de Pedro Petrone y Pascual Somma.

7. Aplastantes: Uruguay 1 - Argentina 0 (Montevideo, Sudamericano 1942)

Celebración uruguaya con todo el Centenario luego de conseguida la victoria sobre Argentina que aseguró el título del Sudamericano 1942. (Foto: revista Estadio de Chile) 

El torneo contó con siete de las nueve asociaciones afiliadas a la Conmebol, pero Uruguay fue con holgura la mejor de todas ellas. El torneo se jugó en un todos contra todos en el que ningún país pudo hacerle frente al elenco de Obdulio Varela y compañía. Argentina fue la víctima de la última fecha, cuando Uruguay en un abarrotado Estadio Centenario lo doblegó por 1-0 con tanto de Bibiano Zapiraín. Los charrúas campeonaron el certamen ganando todos sus partidos, anotando 21 goles y recibiendo solo 2 en contra; mientras que Argentina, que contaba con Herminio Masantonio como figura, tuvo que conformarse con el segundo lugar. El encuentro, según comentaron los jugadores uruguayos posteriormente, fue el más complicado de los seis que tuvieron que disputar para hacerse con la corona.

6. No lo podían creer: Argentina 2 - Uruguay 0 (Buenos Aires, Sudamericano 1929)

Argentinos y uruguayos a la cancha del Viejo Gasómetro para definir el Sudamericano 1929, ganado por la albiceleste. (Foto: Viejos Estadios) 

La última vez que Argentina pudo celebrarle un título a Uruguay en la cara fue hace bastante rato: hace 91 años, en una cancha hoy en recuperación como la del Viejo Gasómetro de San Lorenzo de Almagro. Los albicelestes se habían vuelto potencia después de ganar el título sudamericano en Lima dos años antes y repitieron plato en Boedo, en un encuentro al que llegaron casi campeones pues la celeste -que había sido sorprendida por Paraguay- estaba obligada a ganarles para forzar un nuevo cotejo de desempate. El mortífero Bernabé Ferreyra primero y luego Mario Evaristo resolvieron el trámite para que el festejo argentino fuera ruidoso.

5. El primer acto de magia: Uruguay 1 - Argentina 0 (Montevideo, Sudamericano 1917)

Uruguay y Argentina en el Parque Pereira durante la definición del Sudamericano 1917, primer título continental en casa de la celeste. (Foto: diario La Mañana) 

La celeste ganó su primer título sudamericano en casa en la segunda edición del torneo. Como en el certamen previo, llegó a la última jornada con Argentina como único rival que podía amenazarlo, aunque esta vez en igualdad de puntaje en la tabla. En un abarrotado Parque Pereira, un hombre se destacó sobre el resto: le decían 'Mago' por las obras que protagonizaba ante los arcos rivales. Héctor Scarone venció la resistencia de Carlos Ísola a los 62 minutos con golpe de cabeza y permitió al pueblo uruguayo celebrar su superioridad sobre el rival que empezaba a ser de siempre.

4. Rocha y adentro: Uruguay 1 - Argentina 0 (Montevideo, Sudamericano 1967)

El moreno Elgar Baeza a la marca durante la victoria uruguaya sobre Argentina en el último cotejo del Sudamericano 1967. (Foto: revista El Gráfico) 

En una plantilla en la que figuraban nombres de la talla de Pablo Forlán -referente de Peñarol y padre de Diego-, Jorge Oyarbide, José Urruzmendi y Pedro Rocha, Uruguay llegaba a la última fecha del torneo -el último con la antigua denominación y en formato de liguilla- disputándose palmo a palmo el título con Argentina, en una nueva suerte de final. De empatar, la albiceleste se coronaba campeona de América; pero Rocha, de carrera más que destacada entre Peñarol y Sao Paulo, además de ser parte del grupo selecto de jugadores con minutos hasta en cuatro torneos mundiales, dio la victoria a los suyos con un gol al minuto 74 que se festejó en un Centenario copado por 65 mil espectadores.

3. El Divino Manco: Uruguay 3 - Argentina 0 (Lima, Sudamericano 1935)

José Nasazzi en acción, con camiseta roja, cuando Uruguay goleó a Argentina en el encuentro que definió el Sudamericano de 1935 en el añejo Nacional de madera. (Foto: diario El País) 

El torneo contó con solo cuatro participantes: Argentina, Chile, Perú y Uruguay. Charrúas y albicelestes fueron los mejores, y llegaron a la tercera y última fecha tras ganar sus dos encuentros previos, en igualdad de puntos. Pero si todo parecía tan parejo hasta entonces, en la final fue todo lo contrario. Al compás de Héctor Castro, apodado como el 'Divino Manco' por haber perdido el antebrazo en su niñez, Uruguay -con inusual camiseta roja- fue contundentemente superior y goleó 3-0 a Argentina. El mismo Castro, José Alberto Taboada y Aníbal Ciocca fueron los autores de los goles en el estadio Nacional de Lima. Como nota curiosa, a pesar de que se había pactado que tanto campeón como subcampeón fueran a los Juegos Olímpicos del año siguiente por disputarse en Berlín, por problemas económicos ninguno pudo asistir y Perú tomó su relevo.

2. El día de Julio: Argentina 1 - Uruguay 0 (Buenos Aires, Sudamericano 1921)

La célebre definición de Julio Libonatti ante Manuel Beloutas que le dio a Argentina el título sudamericano de 1921. (Foto: Viejos Estadios)

La rivalidad aún no había escalado al punto al que ostenta hoy, pero el encuentro tenía un valor más que importante. Argentina buscaba por primera vez un título continental, cuando el antiguo Sudamericano aún consistía de una liguilla entre unos pocos participantes. Con 4 puntos, debía sumar en el último encuentro ante Uruguay para celebrar el torneo conseguido. Y en el entonces nuevo estadio de Sportivo Barracas, el rosarino Julio Libonatti -quien más tarde jugó por la selección italiana- marcó en una escapada memorable el célebre único tanto del partido en un recordado 1-0. Así, en la quinta edición del torneo, Argentina se coronó por primera vez campeón de América.

1. El primer gran festejo: Uruguay 2 - Argentina 1 (Amsterdam, Juegos Olímpicos 1928)

El legendario gol del 'Mago' Scarone en el arco de Ángel Bossio que le dio a la celeste el oro olímpico de 1928. (Foto: Nacional Historia) 

Aún no se había disputado el primer Mundial de la historia, y los Juegos Olímpicos eran la competición deportiva más importante del momento. En la final del campeonato de fútbol, Argentina y Uruguay habían empatado 1-1 en un más que reñido encuentro el 10 de julio. La igualdad, que se dio gracias a tantos de Pedro Petrone y Manuel Ferreira, no se pudo romper ni siquiera en el tiempo suplementario. Sin embargo, tres días más tarde hubo un vencedor en partido de desempate: en nuevo encarnizado encuentro, cuando parecía que se repetía el score anterior (esta vez con goles de Roberto Figueroa para los charrúas y Luis Monti para los albicelestes), llegó el tanto de Héctor Scarone, quien se ganó el apodo de 'Mago' justamente por protagonizar obras como las de su tanto triunfal en aquel día de gloria. En el estadio Olímpico de Ámsterdam, Uruguay se proclamó bicampeón.

Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.com
Fotos: diarios El País y La Mañana; revista Estadio de Chile; Viejos Estadios; Nacional Historia


Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy