Composición fotográfica: Roberto Gando / DeChalaca.comLuis Reyna, inmortalizado por la histórica marca a Maradona en 1985, fue un entrenador promesa de los años noventa, pero en los últimos tiempos desapareció del mapa futbolístico.

 

Lucho Alberto Reyna Navarro (Huánuco, 16 de mayo de 1959) nunca quiso ser recordado por la polémica marcación que le hiciera a Diego Armando Maradona en 1985, aunque el propio Diego jamás lo olvidó: “Hasta La Habana me siguió el hijo de p…”, bromeó en 2000, cuando, durante su tratamiento, le llegó una pelota firmada por exfutbolistas peruanos, Reyna entre ellos.

Pero Lucho Reyna fue, en realidad, un volante de primera línea con desdoblamiento y fútbol; un claro integrante, además, de la volante peruana de los ochenta, con una carrera que se dividió en dos clubes: Sporting Cristal, con el que debutó en Primera en 1978 y se mantuvo hasta 1984; y Universitario, donde llegó en 1985 y donde se retiró a fines de 1989. Tales credenciales no le hicieron borrar el episodio del 85. Como entrenador, en algún momento, pareció destinado a escribir una nueva historia, en los años noventa.

Encontrando su puerto

Luis Reyna junto al plantel de Cristal el día que se estrenó como técnico interino enfrentando a la 'U' en 1993 (Recorte: revista Estadio)Algo que marcó la carrera de técnico de Reyna fue que siempre estuvo rodeado por personajes con quienes se reencontró. Comenzó como asistente técnico de Juan Carlos Oblitas, quien no solo anotó el gol del triunfo peruano la tarde de la marca a Maradona, sino que fue el DT con quien se retiró como futbolista, en la ‘U’ de 1989.

Al año siguiente, el propio Oblitas lo sumó como asistente de los clubes donde dirigió. Reyna debutó, asimismo, como entrenador interino de Primera División el 25 de septiembre de 1993, sustituyendo al brasileño José Carlos Amaral: se estrenó con derrota 2-1 ante Universitario. Cinco días más tarde, consiguió una victoria 5-3 sobre Mannucci y, al siguiente fin de semana, Juan Carlos Oblitas, tras ser asistente de Popovic, llegó a La Florida para reasumir en su segundo y más exitoso ciclo al frente de Cristal.

El saludo entre Luis Reyna y el uruguayo Juan Manuel Mouro cuando 'Cachete' era técnico de Pesquero (Recorte: diario Líbero)Reyna siguió como asistente del ‘Ciego’ en esos años de gloria, que incluyeron los títulos nacionales de 1994 y 1995. A fines del 95, cuando el arribo de Oblitas a la selección era inminente, a Reyna parecían presentársele dos destinos: o ser asistente de la selección o tomarle la posta al ‘Ciego’ en Cristal. No pasó ni lo uno ni lo otro. Como asistente de Oblitas fue contratado Freddy Ternero; como técnico de Cristal, el brasileño José Luis Carbone. Reyna tuvo que refundar su carrera, pero lo hizo como entrenador principal de un equipo de Primera División.

Deportivo Pesquero lo fichó en mayo de 1996. Reyna tuvo que reemplazar nada menos que a Roberto Chale, el cerebro de la estrategia anti-Maradona del 85, despedido de Chimbote por sus conocidos problemas personales de entonces. Reyna asumió en la fecha 7, con una victoria 2-1 sobre Alianza Atlético en el Gómez Arellano con goles de David Chévez y Claudio Pizarro. Los memoriosos recuerdan que uno de los errores imperdonables de Reyna fue, precisamente, haber sentado a Claudio, quien había tenido continuidad con Chale. Pese a que el equipo mejoró en un principio, una racha de siete encuentros sin victoria sellaron su suerte: Reyna dejó el club a fines de septiembre, en la fecha 24, tras empatar 0-0 contra Guardia Republicana en Chimbote. Lo reemplazó Roberto Arrelucea.

Un día de gloria en la carrera de Lucho Reyna cuando con Universitario obtuvo el título del Apertura 2000 en Cerro de Pasco junto a Roberto Chale (Recorte: revista Once)No se fue muy lejos: José Gálvez de Chimbote, flamante campeón de la Copa Perú, lo contrató para asumir la dirección del club en Primera. Su arranque fue muy positivo, con dos triunfos y un empate en las tres primeras fechas, pero otra vez el equipo se le derrumbó. Reyna dejó el cargo tras la octava jornada del Apertura, cuando perdió 0-4 contra Alianza Lima en Chimbote. Lo reemplazó Hernán Saavedra; Gálvez perdió la categoría al final del año.

La crema casera

A fines de los noventa, Reyna volvió a Odriozola, no para dirigir a la ‘U’, sino a su filial juvenil de Segunda: América Cochahuayco. No estuvo solo: Roberto Chale, recién dado de alta de un proceso de rehabilitación, llegó para hacer dupla con su expupilo. Hacia agosto, Cochahuayco era líder de la Segunda; fue entonces cuando Miguel Company fue despedido del cuadro crema y la dupla cubrió su lugar de emergencia. El debut fue con goleada 6-1 sobre IMI, en el Lolo Fernández.

Aquí junto a Ramón Mifflin en su última etapa como parte del comando técnico crema (Recorte: diario El Comercio, suplemento Deporte Total)Chale se mostró, por trayectoria y por razones mediáticas, como cabeza del dueto. Quienes conocieron su funcionamiento, recuerdan que el ‘Niño Terrible’ ponía, además de la motivación, el ojo clínico para incorporar a nuevas figuras en el momento preciso; Reyna se ocupaba del planteamiento y de la charla técnica. Con esta combinación, la ‘U’ venció a Alianza en la final nacional y se consagró campeón de 1999.

Para el Apertura 2000, por fuera, las cosas parecían ir mejores: Universitario fue claro campeón del torneo. Por dentro, a Reyna lo debilitó un enfrentamiento con ‘Chemo’ Del Solar y la intención de la directiva de Alfredo González de disminuir el poder de Chale. Aunque ‘Chemo’ dejó el club para jugar en Bélgica, Reyna también tuvo que decir adiós. Marcelo Trobbiani llegó en su reemplazo y Chale, a regañadientes, no tuvo otra que acatar.

Los años pasaron y Reyna volvió al cuadro crema para encargarse de los juveniles. En el Apertura 2004, asumió una fecha como interino, con triunfo 4-2 sobre Melgar, tras el despido de Oscar Malbernat. Luego, sin embargo, la directiva contrató a Trobbiani (otro reencuentro) como técnico. Reyna, cosas del destino, terminó sustituyendo al argentino, quien se fue por malos resultados; desde la octava fecha del Clausura, con un empate 0-0 ante Vallejo en Trujillo, dirigió al equipo crema. Los resultados fueron irregulares; el look de DT antiguo de Reyna, con boina a la cabeza, no pasó desapercibido, pero tampoco le dio respaldo. Se fue dos fechas antes del final de la temporada, tras una derrota 4-2 contra Cristal, asumiendo Ramón Mifflin.

Reencuentros y adioses

En una práctica de la selección peruana, cuando fue asistente de Fredy Ternero, Luis Reyna se lleva el balón ante la mirada de Nolberto Solano (Recorte: revista El Gráfico Perú)En 2005, otro reencuentro. Freddy Ternero, quien nueve años antes había tomado el puesto de ayudante de Oblitas en lugar de él, lo llamó para que fuera su asistente. “Ternero me ha devuelto la vida en el fútbol. Quería demostrarle a algunas personas que aún estoy a pie”, declaró Reyna al asumir el cargo. Las cosas, como se sabe, no terminaron nada bien. Reyna se enfrascó en una disputa con Nolberto Solano, quien criticó la inexperiencia del comando técnico, y las Eliminatorias acabaron de forma terrible. Si Ternero dejó el fútbol para ser alcalde, Reyna resignó cualquier protagonismo futuro.

“Me fui desligando del fútbol de a pocos. Estuve dirigiendo y colaborando con Freddy Ternero en la selección, pero me cansé. En el Perú los ciclos duran cuatro meses”, dijo en una entrevista de hace cinco años a la prensa argentina, que periódicamente lo busca para recordar el incidente con Diego.

En los últimos tiempos, poco se sabe de él, salvo que en 2011 dirigió a la categoría 95 de la ‘U’. Quién sabe si pronto algún reencuentro lo devolverá a los primeros planos.

Composición fotográfica: Roberto Gando / DeChalaca.com
Recortes: revistas Estadio, Once y El Gráfico Perú; diarios Líbero, El Comercio / suplemento Deporte Total

Comentarios (4)add
...
escrito por Rodrigo , octubre 24, 2013
Una historia más de las tantas que se ven con los DTs nacionales que desaparecen de nuestro fútbol por no contar con oportunidades.
...
escrito por mencheli , octubre 24, 2013
Sustancioso articulo de uno de los últimos volantes mixtos que no bajaban de 6 de puntaje nunca en nuestro querido y odiado julbo peruano ... Siempre crei (y lo sigo creyendo) que Chale lo mató como jugador al encomendarle ese triste y patético papel con Maradona (increíble que Chale llegara a ese recurso con sus antecedentes como jugador), y ojo, que lo hizo muy aceptablemente (quizás por eso lo escogió) pues ese papel era para un picapiedrano y Reyna siempre marcó pero además jugó, en fin, una pena que se haya ido del entorno pues se le veía sobrio y honesto, igual que Duarte, por ejemplo .. ejemplos de gente nuestra con pergaminos y credenciales básicos que son reemplazados por patanes como Trobianni, según me entero por el articulo.
...
escrito por julian flower , octubre 27, 2013
Luis Reyna Navarro un gran jugador recordado por la marca personal a Maradona. solo le basto 10 años para hacer historia..jugo en 2 clubes grandes de peru y la copa mundial de futbol ESPAÑA 82...el hombre siempre con la humildad que le caracteriza en poco tiempo hizo lo q muchos hoy en dia no lo hacen...lo vi hace poco en la ciudad de Tocache con un grupo de ex futbolistas inaugurando un complejo deportivo pues su abuelo fue fundador de esa ciudad aqui esta el link de dicho evento https://www.facebook.com/tocachesanmartin.peru/media_set?set=a.547447061995851.1073741830.100001916876232&type=3
...
escrito por Carlos , octubre 28, 2013
No sé si es una leyenda urbana o una anécdota cierta, a alguien le oí recordar que antes del primer partido con Argentina (ganamos 1 a 0), Challe, motivador como siempre, alentó a sus dirigidos como una previa de partido de ajedrez : Muchachos hoy salimos a ganar somos 10 contra 10 : Maradona ni Reyna juegan...
el resto es historia conocida.
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy