Ilustración: Lenin Auris / DeChalaca.com 

Ya son varias las publicaciones que DeChalaca ha efectuado a lo largo de su resumen de fin de temporada 2019 que ensalzan la figura de Bernardo Nicolás Cuesta Veratrini (Álvarez, Argentina, 20 de diciembre de 1988). Pero es ineludible reconocer todas las veces que corresponda a alguien que ha sido capaz de cerrar una temporada tan redonda.

Ídolo total rojinegro, parte de la historia de Melgar y representante vívido de la sangre y luto de sus colores como máximo anotador en actividad con camiseta dominó; ahora, también, mejor jugador de la temporada 2019 según los promedios de DeChalaca, con un exuberante 14.59, y a la vez mayor goleador de la primera temporada de la Liga 1, con 27 goles. Son cifras difíciles de alcanzar, pero sobre todo, apabullantes cuando son leídas en simultáneo como saldo de una misma campaña. La transferencia al Burinam United tailandés es, en ese sentido, casi una excentricidad decorativa para tanto éxito: es el premio al esfuerzo casi a modo de reto, de trepar un nuevo escalón en la carrera en un destino lejano cuando se han cumplido los treinta años de edad en medio de tanto buen suceso.

Ya se ha señalado que al pie del Misti se espera, de modo inequívoco, que #BC9 tenga un tercer capítulo con camiseta rojinegra. Que el día que eso ocurra, el Monumental Virgen de Chapi esperará a su ídolo de pie, así como él lo puso aquella tarde mágica de diciembre de 2015 cuando apenas faltaba un minuto y todos esperaban los penales. Todos excepto San Bernardo, sabueso del gol, delantero de raza al que no le Cuesta sumar grandes números, y más bien sí dejar esa Arequipa que se convirtió en su segundo hogar aunque sea solo por un tiempo.

En febrero de 2020: comienza la Liga 1 (primer fin de semana)

Ilustración: Lenin Auris / DeChalaca.com