Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.comEl decepcionante nivel de la fase de grupos de la Eurocopa tiene como raíz un formato que se confabula con limitaciones de algunas selecciones y especulaciones de otras, sin importar la jerarquía de cada una.

 

Jair Villanueva | @Jair_Villanueva
Editor

La décimo quinta edición de la Eurocopa es extraordinaria. No por el nivel de las selecciones, ni por momentos inolvidables que haya dejado su primera fase, sino por el formato único en las quince ediciones del máximo torneo de selecciones. Es la primera vez que participan 24 selecciones y no será la última. ¿Qué tanto impacta ello en esta edición?

Elecciones primarias

Las dos terceras partes de las selecciones clasificadas a la Eurocopa tienen un sitio en los octavos de final de un torneo pensado en consolidarse como un ‘mini mundial’, en el que, además, no falte ninguna potencia del continente. Y aunque la ausencia de Holanda despinte el objetivo, las demás selecciones que alguna vez fueron finalistas de una Copa del Mundo están presentes: República Checa, Hungría, Suecia, Italia, Alemania, Inglaterra, Francia y España.

Los equipos esperados están, pero no el fútbol. Además, las emociones llegaron recién en la última fecha, lo cual es natural en cualquier torneo del mundo por la incertidumbre que se genera. Hasta antes de los partidos en simultáneo para definir los grupos, la Eurocopa resaltaba por lo que sucedía en las tribunas y fuera de ellas con aspectos positivos como cánticos y celebraciones peculiares, y negativos como los disturbios generados por seguidores de distintas selecciones.

Formas inconvenientes

El formato de la Eurocopa 2016 no influyó de manera positiva como se esperaba. (Foto: Uefa.com) 

El formato del torneo es un factor predeterminante, pues un equipo como Portugal puede clasificar sin ninguna victoria en sus tres partidos y otro como Irlanda del Norte apenas con una. Son dos opciones matemáticas para cualquier equipo mediano o chico, que no debería ser el caso del cuadro portugués, pero sí lo es del norirlandés.

El formato es predeterminante, pero se combinan otros dos factores relevantes para una Eurocopa que aún no calienta. El primero es la participación de selecciones olvidadas en el espectro mundial y europeo como Turquía e Irlanda que no clasifican hace 3 ediciones a un Mundial. Luego están Rumania y Austria con 4 ausencias mundialistas. Le siguen Hungría e Irlanda del Norte con 7 Copas del Mundo sin participar. Finalmente, el caso más emblemático es el de Gales que no participa desde su única vez en 1958.

Entre matemáticos

De estos siete equipos, Austria y Gales cuentan con individualidades con la jerarquía suficiente para estar en un nivel medio o alto (Marko Arnautovic y David Alaba en Austria, y Aaron Ramsey y Gareth Bale en Gales, por ejemplo), pero tienen limitaciones en su identidad colectiva. Sus selecciones, al fin y al cabo, son pequeñas en Europa. Si el liderazgo de estas figuras, pues, no influye con regularidad, como ha ocurrido con Bale y Ramsey en Gales, serán equipos limitados a su historia y las apuestas de sus técnicos.

Austria tuvo individualidades como Alaba para sorprender, pero quedó eliminada. (Foto: EFE) 

En otro escalón están equipos como Turquía e Irlanda que ya no cuentan con generaciones que las puedan sostener, aunque con casos diferentes en sus ligas locales. Finalmente están Hungría, Rumania e Irlanda del Norte. El caso de Hungría es excepcional, debido a que dio la cara ante rivales como Austria y Portugal, a quienes les marcó 2 y 3 goles, respectivamente. Si le sumamos a la humilde Islandia, los equipos chicos, pues, vivieron en una limitación constante de su juego -salvo Hungría y Gales- en busca de un cálculo ideal para cumplir el gran objetivo: clasificar a los octavos de final.

Calculadora para todos

Del otro lado están los candidatos en cada grupo como Francia, Alemania, España e Inglaterra. Todos ellos reservaron energías, debido a la larga temporada de sus planteles en donde la mayoría es titular en sus clubes. Españoles e ingleses cayeron en el segundo lugar y en una zona indeseada junto a Alemania, que rescató tantos puntos como Polonia en su grupo.

Pese al cálculo del riesgo, estas cuatro selecciones grandes intimidan al resto de equipos solo con los nombres que puede alinear en cada partido. Es por ello que a ninguno de estos equipos, excepto Croacia frente a España, lo salieron a dañar. Finalmente, la fase de grupos de la Eurocopa se convirtió en una etapa para especular y calcular de equipos grandes, medianos y chicos.

Fotos: Uefa.com  y EFE
Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca

Comentarios (2)add
...
escrito por Chris , junio 25, 2016
Todos los favoritos quedaron en la parte baja del organigrama, se enfrentaran entre ellos para que una de sus selecciones sea finalista, en el otro lado todos afrontarían la oportunidad de ganar su primera eurocopa.


...
escrito por edu , junio 25, 2016
La historia no hubiera sido muy distinta con 16 equipos, dado que la mayoría de selecciones chicas hubieran entrado igual, Irlanda del Norte quedó PRIMERO en su grupo de clasificacion, igual Austria. Aun con 8 cupos, hubieran clasificado.
Islandai tambien hubiera clasificado directo, el resto de debutantes tendrían que haber disputado repesca y el panorama no hubiera cambiado mucho.

Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy