Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.comPese a jugar practicamente de visita, al Atlético de Madrid le bastó tener en sus filas a Antoine Griezmann para coronarse campeón de la Europa League con el 0-3. La eficacia frente al arco del delantero francés -que fue profeta en su tierra- fue determinante para que el cuadro del 'Cholo' Simeone vuelva al sendero de los títulos tras cuatro años de sequía.

Diego Urbina | @diegourbina1495
Redactor

¿En un partido definitorio como esta final influyó la experiencia?

Como es costumbre en las finales de los torneos más importantes del planeta la entrada de los equipos al campo de juego es una de las escenas más esperadas por los televidentes. Una razón es porque allí se conocen -si es que aún no se vio las alienaciones- las oncenas que saltarán a la cancha. Pero otra razón y quizás más poderosa aún es que se desea ver si algún jugador osa tocar el trofeo del campeón y arriesgarse a perder la final. En la final de la UEFA Europa League un jugador del Olympique de Marsella lo hizo, fue el capitán y máxima estrella del cuadro francés: Dimitri Payet.

Este anecdótico hecho sirvió para demostrar algo que pasó desapercibido por la mayoría en la previa de la final: experiencia e inexperiencia en finales de los jugadores del Atlético de Madrid y Olympique de Marsella respectivamente. En el caso de los colchoneros la mayoría de sus titulares disputó por lo menos una final de Champions League. En datos concretos solo tres jugadores del equipo que saltó al campo no sabían lo que era disputar una final continental. Totalmente distinto es el caso del Marsella donde solo dos jugadores -Luiz Gustavo y Adil Rami- disputó alguna vez un partido de envergadura similar a éste.

Lamentablemente para el equipo francés, estos jugadores no pudieron aportar su experiencia para sacar adelante un encuentro que tuvo un inicio favorable pero un desarrollo complicado. Ni Luiz Gustavo ni Rami pudieron contagiar a sus compañeros que decayeron en su nivel tras recibir el primer gol de Antoine Griezmann a los 21'. El tanto del francés llegó tras un error a la hora de controlar de Zambo Abguissa. El balón rebotó en Gabi y le quedó a Griezmann que no falló en el mano a mano ante Steve Mandanda. Así los jugadores de Les Olympiens vieron como pese a dominar el trámite del partido estaban debajo en el marcador. El pico más alto quizás de este control sobre el elenco español fue el disparo desviado de Valere Germain, que no aprovechó un buen pase entre líneas de Payet y mandó su tiro por encima del arco resguardado por Jan Oblak.

Antoine Griezmann celebra uno de los goles que determinaron el título del Atlético de Madrid. (Foto: AFP) 

El descontrol y la desesperación empezó a predominar en el elenco francés mientras que su rival llevaba el partido al terreno que más se le acomoda: El defender un resultado favorable con uñas y dientes en lo que quedaba de encuentro. Contra todos los pronósticos no fue así pues a pocos minutos de iniciarse el segundo tiempo otra vez apareció Griezmann para darle la tranquilidad a la escuadra madridista. Tras un gran pase de Koke, el francés nuevamente quedó mano a mano ante Mandanda y definió con mucha categoría para sombreándole el balón. Fue el segundo y casi definitivo, pues Marsella hizo poco o nada después de recibir el gol.

Si después del primero sus volantes apenas lograban asociarse sin generar peligro, después del segundo no hicieron ni lo uno ni lo otro. La única y más peligrosa aproximación fue un cabezazo del ingresado Konstantinos Mitroglous que se estrelló en el palo a los 81'. Ahí parecieron esfumarse las aspiraciones francesas por obtener la Europa League y ocho minutos más tarde se confirmó con el gol de Gabi tras una buena contra del Atlético. El pitazo del holandés Björn Kuipers indicó el final de un partido en el que los dirigidos pr Diego Simeone no necesitaron ser ampliamente superiores para llevar otro título a las vitrinas. Un encuentro en el que la experiencia jugó un papel importante y donde la inexperiencia de los jugadores del Marsella pasó factura al cuadro francés. La inexperiencia que se evidenció al máximo cuando Payet, su capitán, tocó el trofeo pues de haber conocido "la maldición" no lo habría hecho. Está claro también que en el fútbol la suerte y el azar pocas veces tienen espacio.

Los Goles

Fotos: AFP


Leer más...

La ficha del Marsella 0 - Atlético de Madrid 3

 

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy